Arequipa

Entrevista | Augusto Palaco: “Desde el primer momento asumimos con responsabilidad la pandemia”

7 de agosto de 2020
Augusto Palaco del Gobierno Regional de Arequipa.

Entrevista a Augusto Palaco Toro, apoderado del GRA.

Uno de los funcionarios de mayor confianza del gobernador Elmer Cáceres Llica, es Augusto Palaco, apoderado legal del Gobierno Regional de Arequipa. Junto al gerente general y la máxima autoridad son algunos de los funcionarios que han manejado la pandemia en la región. De la autocrítica a su labor, las decisiones que se tomaron en este tiempo, la realidad económica de la segunda ciudad más importante del país, y más hablamos en esta entrevista.

Por: Gustavo Callapiña D.

Al margen de la actuación del Comando COVID-19, ¿cuál es el balance de todo lo que ha hecho el gobierno regional en esta emergencia?

Desde el primer momento asumimos la gravedad de la pandemia. Hemos tratado de adquirir el equipamiento, realizado las campañas de sensibilización y tal vez pudimos hacer más pero el tema de la burocracia, las trabas, nos consumen en todos los niveles de gobierno. Es difícil generar en el funcionario una cultura en la que prime el sentido social, el cumplimiento del deber por encima del cumplimiento de las formas, obviamente esto se debe lograr sin transgredir la ley, sin actos de corrupción, no se trata de hacer un hospital con sobrevaloración. Sin embargo, igual que todos los niveles de gobierno en algún punto nos hemos dejado consumir un poco por los protocolos, los procedimientos y algunas de nuestras obras que ya están en funcionamiento no han llegado con la celeridad del caso, pero no por falta de voluntad, sino que aún con las normas especiales de la emergencia, el afrontar una pandemia es muy complicado, no hay un protocolo para esto. Hay protocolos para actuar en un terremoto, todos sabemos lo que tenemos que hacer, pero no hay uno para actuar en una pandemia, como estado peruano no estábamos preparados; tenemos 40 años de retraso en el sector salud y eso no se arregla en un año de gestión o en meses.

Esa es la principal autocrítica que se hacen como gobierno regional entonces

Sí. todos aquellos que hemos desempeñado cargos de función pública en cualquier nivel de gobierno en este país o en otro, hemos tenido que experimentar sobre la base de la ciencia: el experimento, la prueba, el error. Construir en tiempo de pandemia es un reto, tú recordarás que los primeros 30 a 40 días el bloqueo fue total y nuestros ingenieros del hospital Honorio nos comentaban lo que sufrían para conseguir cierto tipo de soquetes de luz, de conexiones. Ese equipamiento que en tiempos normales encontrabas a la venta fácilmente, en tiempo de pandemia con suerte había un proveedor que te lo vende al precio que él quiere; el producto que hoy tiene un precio mañana tiene otro, viene la Contraloría a preguntar porque compraste a ese precio y si bien esto no es una justificación es un poco explicar lo difícil del procedimiento y lo que es afrontar la pandemia en estas circunstancias.

GRA: Pandemia es algo que nadie se esperaba

La reducción de personal también los afectó como en otras entidades

Cuando la pandemia inició, en el gobierno regional éramos 10 incluyendo el gobernador y el gerente general. Nosotros cargamos las cajas, firmamos los documentos, hacíamos las resoluciones, las tipeamos. Poco a poco se fueron incorporando otros funcionarios más por su voluntad porque al igual que otras entidades tenemos gente que pasan los 60 años, otros con enfermedades que generan riesgo y cuando te das cuenta has perdido el 60% de tu fuerza laboral y aun así no puedes excusarte. Hemos comprado pruebas rápidas, estamos produciendo la Ivermectina tratando de controlar los casos en los hogares, pero lo que pasa es que cuando tienes un millón 300 mil habitantes y solo 30 patrullas ya no es suficiente.

