Arequipa

El glamour del lago Titicaca

17 de febrero de 2019

Por Gustavo Callapiña

«El glamour del Titicaca» así se denomina a la nueva muestra fotográfica de Hermann Bouroncle inaugurada este viernes en la Sala de Arte de la Biblioteca Regional Mario Vargas Llosa y que reúne más de 15 fotografías tomadas a las bandas de músicos, bailarines, y artistas que participan en la Festividad de la Virgen de la Candelaria. Una de las representaciones culturales más grandes del país.

Como muestra de un nuevo giro a la revalorización de la cultura andina, anunciado por Juan Carlos Rodríguez, nuevo director de la biblioteca Mario Vargas Llosa, la noche del viernes, pese al frío propio de esta época del año, los sikuris (grupo de música andina) del grupo de arte 14 de setiembre, comenzaron el evento al ritmo del bombo y la zampoña.

Los retratos de Bouroncle fueron tomados durante dos visitas a la ciudad de Puno, durante los años 2016 y 2017, en los meses de febrero.

“Me parece que las fotografías pueden llevar el sentir de un pueblo del Perú, en este caso de Puno. Estas fotografías forman parte de nuestra macrorregión sur y creo que es válido y democratizador brindarles un espacio en nuestra ciudad”, señaló Bouroncle.

Mujeres con atuendos de La Diablada, danza que representa la lucha entre el bien y el mal; músicos y bailarinas esperando para entrar a los baños portátiles ubicados a lo largo de calles y barrios; recorrido que hacen las agrupaciones para llegar hasta el centro de la ciudad altiplánica.

Una de las curiosidades que tienen las fotografías, refiere Hermann Bouroncle, es la quietud de las mismas, tanto así que da la impresión – dice – que hubieran sido fotografías muy trabajadas con dos o tres horas de sesiones.

Sin embargo, perdido entre el gentío y con la necesidad de retratar a la mayor cantidad posible de personajes que le interesaban, Bouroncle contó con solo tres minutos como máximo para cada fotografía. Teniendo como resultado unas fotografías locas y apuradas.

“Había gente que yo no podía permitir que se vaya, porque me interesaba que formen parte de mi trabajo, y como todo el mundo tenía que reagruparse a su comparsa para seguir bailando, tenía que usar un poder de persuasión bastante fuerte”, dice mientras recibe el saludo de conocidos y amigos que abarrotaron el salón de arte de la BMVLL.

La primera exposición de la muestra fue realizada en el Centro Cultural Peruano Norteamericano de Puno.

¿Y por qué enfocarse en la fiesta de la Candelaria?

Juan Carlos Rodríguez, director de la Biblioteca Mario Vargas Llosa, señala que “El glamour del lago” es una manifestación por reapropiarnos de nuestra identidad, y la manifestación cultural de este fenómeno declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, en el año 2014, es una forma de hacerlo.

“En estas fotografías el protagonista es el ser humano, es el vecino, el colega, el familiar, ese mismo que se intenta invisibilizar cuando de cánones estéticos se habla, cuando de paradigmas de éxito y civilización se discursea”, describe el flamante director de la biblioteca en la presentación que hace de esta muestra.

La fiesta altiplánica se realiza el mes de febrero de todos los años. Participan cerca de 100 mil danzarines y unos 10 mil músicos, sin contar la presencia de directivos, alferados (encargados de cuidar a la Virgen de la Candelaria), artesanos y visitantes nacionales y extranjeros.

El día central de la festividad es el 2 de febrero y se realiza en honor a la Virgen de la Candelaria, patrona de Puno. Las actividades de la festividad se desarrollan del 2 al 13 de febrero y reúnen en ella la fe católica, el misticismo y las tradiciones andinas.

Los concursos de danzas autóctonas con trajes nativos, el concurso de trajes de luces en el estadio Torres Belón, y finalmente la gran veneración a la Virgen de la Candelaria, los días 11 y 12 de febrero forman parte de esta festividad.

Las cosas que veo me maravillan
Hermann Bouroncle, autor de la muestra, explica que si bien la festividad de Puno es tomada por algunos como un lugar común, la idea de trabajar este «ensayo fotográfico», como lo denomina, fue el de abordar a las personas que participan en la misma.

“Quiero mostrar la individualidad y el glamour de los participantes. Son ellos y la representación que hacen lo que me maravilla y por eso me dedique a trabajar esta muestra”, explicó durante la inauguración.

Las fotografías de «El glamour del lago» estarán hasta el 9 de marzo en la Sala de Arte de la Biblioteca Regional.
“Qué Hollywood, qué Londres, qué Paris, qué parafernalia de estrellas fotochopeadas, por favor… quechuas, aimaras, cholos, serranos, provincianos, gente de a verdad, gente con callo en las manos, nuestros semejantes, nuestros hermanos, gente con una luz interior indoblegable que el artista Bouroncle ha sabido capturar”, exhorta Juan Carlos Rodríguez.

Aunque sea para comprobarlo, tendrá que ir a ver los retratos de los rostros que reflejan una de las tradiciones culturales más importantes de nuestro país.

El ingreso gratuito a la muestra es de lunes a viernes de 9 de la mañana a 8 de la noche.

Compartir

Leer comentarios