Entrevistas

Sociedad Nacional de Industrias cuestiona falta empleo e inversión en Arequipa

17 de abril de 2019

Ricardo Márquez Flores, exvicepresidente del Perú y actual presidente de la Sociedad Nacional de Industria (SNI), dialogó con El Pueblo, dando a conocer su preocupación sobre la crisis del sector industrial en Arequipa, motivada por el estancamiento de megaproyectos de inversión como Majes Siguas II y Tía María.

Tras reunirse con los empresarios industriales de Arequipa, Márquez Flores pidió al gobernador Elmer Cáceres Llica abrir las puertas del diálogo con los privados, que están dispuestos a invertir y arriesgarse por esta región.

Instó a resolver las trabas de los grandes proyectos que debe ser prioridad de las autoridades, para generar nuevos puestos de trabajo, respaldando el posible inicio de Tía María en agosto.

El presidente de la SNI denunció la grave problemática del sector alpaquero, por la venta indiscriminada de la materia prima a Bolivia, lo que pone en riesgo más de 30 mil puestos de trabajo en Arequipa, y más de 60 mil a nivel nacional.

-En Arequipa se discutirá sobre la problemática del sector industrial, ¿cuál es la situación actual?

Es un foro que está patrocinado por la Sociedad Nacional de Industria. Queremos decir que nuestra preocupación es la generación de empleo. Nosotros creemos que hay muchos problemas en el país, en cuanto a lo que se debe hacer para tener más empleo y no quejarse tanto.

Si nos ponemos a ver cuál es la función del gremio, debemos reconocer que no solo es estar haciendo una empresa, también ver qué pasa el entorno. Vemos que no se genera empleo formal y se genera tres veces empleo informal. Ese no es solo el problema del Gobierno, sino también el de los empresarios.

Como institución tenemos que reconocer que nuestra función es trabajar con los diferentes estamentos privados y públicos, y otros gremios, para hacer propuestas viables, allí es donde tenemos diferencias graves con el Gobierno. Lo que nosotros queremos es que las propuestas generen empleo ya no de aquí a cuatro años. En ese tiempo se acabó el gobierno. Hay una urgencia.

Nosotros sabíamos tenía que pasar un año para que este gobierno tenga un control político de la situación para comenzar a encarar lo que realmente está detrás del control político, que es la falta de empleo. Ahora nosotros decimos que tenemos no solo que proponer, también cuestionar cómo vamos a promover el empleo rápido.

– ¿Cómo generarán ese empleo?

En el país hay grandes proyectos trabados, algunos dramáticos, como la Variante de Uchumayo, que no entiendo cómo no se puede culminar, también Majes Siguas II parado, y estos problemas se tiene que resolver desde la perspectiva de que nosotros vemos que en el sector público aquí (Arequipa) necesita apoyo para poder destrabar sus proyectos.

Cuando veo que hay 40 alcaldías que no han podido llenar una solicitud por problemas de lluvias y El Niño, y que le dan nuevos plazos, estamos viendo que hay una inoperancia brutal, un drama. Si no puedes encarar eso, cómo vas a resolver el problema de Majes Siguas.

-¿Tía María es otro proyecto minero pendiente en Islay?

En el caso de Tía María hay un diálogo entre la empresa y la población. Hay avisos en los periódicos donde ellos indican que no van a cometer el mismo error de Las Bambas. Hay un diálogo todavía allí.

Creo que el diálogo que está funcionando en Las Bambas debería intensificarse en Tía María, proyecto que es la solución para la región. Valgan verdades que Arequipa, entre Zafranal y Tía María, tiene 3 mil millones parados.

Ustedes han estado creciendo hasta el 2016 por arriba del promedio nacional, y hoy en día ya no lo están haciendo precisamente por Zafranal, Tía María y La Joya que están parados, y eso influye en el resto de la economía tremendamente.

– ¿Qué problema se ha advertido en la industria arequipeña?

La industria de alpaca está sufriendo por la exportación de la fibra grasienta (materia prima). La industria compra esta materia a los intermediarios y con ella se elaboran las confecciones, habiendo toda una cadena productiva que te genera empleos.

El drama es que esta materia prima se está yendo de contrabando a Bolivia. Este país lo exporta a la China. Por política el país asiático entrega a los fabricantes un incentivo por comprar a Bolivia y no a Perú, perjudicándolos.

Lo que va a causar es que 30 mil personas que dependen de la alpaca se puedan quedar sin trabajo en la región, y 60 mil a nivel nacional. Eso viene sucediendo y está generando preocupación de los industriales.

La solución es simple, que no se exporte la materia prima y punto. Que no permitan el contrabando, el que quiere detiene el contrabando y eso es voluntad política. Esto es grave y puede matar la industria en Arequipa.

– ¿Las empresas migran y los parques industriales están muriendo?

Hay mucho problema en lo que es producción, es más fácil importar. Pero acá hay industria que es importante y nosotros debemos alentar que siga para generar más empleo.