Muchas de las personas que salen a las calles en Arequipa y que se contagian no lo hacen porque quieren sino porque necesitan dinero para subsistir con sus familias

Los informes del Ministerio de Salud ya nos hacían saber que el mes más duro iba a ser del 15 de junio al 15 de julio, sin embargo, con la primera apertura del transporte cuando tenías combis llenas, eso se paga 15 días después y trae consecuencias. Ahora el peor mes es del 15 de julio al 15 de agosto, nos hemos extendido en la etapa crítica y entonces uno tiene que valorar cosas como la formalidad. ¿Salir a combatir a los ambulantes es la solución? Cuando hablas con ellos no son esos seres oscuros y siniestros, es un jefe de hogar, un ama de casa que te dice yo a mi hijito le puedo explicar que se lave las manos, que use mascarilla, que se cuide, pero no le puedo explicar que no tenga hambre y que llore. Eso no se puede hacer y son estos los momentos en los que partiendo de la aceptación de la realidad se puede encaminar las cosas: Espaciar a los ambulantes quizá no sea una mala opción en vez de combatirlos. El acceso a la formalidad es un derecho no es un privilegio y en este país está mal entendido el concepto porque todos los instrumentos de gestión privilegian la forma, los requisitos por sobre el derecho del ciudadano a tener un permiso.

Hablamos de un Estado burocrático entonces 

Quizá deberíamos ver (un Estado) más al modelo americano en donde el permiso te lo dan y después te verifican el control de tus obligaciones y si no cumples te cierran. Si te doy una autorización para una actividad comercial una vez que la tiene eres una persona formal, eres una persona autorizada para vender camisas, pollos, abrir un consultorio y la gente te compra y si tú no cumples yo te retiro la autorización y pierdes casi todo, entonces como tienes algo que perder vas  a hacer lo posible por cumplir, pero si yo no te doy acceso a la formalidad te obligo a vender en la calle no tienes nada que perder y vas a terminar enfrentándote al estado,  te vas a agarrar a palazos porque no tienes nada que perder y tienes que comer. La rebeldía no nace de la malcriadez, nace de un sistema opresor que ya no es el esclavismo, o el feudalismo de los señores terratenientes; hoy el estado opresor no está en personas está en el propio estado que te oprime con fórmulas complicadas para acceder a la formalidad, que te dice no salgas  a la calle pero que no genera los puestos de empleo necesario, que te da un bono de 700 soles que se acabó en los primeros días  y te da una  canasta que tenía víveres para una semana cuando ya vamos 120 días de cuarentena.

Personal de la Región se vio disminuido por emergencia sanitaria.

La Corte de Justicia de Arequipa ha sancionado al gobierno regional por no haber implementado el protocolo de atención a los pacientes con COVID-19 ¿Qué opinión tiene al respecto?

Nosotros queremos dejar en claro que hemos cumplido con los protocolos. La hoy ministra Pilar Mazzetti estuvo aquí y dijo que el protocolo de Arequipa es el mejor que había visto en las provincias. Hay grabaciones cuando llegó como presidenta del Comando COVID-19 y se expresaba así de nuestro plan. La implementación es un proceso. Nuestro mejor equipamiento está en el Honorio Delgado y desactivar todas las áreas para activar las áreas COVID-19 es un proceso que se está ejecutando aún hasta ahora. Nosotros no tuvimos la suerte de Lima de encontrar el Hospital de Ate justo terminadito y volverlo un nosocomio COVID-19. Nos han dejado el de Maritza Campos al 40 o 50 por ciento de construcción; los hospitales de Chala y Cotahuasi con arbitraje, el de Camaná con el 50 % de construcción tienen un arbitraje y una medida cautelar; entonces no teníamos una infraestructura para volverla de atención para la pandemia de inmediato.

¿Y qué acciones han tomado o piensan tomar ante esta sentencia?

La sentencia judicial realmente es indignante. (En Lima) se ha usado la Villa Panamericana como un centro de salud y hay informes de la Contraloría y otras entidades señalando que esta villa no puede ser un centro de salud. De eso no se habla y no tiene sentido hacerlo porque finalmente está cumpliendo un fin noble. Hemos tenido un Estado cerrado hasta hace 15 días para pedir licencias como los CIRAS (Certificado de Inexistencia de Restos Arqueológicos) y es increíble pedir que las obras reúnan las condiciones.  Ninguna obra “Covid” del gobierno central cumple con los requisitos. La disyuntiva era reunir los requisitos o hacerlo y se tiene que tomar decisiones, pero eso no significa que luego no se tiene que regularizar o que vamos a tolerar sobreprecios, pero había que escoger. Una cosa es escribir un protocolo y otra cosa es plasmarlo en la realidad; es extremadamente complicado y nosotros hemos agotado todo esfuerzo posible por seguir cumpliendo el protocolo y me parece una sentencia, la primera, completamente de corte político sin ningún sustento técnico, quizá para dar una señal o  demostrar algo y se respeta porque lo emite un órgano competente pero agotaremos todo lo que esté a nuestro alcance en el aspecto legal para lograr la revisión y anulación de ese expediente. Nosotros creemos firmemente que hemos hecho nuestro mejor esfuerzo, teniendo un buen protocolo y la implementación ha sido gradual, progresiva y conforme a nuestras posibilidades y no lo hemos hecho mal.

