Arequipa

El reto de la casa museo del Nobel Mario Vargas Llosa

27 de octubre de 2019

Problemas de dinero evitan un adecuado mantenimiento de la casa del Nobel.

Por: Gustavo Callapiña D.

Luego que Mario Vargas Llosa ganara el Premio Nobel de Literatura en el 2010, las autoridades de la Ciudad Blanca, donde nació en el lejano año de 1936, decidieron rendirle un merecido homenaje.

En el 2011 Juan Manuel Guillén, entonces presidente regional de Arequipa, decidió crear la Biblioteca Regional con el nombre del laureado escritor. Además el 22 de marzo del mismo año, la Municipalidad Provincial de Arequipa decidió cambiar el nombre de una de las avenidas principales de la urbe, la avenida Parra, pasó a llamarse la Alameda Mario Vargas Llosa. La razón: en dicho paseo en la casa número 101 nació el premio nobel de Literatura.

En aquella ocasión se ideó un proyecto más: convertir aquella casona en un museo, que relatara la vida y obra del autor de “Conversación en la Catedral”. El Gobierno Regional de Arequipa fue la entidad encargada de la restauración, y Luis Llosa, primo del escritor, junto a Iguana Producciones se encargaría de transformarla en un museo.

Años después el proyecto se concretó y se inauguró en el 2014 con la finalidad de convertirlo en uno de los principales atractivos para los turistas extranjeros, nacionales, y también para los niños, jóvenes, y adultos de la región. Con 16 salas y un teatro fue abierta al público.

Cada una de las salas relata la vida de Mario, desde su nacimiento, el 28 de marzo de 1936, su infancia en Cochabamba (Bolivia), su paso – durante la adolescencia- en ciudades como Lima y Piura, sus estudios en la Universidad Mayor de San Marcos, y sus viajes a España, Italia, e Inglaterra, donde forjó su carrera de escritor, labor a la que quería dedicarse de por vida.

Han pasado cinco años desde que la Casa Museo Mario Vargas Llosa se abrió y un pedido en el Consejo Regional puso en alerta su situación. El 17 de setiembre, el ente legislativo de la región, decidió declarar en situación crítica a dicho museo, debido a que se encontraron graves deficiencias. Chapas de seguridad que no funcionan, hologramas dañados, extintores que ya vencieron, entre otras deficiencias.

La declaratoria sacó a la luz varios de los inconvenientes por los que atraviesa este atractivo, que pese al interés y esfuerzo de las personas encargadas de su cuidado y promoción, se requiere de una mayor gestión y apoyo de parte del Gobierno Regional de Arequipa, encargado de su administración. ¿Qué le falta a la casa museo del nobel para ser parte del circuito cultural de la Ciudad Blanca?

Cuando se hizo el boceto de cómo quería convertirse una casa en un museo atractivo para todos, se pensó en poner hologramas y vídeos en las salas que formarían parte del recorrido. Con ello se le daría vida, y en palabras del nobel, se convertiría la casa en una institución cultural dedicada al presente. Así fue, y entonces el propio Vargas Llosa, junto a un elenco de actores, grabó pequeños vídeos, que después serían exhibidos a los visitantes durante el recorrido de unas dos horas y media aproximadamente.

Hoy, de las 16 salas solo 14 están operativas. La causa es que las lámparas con las que funcionan los hologramas y vídeos cumplieron su ciclo de vida, y ya no funcionan.

Juan Carlos Barberena, actual director de la Biblioteca Regional Mario Vargas Llosa, que también administra el museo, explica que la principal dificultad que tienen para dar mantenimiento a los tres recintos es (la biblioteca regional, la biblioteca personal de MVLL, y la casa museo) es la falta de recursos económicos.

“Para los tres complejos se tiene un presupuesto aproximado de 100 mil soles al año y eso no nos alcanza para hacer un cambio y mantenimiento como se quisiera”, declaró.

Barberena dijo que esta problemática viene de las anteriores gestiones regionales y les impide comprar las lámparas para poner en funcionamiento las salas.

Ante ello, una de las acciones que se tomó desde la dirección de la biblioteca fue solicitar que los cerca de 28 mil soles que recaudó la casa museo, a través de la venta de entradas en el 2018, además de los 5 mil soles recaudados en los meses de setiembre y octubre, les sea asignado para realizar las compras necesarias para dar mantenimiento a la cuna del nobel.

Barberena explicó que ya presentaron la documentación a la Gerencia de Desarrollo e Inclusión Social a la que pertenecen, y a las otras dependencias como Presupuesto, Planificación y Administración del Gobierno Regional y están a la espera de una respuesta positiva.

HORARIO INAPROPIADO

Otro de los inconvenientes es el horario de atención. Solo atienden de lunes a viernes de 8 de la mañana a 4 de la tarde.

William Zapana, miembro de la Asociación de Guías Oficiales profesionales de Turismo de Arequipa, explicó que dicho horario no es beneficioso, pues no permite a los guías de turismo que, por ejemplo, un sábado y domingo gustarían de conocer un poco más de la vida del hombre que escribió “La Casa Verde”, o su faceta de político en la década del 90 cuando postuló a la presidencia del Perú y que también forma parte del museo.

Una vez más, ampliar el horario de atención, requiere de presupuesto para contratar a más personal, que pueda atender por las noches y los fines de semana, logrando con ello incrementar la cantidad de visitantes.

El promedio de ingreso mensual de la Casa Museo Vargas Llosa, con la venta de entradas, es de 2500 soles. Algunos trabajadores de la Biblioteca Regional Mario Vargas Llosa, que prefirieron evitar ser identificados para este reportaje, se mostraron impotentes al ver que teniendo el dinero para realizar las compras, y refacciones necesarias, no pueden hacerlo. Todos los ingresos que generan deben ser enviados a la administración del Gobierno Regional de Arequipa.

Barberena, encargado de la biblioteca, dijo que debido a esta situación, han solicitado una ficha de mantenimiento solicitando dos millones de soles para refaccionar los tres complejos a su cargo.

SOLUCIÓN

Eduardo Ugarte, representante del Consejo Internacional de Museos, señaló que el impulso de la casa museo, pasa por incluir a la misma en las ofertas de las agencias de turismo, junto a los demás atractivos arequipeños como la arquitectura colonial arequipeña, la gastronomía, entre otros, y para ello precisó se debe de brindar un recorrido completo por el complejo cultural ubicado en la Alameda Mario Vargas Llosa.

“El horario de oficina que se tiene, se debe de modificar, puesto que no se trata de una entidad en la que se hagan trámites documentarios, sino un lugar de visita, en el que se tenga la disponibilidad de visitarlo en los días feriados y los fines de semana”, señaló.

Con respecto al presupuesto, precisó que para aumentar el número de visitantes, la casa museo, debería de contar con un propio presupuesto, que le permita dar sostenibilidad como parte de una política cultural del Gobierno Regional.

Compartir

Leer comentarios