No podemos dejar de reaccionar por problemas como el de la alpaca, que es serio y que está sucediendo. Nada se resuelve solo. Encima que los grandes proyectos están parados y por eso es que los parques industriales no funcionan, ya que la gente está desalentada de ver que nadie hace nada.

– Majes II es otro gran proyecto paralizado

Creo que lo importante es que hay un entendimiento más rápido entre el Gobierno central y regional, para resolver con Cobra las diferencias. Creo que el presidente de la región debería de recibir a los empresarios para ver de qué manera puedan apoyar la gestión.

Porque muchas veces cuando no se trabaja con el sector privado vienen problemas como el que hemos tenido. En el gobierno de Humala un país que crecía al 8% lo dejó creciendo al 2,7%, y eso ha sido porque él no quiso trabajar con el sector privado.

Al presidente de la región, Elmer Cáceres Llica, al cual saludo, le pido que quisiera conversar con él y con los gremios de Arequipa, ya que como peruanos necesitamos haya más empleo y conversar es algo importante.

– ¿Hubo alguna solicitud por parte de ustedes para reunirse con el gobernador?

Lo estoy haciendo a través de este medio, ya que por primera vez llego a esta ciudad para conversar con los empresarios. Esa es la función nuestra. En Lima conversamos con los ministros, el presidente de la República, Martín Vizcarra, Adex y la Cámara de Comercio. El tema es que nosotros queremos trabajar con ellos.

¿Llevará al presidente de la República la voz del empresariado arequipeño y su problemática?

Por supuesto. El problema alpaquero me preocupa muchísimo, porque eso puede reducir más el crecimiento económico de Arequipa, y en lo que es Majes son 38 mil 500 hectáreas que no producen. Respecto a Tía María, alentamos que ya en agosto empiece. Queremos apoyar a que los grandes proyectos funcionen.

– En Tambo la oposición social continúa

En Moquegua el gobernador regional pide que la mina le dé trabajo a la comunidad. Cuando hemos visto ello, nosotros queremos decirle tanto al gobernador y Quellaveco, que nosotros como institución queremos apoyarlos a través de Senati, institución reconocida con 400 mil alumnos al año con una eficiencia de más del 90% de colocación de trabajo.

Lo propio se podría hacer con Tía María. El tema es el diálogo, lo que demuestra que hay salidas y es alentador.

– ¿Qué se hace con el sector radical que se opone al proyecto?

A Dios gracias el tema de Las Bambas se está resolviendo poco a poco y ese es el camino, por ahora. Lo que pasa es que hay gente que se niega al proyecto por un supuesto choque de culturas y se resiste a dialogar, pero la verdad es que todos somos iguales y queremos más trabajo.

– La oposición es por el tema medioambiental en Tambo

Si es medioambiental, diremos que la minería que se hace en el Perú es modernísima, porque si no la hacen así no ganan plata. Lo que sucede es que hay gente que dice que ayuda a los pobres, que los va a guiar, y en el medio ¿qué ocurre? Ya escuchamos los audios. Aquí no hay choque de culturas, somos los mismos.

– En agosto vence el periodo de vigencia del Estudio de Impacto Ambiental. ¿Qué pasa si no prospera? ¿Sería catastrófico?

Para el sur sí. Vemos los problemas que hay. La visión es que el gobernador de la región tiene que encarar su gestión desde la perspectiva de generar empleo, debe decir: yo soy el encargado de generar empleo.

– La coyuntura que rodea al gobernador con denuncias y cuestionamientos a sus funcionarios, ¿distrae esa función?

Tiene que haber prioridades y también objetivos. Debe generar empleo y hablar con los empresarios para conocer los problemas, y si como gobierno regional no lo puede resolver debe ir al Gobierno nacional y pedir apoyo. Si yo fuera gobernador haría eso.

La función de esta autoridad es crear valor para la región y para la gente que vive acá y eso significa darle empleo y convertirlos en clase media.

Esta es una ciudad pujante que se merece crear más clase media, a través de una dirigencia como la del gobernador regional.

– ¿Cuál es la percepción de los empresarios sobre los tres primeros meses de la gestión de Elmer Cáceres Llica?

Algunos han hablado con él, otros no. Yo creo que lo importante cuando uno habla con los empresarios es saber que algunos están dispuestos a invertir, pero, si no hay diálogo se aguantan estas inversiones. En cambio, si tú estás en comunicación con las autoridades y sabes qué se quiere hacer, metes la mano al bolsillo.

– ¿El diálogo no se ha dado por parte del gobernador?

Yo creo que él está aclimatándose, 100 días no es nada. Como autoridad recibes problemas tan grandes que no lo vas a resolver en tan poco tiempo. Creo que debe haber esa comunicación.

Un empresario arriesga, pues no siempre va a ganar, y eso tiene que entender la autoridad. Los empresarios están dispuestos a arriesgarse por Arequipa.

Compartir

Leer comentarios