En medio de esta crisis, la población busca un culpable por lo que salió mal. ¿Qué pasó en Arequipa?

Cuando vimos que no nos iba mal, empezamos a bailar carnaval arequipeño, nos confiamos y entonces saltaron las voces de los gremios turísticos que hablaban de paquetes para agosto, la gente empezó a salir, nos relajamos y llevamos la mascarilla mal puesta. Eso es lo que pasa con el exceso de confianza. Creo que hicimos un trabajo espectacular todos, ciudadanía y autoridades los primeros 60 días, fuimos una ciudad muy disciplina, pero luego todos descubrieron que debían ir al Avelino para comprar cebolla china para el chaufa, luego al Palomar porque se antojaron de Choritos a la chalaca y así la gente empezó a moverse. Ya lo dijo la ministra Mazzetti: puede ser que todos como Estado en algún punto podamos haber fallado, eso es innegable; pero la ciudadanía tiene mucho que ver en esto.

¿También tienen responsabilidad  los ciudadanos?

Hay mucha falta de cultura cívica, de cultura sanitaria sin perjuicio de lo que debe hacer el gobierno nacional y regional que es empezar una campaña muy fuerte de sensibilización del lavado de manos, la distancia social y uso adecuado de la mascarilla. Si nosotros mantenemos la distancia y nos ponemos bien la mascarilla hay un 95% de probabilidades de que no nos contagiemos. Hablemos del Avelino injustamente satanizado y que ahora tiene un problema: ya están abiertos y no hay clientes. Cuando se cerró se tenía 6 casos de COVID-19 a diferencia de los mercados que cerraron en Lima que tenían el 90 % de contagios en un mercado. Seguramente hubo varias deficiencias en esta plataforma comercial, y a alguien se le ocurrió que tenían que abrir a las 6:00 a. m. y cerrar a las 10:00 a. m., con lo cual terminaste de matar todo. El Avelino tiene una dinámica especial, era un mercado que funcionaba 24 horas al día antes de la pandemia y en una economía con 70% de informalidad tú tenías al taxista que al final de la tarde recién tiene sus 50 soles para ir a comprar sus alimentos, sin embargo, se te ocurrió que debía abrir a las ocho y cerrar a las diez y juntaste a los mayoristas, a los que compran en la mañana, en la tarde y en la noche en cuatro horas. Si querías destruir una economía e infectar gente lo lograste con ese horario.

Trabajo en Arequipa para afrontar el Covid-19 continuará,

Esa decisión la tomó el Comando COVID-19 que está conformado por el gobierno regional

Hasta donde tengo entendido fue una decisión más municipal. Un mercado con más tiempo abierto te da más opciones por eso hay que tener cuidado con las medidas que parecen buenas en la teoría pero que en la práctica no lo son. Hay que conocer la realidad de los actores sobre los cuales vamos a disponer medidas; el Avelino es un lugar con una dinámica muy especial, una economía muy diversa y no se trata de abrirla y cerrarla es un tema de entenderla primero.

De darse ya la reactivación económica. ¿Qué proyectos son los que podrían empezar para dar trabajo a la población de la región?

Nosotros estamos enfocados en los proyectos grandes que son Majes Siguas II, la autopista Arequipa – La Joya, la geotermia de Caylloma y las obras de infraestructura, así como la transferencia de fondos a las municipalidades. También está la culminación de los hospitales que son obras que generan mayor nivel de gasto y también mayor volumen de trabajo.

Cuando vino el expremier Vicente Zeballos, en sus declaraciones decía que el proyecto Tía María no estaba dentro de las opciones para reactivar la economía, sin embargo, ahora con un nuevo premier y escuchando al presidente hablar de reactivar las grandes inversiones parece que las cosas han cambiado. ¿Cuál es la postura del gobierno regional en este tema?

