Arequipa

El té con Vargas Llosa

16 de abril de 2015
El té con Vargas Llosa
Hace poco Mario Vargas Llosa MVLL, estuvo por Arequipa, tierra que lo vio nacer hace 79 años. Lo que digo ya no son noticias, la prensa local se encargó de hacerlo presente. Su cumpleaños lo pasó activamente con reuniones, en la casa museo, en la biblioteca que lo honra con su nombre, siempre rodeado de personalidades.
MVLL, se paseó por calles y plazas de su ciudad natal, y degustó las delicias de nuestra cocina characata, en su recorrido fue reconocido y saludado por muchos.
Una costumbre muy arequipeña es la hora del té, adoptamos las buenas costumbres, esta vez de los ingleses. Localmente se conoce como la hora del lonche o merienda. Típico, es que a las cinco de la tarde se paralizan las actividades y se comparte este brebaje caliente acompañado de galletas caseras o algún sándwich, actividad predominantemente social.
Nuestro encuentro con MVLL, a la hora del té, lo tuvimos sin acceso de la prensa o público en general, nuestro estilo fue más personal.
Después de que fuimos atendidos y concluidos los primeros sorbos del aromático y caliente té, momento íntimo, en que no se puede pronunciar palabra y donde afloran los pensamientos, amerita un silencio respetuoso.
Al poco, empezamos nuestra charla, recordando nuestro primer encuentro,fue por el año 2000, en Santo Domingo, República Dominicana, cuando llegó a presentar su libro “La fiesta del chivo” y yo vivía todavía por allá.Éste libro sacómás de una roncha a algunos de los Pro-Trujillistas que todavía colean en el país caribeño.Fueron dos presentaciones la primera y más controversial fue en el Hotel Jaragua, ubicado en el mismo malecón donde ajusticiaron a Rafael Leónidas Trujillo, presidente de República Dominicana. La otra presentación fueen el Gran Teatro del Cibao,ubicado enSantiago de los Caballeros, la segunda ciudad en importancia en la República Dominicana. La acogida fue diferente, mucho máscálida que la primera. Ambas sirvieron para la promoción de esta novela, la primera edición local fue de 10,000 ejemplares,que se agotóen pocos días, garantizando su éxito comercial.
Nuestro próximo encuentro,fue después de algunos años, una noche calurosa de julio de 2009, en la ciudad de Cervantes, así es,  Madrid.Fue a la hora deldescanso de la opera Las Bodas de Fígaro, de Wolfgang Amadeus Mozarten el Teatro Real, que está a tiro de piedra del Palacio Real, si, ahí donde vive y trabaja el nuevo Rey de España, Felipe VI. 
Primero nos encontramos y conversamos en el salón principal, luego nos reconocimos y volvimos a saludar, ya ubicados en nuestros asientos, él desde el Patio zona Premium y yo desde el Entresuelo lado izquierdo. Al término de la ópera, cada uno siguió con su programa nocturno.
Ya, durante nuestro fugaz encuentrose le voceaba como candidato fuerte para ganar el premio Nobel de Literatura.Galardón que le fue otorgado en el año 2010. Y como no sería, si ya ostentaba, los dos otros premios más importantes de la literatura castellana, Premio Príncipe de Asturias (1986) y Premio Cervantes (1994).
Éste nuestro tercer encuentro, se dio en Arequipa. Durante nuestra tertulia, aprovechó para comentar sobre la columna publicada por “El Pueblo” y que escribí sobre él, el 22 de enero de 2015 bajo el título “La verdad sobre Mario Vargas Llosa”.Me participó que nunca nadie había escrito algo similar y lo agradecía, por no ser de corte literario, sino más bien enmarcándolo en el lado humano.
Ese día, fue especial, una hora del té diferente, acompañada por recuerdos mutuos y relatos propios. Nos despedimos como compañeros de mundo, porque así somos los que nacemos bajo el amparo de los tres grandes.Sin  promesas de volvernos a ver, dejamos el camino abierto. Lo presentíamos, lo sabíamos y así fue.
Deseas saber más sobre ti, aprende a conocerte, realiza el “Árbol de tu Vida” en www.antoniotomasio.com/test
 
Compartir

Leer comentarios