Economía

En zona rural de la región solo el 30% accede a créditos

1 de abril de 2019

Solo dos o tres de cada 10 personas que viven en zonas rurales de la región tienen acceso a créditos y es que, el sistema de bancarización en los sectores más alejados de Arequipa aún es “pobre”.

Las razones, de acuerdo a Rosanna Ramos-Velita, presidenta del directorio de Caja Rural Los Andes, una de las pocas entidades financieras dedicadas a facilitar microcréditos a las familias que menos recursos tienen en estas zonas, son dos puntualmente.

La primera, apunta a la desconfianza en el sistema financiero por parte de las familias que residen en sectores alejados. “Las personas por temor o desconocimiento todavía no confían en los bancos y prefieren guardar su dinero literalmente bajo el colchón”, indicó Ramos-Velita. Recordó que la bancarización no solo es problema de la zona rural. En la ciudad, el porcentaje de personas que no recurren al sistema financiero también es alto y llega al 50%.

La segunda razón refiere la falta de acceso a los créditos debido a que el sistema no llega ampliamente a los sectores “más deprimidos”. Por ejemplo, la funcionaria explica que en la actualidad en la región apenas operan alrededor de siete cajas rurales, por lo que la oferta crediticia en zonas deprimidas es baja. Al momento, las zonas rurales de provincias como Caylloma (Chivay), Camaná y Caravelí son atendidas por cajas rurales. Empero, en las zonas como La Unión, Condesuyos, la bancarización es poco accesible.

Una de las causas es el alto riesgo que corren estas entidades debido a que trabajan con sectores no formales y sin garantía. Al momento, la tasa de morosidad es de 6,5%, un porcentaje relativamente alto.
Ramos-Velita señala que las cajas rurales, así como los bancos comunales son una opción accesible para personas con bajos ingresos o con negocios «informales». Al no existir garantías reales estas se constituyen con el “aval moral”. «Lo que se ve generalmente es el flujo del negocio para medir su capacidad de pago», comentó.

Bajo ese criterio remarca que por cada 10 personas que buscan un crédito, siete califican. El perfil de los clientes encontrados en estos lugares son generalmente familias constituidas y dedicadas a la ganadería o textiles (como en Caylloma), generalmente personas mayores de 30 años. Ramos – Velita resalta que la mujer de la zona rural es mejor “pagadora” que el varón.

CLIENTES CRECEN
Pese a las limitaciones del sistema, la funcionaria señaló que los clientes de las cajas rurales crecen modesta pero firmemente. En la región en los últimos cinco años la cartera de clientes ha incrementado en 20%.

En el caso de Caja Los Andes, el crecimiento de la bancarización de ciudadanos del ámbito rural en los dos últimos años ha sido interesante. Así, de 62 mil clientes en el país en 2016, pasó a 164 mil a diciembre de 2018.

En Arequipa, a la fecha, la entidad posee una cartera de ahorros que asciende a S/ 10 millones, mientras que en créditos esta alcanza los S/ 30 millones, especialmente en clientes de Chivay, Aplao, Camaná y en zonas de Cerro Colorado (Arequipa).

La funcionaria señala que al momento tienen 8000 clientes con ahorros que van hasta los 20 mil soles. El interés a quienes confían sus ahorros es significativo y llega al 5,8% para los depósitos a plazo fijo. Mientras que en torno a los créditos estos oscilan desde los S/ 500 a S/ 5000. La mayoría a corto plazo, es decir que se pagan en menos de un año y medio.

Compartir

Leer comentarios