Nosotros estamos de acuerdo en activar las grandes inversiones y los grandes proyectos en Arequipa sin embargo Tía María tiene observaciones ambientales en lo que se refiere a las Lomas de Cachendo y en la superposición con el trazo del gasoducto sur peruano. Son observaciones de tipo ambiental y técnico que no están basadas en documentos del gobierno regional. La norma que crea las Lomas de Cachendo y lo declara como reserva es del Ministerio de Agricultura. El trazo del gasoducto está ahí desde que se diseñó por Odebrecht y ahora hay un arbitraje que tiene que resolverse con esa empresa. Ese trazo no lo hemos hecho nosotros. Como gobierno regional vamos a impulsar todos los grandes proyectos y si hay proyectos mineros en Arequipa que no revisten esas complejidades y problemas técnicos ambientales son bienvenidos, pero en este caso en particular se tiene esos inconvenientes y en tanto se resuelvan no tiene sentido hablar de ese proyecto. En el resto de macro proyectos en diferentes rubros como energía solar, eólica, geotérmica, reactivación de la pequeña minería, todos están en el mapa del gobierno regional y van a ser privilegiadas para reactivar la economía.

Ha habido cambios en algunas gerencias del gobierno regional. Uno de ellos es el de la exgerente de Desarrollo e Inclusión Social Itzel Núñez, quien estuvo en cuarentena. 

Estos cargos públicos son de confianza y al ser así las razones que motivan el cambio están en aquellos que toman esas decisiones y desde ese pensamiento es probable que hayan considerado un refresco lo cual no quiere decir que necesariamente haya sido una mala gestión, sino que se hace para encontrar un matiz más propio de una gestión. En el caso de Itzel no podría calificar su gestión porque no hubo cercanía con su gerencia. Un cambio se hace muchas veces para escuchar nuevas opiniones, nuevos enfoques y vamos a dar oportunidad a la nueva gerente porque su área se ha refrescado por completo.

La empresa que construía el hospital de Camaná ha presentado una medida cautelar y el gobierno regional ha apelado. ¿En qué etapa se encuentra este proceso?

Estamos a la espera de la resolución que resuelva nuestro pedido de oposición a la medida cautelar porque consideramos que ha sido un abuso.

¿Estos procesos judiciales siempre suelen demorar mucho tiempo?

Lamentablemente en Lima sí. El retraso de la carga procesal es muy alta y eso genera estos problemas. Nosotros hemos cursado oficios al presidente del Poder Judicial, al presidente de la sala pidiéndole que resuelva (la medida cautelar) no a nuestro favor, sino que resuelvan ya para tomar una posición. En este momento no podemos optar ni por ejecutarlo directamente, ni por volverlo a licitar, ni evaluar el transar con ellos porque finalmente para evitar un juicio largo es preferible buscar una salida. No podemos evaluar ninguna opción hasta que no se resuelva la medida cautelar. Tenemos fe y esperanza que en los próximos 15 días tengamos la resolución que nos permita optar por un camino. Mientras el resto de los hospitales se van a trabajar por administración directa o por licitación directa, porque ya el consejo regional ha aprobado las facultades y estamos elaborando los protocolos para reiniciarlos.

DATO

¿Cómo toman desde el gobierno regional el cambio del gabinete ministerial que ha realizado el presidente Martín Vizcarra?

Lo tomamos bien. El gobernador tiene buena relación con el señor presidente con quién se comunica con frecuencia y conversan sobre la realidad nacional y local, y creemos que un refresco en el gabinete y que la existencia de un nuevo premier no puede enturbiar en nada la relación que existe.  Lo asumimos positivamente y tenemos el más alto de los conceptos de muchos de los ministros como la doctora Mazzetti y esperamos lo mejor de este gabinete que vemos es uno que viene a destrabar y generar inversión en este tramo final. Algunos lo califican de derecha y está bien, sin embargo, nosotros lo que tenemos es una posición nacional de reivindicación de las personas del Ande, el gobernador no tiene una posición política de derecha o izquierda y no tiene problemas con los movimientos políticos, es más bien una persona de pensamiento amplio, progresista con visión de inversión e injustamente satanizado como una especie de radical. Que no se nos satanice como los antis, no somos anti nada y estamos para promover el Perú y Arequipa con desarrollo e inversión.

Compartir

Leer comentarios