Arequipa

El gaitero arequipeño de raíces escocesas

5 de enero de 2020

Alfonso Vignes, es arequipeño y toca la gaita. Un instrumento de origen europeo. Hoy a sus más de 30 años, nos cuenta un poco de su vida, su pasión por tocar este instrumento y como inicio a tocar en las calles, aquel lugar donde apreciar el arte no cuesta nada.

Por: Gustavo Callapiña Díaz

Son las 5:00 de la tarde del lunes 23 de diciembre del año que se fue. Alfonso Vignes, arequipeño, pero con pinta de ser un extranjero está parado en la primera cuadra de la calle La Merced. Allí es el lugar en el que habitualmente, desde hace cinco años, suele “instalarse” para mostrar su arte de tocar la gaita, instrumento musical de origen escoces.

Vignes Eguren nació en la Ciudad Blanca en 1987. De padre arequipeño y madre con raíces escocesas, descubrió su pasión por la música en su infancia, cuando estando en el colegio tocaba instrumentos como la guitarra, o el saxo. Sin embargo, conoció la gaita a sus 16 años, cuando se instaló en Argentina. “Allá la colonia escocesa” es más amplia nos cuenta; lo cual le permitió conocer la gaita, y practicar con ella en la Guardia Escosesa de Buenos Aires, para dominar mejor la técnica.

EL RECORRIDO
POR OTROS PAÍSES
Esta tarde de diciembre y vestido con el clásico traje escoces, Vignes, caroso y de barba abundante se asemeja más a un ciudadano de un país de Europa. Algo de eso tiene. Su abuela materna es descendiente de la comunidad británica y nos cuenta que llegó a la tierra del sillar, y aquí conoció a su padre, de la familia Eguren. Fue gracias a una decisión de su abuela, que partieron hacia tierras argentinas. Perfeccionó su técnica gracias a los ensayos que realizaba y fue el punto de partida para visitar otros países como Brasil, Uruguay, y a algunos del continente Europeo.

LOS ORÍGENES
DE LA GAITA
Muy contrario a lo que se piensa, la gaita no tuvo orígenes netamente artísticos, sino uno distinto: En la Edad Media servía como aliento para animar a las tropas antes de una batalla a disputar. Existen diferentes versiones sobre su origen, sin embargo, el desarrollo de este instrumento de viento que almacena aire en una especie de bolsa, y emite sus melodías a través de unos tubos muy parecidos a la flauta, se dio sobre todo en países como Escocia, Inglaterra y Francia.

TOCAR EN LA CALLE
Un artista a carta cabal, lo es en todo lado. Y si bien las invitaciones que recibía Vignes, eran en su mayoría para tocar en teatros y locales cerrados, decidió salir a las calles con el objetivo de que las personas conozcan y aprecien su labor, y también para perder el miedo de tocar en la calle. “Tener contacto directo con las personas es diferente, a estar en un escenario” dice, mientras saca la gaita de su maleta, para “calentarla” primero, antes de entonar sus primeras melodías.

La gente se va acercando. Algunas de las personas que caminan por el centro histórico de la ciudad sacan sus celulares para grabarlo. En una ciudad en la que predominan las danzas y bailes autóctonos de la región, ver a un hombre vestido con un kilt, que es una falda a cuadros, un glengarry( boina), y unas hojes (medias); no es muy habitual.
E

l gaitero arequipeño cuenta que nunca ha tenido ningún problema con los serenos que rondan las arterias que rodean la plaza de armas de Arequipa. Tal vez también gustan de los sonidos que salen de ese instrumento tan poco conocido por estos lares. Para Alfonso escoger el lugar donde hacerlo es algo sencillo, no tiene que ver con algo en específico. La calle es de todos, y él lo sabe. Así que un día puede estar en La Merced, otro por San Francisco, o Santa Catalina.

Y EN OTROS LUGARES
Sus melodías no solo invaden los espacios públicos. Vignes Eguren también ha sido invitado para participar en matrimonios, instituciones y demás. En su cuenta de Facebook, Piper Alfie Vignes – Gaitero, publica todas sus aventuras. Así, por ejemplo, este año fue invitado por la 4ª Compañía de Bomberos de Arica, Chile, para tocar en el funeral de dos de sus miembros que fallecieron. También participó en una festividad andina para la comunidad folclórica del Qhapaq Negro en la localidad de Paucartambo, (Cusco), o durante el partido que disputaron Perú y Escocia en el 2018.

LA PROFESIÓN
Mucha gente, o alguna vez, casi todos hemos pensado que las personas que utilizan el espacio público lo hacen única y exclusivamente con el fin de obtener dinero. Quizás algunos sí, pero no todos. Vignes vive en el cercado arequipeño y no quiere perder la costumbre. Por eso sale a las calles, indistintamente, cuando tiene ganas de tocar. No pide dinero al finalizar alguna melodía o cuando ya están por irse, sin embargo algunos transeúntes que aprecian su trabajo se acercan y sueltan algunas monedas al maletín abierto que sirve como receptor de estas pesetas.
Sin embargo “instalarse en las veredas”, no es lo único a lo que se dedica. Alfonso o “El Pato” como lo llaman sus amigos más cercanos, es profesor de inglés. Dicta clases en colegios y también de manera particular.

LA FUSIÓN
Innovar en música es algo notorio en el ámbito de la música y el arte. Por eso, uno de los últimos proyectos que viene realizando, es el “The Sassenach Duo”. Una iniciativa que mezcla, melodías de la gaita con el cajón peruano. Para ello se ha conseguido una compañera. Fiorella Febres, con quien ya ha incursionado en varias presentaciones. Tocando desde caporales hasta el clásico Jipi Jay, música clásica que se toca en julio de cada año como parte de las Fiestas Patrias Peruanas.

“Somos un par de músicos de Arequipa, Perú. Nuestro proyecto busca puntos de encuentro entre la música tradicional y ritmos peruanos, afroperuanos con música tradicional y ritmos de las naciones Celtas. Es un proceso sumamente interesante y desafiante” nos comenta.

El FINAL
El sol se va ocultando, y le pedimos a Alfonso Vignes Eguren que pose para tomarle unas cuantas fotos. Que actué natural. Se ubica en el cruce de La Merced con la calle Puente Bolognesi y empieza a tocar la gaita. De pronto niños, jóvenes y adultos empiezan a rodearlo. Lo miran sorprendidos, le toman más fotos y entre murmullos alaban su arte. Lo dejamos, y regresamos al diario. Horas más tarde, revisando las redes sociales, el Pato se ha trasladado a otro lugar del Centro Histórico. Una persona, lo graba y cuelga el video a redes sociales. El gaitero arequipeño, se hace de a pocos más conocido por grandes y pequeños.

Compartir
loading...

Leer comentarios