Arequipa

El voto preferencial es enemigo de los partidos políticos

9 de febrero de 2020

Anthony Medina Rivas Plata ha estudiado Ciencia Política en las Universidades de Rotterdam (Holanda) y de York (Inglaterra), y es colaborador de diferentes asociaciones y medios de comunicación en Europa y Estados Unidos. Actualmente es director de la Escuela de Ciencia Política y Gobierno de la UCSM, y con él hablamos de las recientes elecciones, las sorpresas que trajo y más en esta entrevista.

Por Gustavo Callapiña

-Han pasado casi dos semanas de las elecciones congresales, ¿cuál es el principal análisis que tiene del proceso?
A la fecha existe una gran desazón entre la ciudadanía; la cual de un lado se refleja en el alto ausentismo electoral, en el que más de 5 millones de personas no fueron a votar, y del otro lado en la aceptación cada vez más popular de propuestas de carácter conservador-autoritario, en donde temas como la pena de muerte a corruptos, la expulsión de ciudadanos venezolanos y la relación entre Estado y religión marcarán la agenda de varios partidos que postularán el 2021.

-La elección de congresistas de los partidos Unión Por el Perú de Antauro Humala, o el Frepap, ha sido visto como la sorpresa de este proceso, ¿qué demuestra ello?
Creo que la victoria del Frepap ha sido sin dudas una sorpresa; la de UPP no tanto. La presencia de Antauro Humala ha sido una constante en la política peruana debido al giro continuista (en lo económico) del gobierno de su hermano Ollanta (Humala). No olvidemos que la “traición” de Ollanta a sus bases ha marcado dos rupturas claras; una al interior de la izquierda, y otra de la izquierda en general con sus bases. De un lado, tienes a una izquierda esencialmente limeña, de clase media, con estudios universitarios e inclinada a defender propuestas más “postmodernas” y “postmateriales” (aborto, derechos LGTB, enfoque de género en las escuelas, y otros); mientras que, del otro lado, tienes a un sector social amplio en los conos de Lima y en las regiones que, si bien no es de izquierda necesariamente, exige una cada vez mayor presencia del Estado en aspectos como salud, educación, trabajo y otros. En muchos lugares donde el Estado no ha llegado o no ha cumplido con su responsabilidad, ha habido un israelita o un etnocacerista haciendo trabajo de base con las comunidades más pobres. Eso se ha terminado reflejando en el voto.

-En Arequipa tenemos a dos congresistas de UPP: Edgar Alarcón e Hipólito Chaiña, ¿ha calado el discurso de la mano dura, la pena de muerte y demás para que la ciudadanía decida votar por ellos?
Este no es solo un problema de Arequipa, es un problema mundial. Las victorias de Donald Trump y Jair Bolsonaro, la salida del Reino Unido de la Unión Europea, y el renacimiento de grupos antimigración en Europa son reflejo del descontento de la población con el rol que cumplen dentro del sistema económico, en donde sienten que fuerzas poderosas se llevan la mayor parte de las riquezas, mientras que la gente común es cada vez más pobre. Al final, son los partidos políticos los que canalizan estas demandas y les dan sentido, generando aquellas opciones que la gente puede elegir. En Estados Unidos tenías de un lado a Bernie Sanders culpando de la crisis a los oligarcas, a los bancos de Wall Street y a las grandes corporaciones; mientras que del otro tenías a Donald Trump culpando a los inmigrantes mexicanos, a los musulmanes y a China. En nuestro país, en lugar de hablar de las pésimas condiciones laborales, a la altísima informalidad y a la baja productividad de nuestra economía; tenemos candidatos que dicen que todo se va a resolver expulsando a los venezolanos o matando a unas cuantas personas. Es la misma historia en todos lados.

