Columna

Encadenados a no ver la otra cara de la ciudad

2 de junio de 2020

Por Gabriel Herencia

Arequipa ha sido siempre, una ciudad que respira cultura y que, a pesar de las dificultades, ha sabido encontrar una manera de dar su cuota de civismo para el Perú y el mundo.

Hace ya dos años, me entrevistaron en el programa Modo Avión, donde pude hablar sobre la labor que hacía con un grupo de jovenes cinéfilos en un cineclub extinto, cuyo nombre no merece ser nombrado ni recordado por el tráfico y penoso final que tuvo.

De sus cenizas nace Kuyuy – Cineclub, una asociación que tiene sus bases en el voluntariado juvenil que busca dar su cuota cultural a una ciudad que la necesita, mediante el séptimo arte: el cine.

El pasado 22 de mayo,  en plena cuarentena, realizaron un Cineforo online en vivo sobre la película de producción arequipeña del 2015, Encadenados, cuyo director es Miguel Barreda Delgado, que también participo del cineforo en vivo.

La película presenta multiples narradores que cuentan distintas historias, a especie de monologos, pero todas esconden en sus personajes, situaciones que para el ritmo supuestamente natural de la Ciudad Blanca, no están aceptados o que, se prefieren ver desde la lejanía.

Los temas abordados desde el inicio, con un intrigante plano secuencia, son la infidelidad, la degeneración humana, el descontrol, la ludopatía, el enfrentamiento a la soledad, la rabia, la venganza, la frustración, el tedio, la prostitución, el sexo y agotamiento de nuestras vidas adultas que todas, a pesar de las diferencias, guardan un mismo pesar: la monotonía.

Menciono también el tratamiento que el director aborda en sus personajes, en cuanto a la masturbación, y es pues, gracias al onanismo que algunos encuentran una forma de escape a esa infelicidad que está presente en sus vidas, y claro está, que no solo de ese vicio se habla, también está el alcohol, la furia y otros.

De tonos opacos y unos grises que nos transportan a los atardeceres típicos arequipeños, es inevitable no percibir esa influencia de Gonzales Iñarritu en esta producción arequipeña, que nos transporta a las calles del centro metropolitano de la ciudad, como si uno estaría apreciando la tan aclamada Amores Perros.

Cinta que tuvo la originalidad de hablar de Arequipa, sin mostrar las majestuosidades arquitectónicas y paisajisticas de la ciudad, nos enseña a ver esta ciudad de otra manera y quizás también con otros ojos, unos más reales, ya que otra de las lecciones o aprendizajes que nos deja Encadenados, es la de entender que en esta ciudad que se cataloga de conservadora, tiene almas que recorren sus calles en silencio, arañando sus paredes, muy contrarias a lo que se dice de esta.

____________________

Crear para destruirnos

Compartir

Noticias Relacionadas

Leer comentarios