Arequipa

En diez años se registraron 88 casos de feminicidio en Arequipa

28 de junio de 2019

En la última década en el Perú 1240 mujeres fueron víctimas de feminicidio, 88 de esas víctimas corresponden a Arequipa, región donde esta semana se reportó un nuevo caso con la muerte de Yolanda Calcina Huamán.

El feminicidio se define como el homicidio de una mujer por su condición de tal, es decir, por el hecho de ser mujer. Es el último acto y más grave de violencia contra ellas producto del fracaso de los intentos de someterlas y controlarlas.

Sin embargo, para tipificar a esas muertes o agresiones graves hacia ellas (en el caso de la tentativa), antes dependía mucho del criterio de los actores de la investigación, habiendo un riesgo de que no se tomen los elementos suficientes para una resolución correcta.

Es así que el año 2018, el Gobierno aprobó el protocolo interinstitucional de acción frente al feminicidio, tentativa de feminicidio y violencia de pareja de alto riesgo, con la finalidad de estandarizar esos procedimientos, para la atención integral, eficaz y oportuna a las familias de las víctimas, y la recuperación física y emocional de las sobrevivientes y de su entorno familiar.

El presidente de la Junta de Fiscales Superiores, Franklin Tomy, señaló que el protocolo marca las obligaciones de cada una de las instituciones involucradas: la PNP, recibe la denuncia que hacen los familiares o tercera persona y comunica inmediatamente al Ministerio Público de turno (Fiscalía Provincial Penal o Mixta). Para tal fin, debe usar los medios más sencillos, rápidos y oportunos (teléfono, correo electrónico, oficio u otro), de tal manera, que su ayuda sea rápida y oportuna.

La PNP debe trabajar de manera articulada con la fiscalía, quien investiga el delito. Esta a su vez, pone en conocimiento de la Fiscalía de Familia la situación de las víctimas y solicita las medidas de protección indirectas en coordinación con los centros Emergencia Mujer del MIMP o con la Defensoría Pública. También debe dictar medidas para garantizar el apoyo social a las víctimas en coordinación con el Inabif y/o la Beneficencia Pública.

En el caso de tentativa de feminicidio, garantiza medidas de protección y medidas cautelares para las víctimas y para las personas que están bajo su dependencia, y que se encuentran en situación de vulnerabilidad.
Sobre este protocolo ayer en el Ministerio Público fiscales, médicos legistas, entre otros confesionales fueron capacitados.

Compartir

Noticias Relacionadas

Leer comentarios