-¿Hay discursos similares de parte de UPP con el que usó en su momento el actual gobernador Elmer Cáceres Llica?
Sin duda, y eso es consecuencia de la desconexión existente entre las demandas de las grandes mayorías nacionales y una Lima que vive de espaldas al país. Incluso dentro de la misma Lima, la brecha existente entre los “conos” (Comas, Los Olivos, Villa El Salvador) y los distritos “modernos” (Miraflores, San Isidro, La Molina) se siente no solo a nivel de desarrollo urbano, sino al momento de resolver la pregunta de quién gobierna. El individuo que vive en una estera alejada en algún cerro de Villa El Salvador siente que las decisiones que lo afectan se toman en un chalet alejado en algún cerro de La Molina, y que esas decisiones son tomadas por un individuo blanco y pituco que no tiene absolutamente nada en común con él. Asimismo, en la pasada campaña en Arequipa se creó una polarización entre “verdaderos” y “falsos” arequipeños; es decir, gente blanca, adinerada y de apellido tradicional contra gente indígena, pobre y proveniente de otras regiones de fuera de Arequipa. El problema es que ese discurso no solo es falso y maniqueo, ya que oculta la auténtica complejidad étnica, social y económica del país; sino que por lo general es defendido por sectores que al llegar al gobierno terminan reforzando el statu-quo jerárquico que denunciaban en campaña.

-Con una conformación contraria al Congreso disuelto, este ahora está más fragmentado y no hay ningún partido que tenga una gran cantidad de legisladores. ¿Qué expectativas tienes para este año y medio que tendrá este poder del Estado?
Este es un Congreso que llega casi para irse, así que los temas que podrán abordar tendrán que organizarse en torno a prioridades. Y creo que la mayor prioridad en este momento es aclarar cuáles serán las reglas electorales para la elección presidencial del 2021. Terminar la reforma política está pendiente; especialmente en torno a tres puntos que considero clave: La eliminación del voto preferencial, la regulación del financiamiento público de las campañas, y la generación de elecciones primarias, abiertas y simultáneas (PASO) para la definición de las listas parlamentarias. Los miembros de la Comisión de Reforma Política propuesta por el gobierno han indicado que la ley electoral no permite hacer modificaciones a las reglas electorales hasta un año antes de las elecciones; y que la discusión de estos temas tomará más tiempo, por lo que tendría que extenderse el plazo hasta agosto, de tal manera que puedan aprobarse las reformas en dos legislaturas. Es incierto si el nuevo Congreso tendrá la capacidad de llegar a un acuerdo de este tipo.

-¿Por qué es importante eliminar el voto preferencial?
El voto preferencial es hoy el mayor enemigo de los partidos políticos. Este genera un conjunto de incentivos negativos que van desde la competencia al interior de los partidos por obtener financiamiento hasta la infiltración de dinero ilícito. Como casi todos los partidos en el Perú son débiles, solo operan en campaña, y muchas veces no disponen de cuadros al interior de país, estos terminan yendo a las provincias a buscar a gente con plata (independientemente de su fuente) para ponerlos de financistas o candidatos. No es casualidad entonces que los “Comeoro”, “Robacable” u otros hayan sido gente con el suficiente dinero para comprar los primeros números de sus listas; ya que voto preferencial ha convertido la campaña parlamentaria en un casino donde todo vale. Cuando la fujimorista Esther Saavedra dijo públicamente que había entrado al Congreso por su plata no estaba teniendo ningún tipo de lapsus; solo estaba revelando una verdad absoluta de la política peruana.

-Candidatos como Víctor Hugo Rivera y Ricardo Ramírez del Villar sacaron votaciones altas, pero no pudieron entrar al Congreso porque sus partidos no pasaron la valla electoral. Viendo este escenario, ¿crees que se debería de replantear el sistema de elecciones para el Congreso?
Las reformas que mencioné hace un momento, si se realizan, tendrán que ir acompañadas de nuevas reglas para los procesos electorales; ya que la reforma política es un paquete legislativo completo que no surte efecto si no es aplicado en conjunto. El voto preferencial ha generado competencias y divisiones innecesarias en los partidos entre aquellos con más posibilidades de entrar y aquellos quienes no. Hasta cuando se hace un afiche de campaña y se propone votar por dos candidatos en específico se genera un conflicto cuando el resto de candidatos reclaman sobre por qué se promociona a esos candidatos y a ellos no. Para revertir eso es necesario que los partidos puedan tener elecciones primarias, abiertas y simultáneas supervisadas por la Onpe que permitan que la ciudadanía pueda elegir el orden de sus candidatos en las listas, de tal manera que al momento de la elección se vote exclusivamente por partidos, y no por individuos. Eso debe ir acompañado de nuevas reglas para el financiamiento electoral, que deberán incluir el financiamiento público de los partidos y el acceso a franjas electorales amplias para una difusión equilibrada de propuestas.

Compartir

Leer comentarios