Especiales

Banderas e himnos de Arequipa: crítica histórica

21 de marzo de 2019

Desde los primeros años de Arequipa colonial, la ciudad y su extensa jurisdicción hasta el río Loa en Tarapacá, fue distinguida con honores reales desde la fundación de la Villa Hermosa de Nuestra Señora de la Asunción Arequipa un 15 de agosto de 1540, un año después fue elevada por cédula real del monarca Carlos I del 22 de diciembre de 1540, otorgándole un estandarte real y elevándola a la categoría de ciudad, el argumento sustentado ante el Consejo de Indias de Madrid, fue la presencia de numerosos nobles y gente honorable que sirvió lealmente al rey en la conquista y decidieron establecerse en dicho lugar dando origen a la sociedad arequipeña.

 

Durante los siglos virreinales, el estandarte real fue paseado con mucha solemnidad por alcaldes, regidores, el corregidor y las principales autoridades eclesiásticas cada 14 y 15 de agosto, víspera y festividad de la patrona de la ciudad, la Virgen de la Asunción.

En las décadas republicanas, la ciudad de Arequipa lució un fragmento del estandarte real: el escudo de armas de la urbe en fondo carmesí y no se compuso ningún himno para el departamento.

Paulatinamente se fueron creando las provincias y en el interior de ellas, los distritos que fueron creando su bandera y muy pocos compusieron su himno, recién en el siglo XX al conmemorar el IV Centenario de la fundación de la ciudad, el 23 de noviembre de 1939, se convocó a un concurso para la creación de un “Himno del IV Centenario” y el ganador fue Máximo Emilio Felipe Eduardo Pardo del Valle conocido como “El Canario del Misti” en la letra y posteriormente se premió la música, de autoría de Aurelio Díaz Espinoza.

Este himno, es el que orgullosamente entonamos cada 15 de agosto en la ciudad y en las afueras en las ceremonias provinciales y distritales junto con el himno de la localidad.

Actualmente, existen 8 himnos y 8 banderas por las provincias arequipeñas, 109 distritos cada uno con su himno y bandera, suman 117 banderas e himnos del departamento, cuantos arequipeños podríamos reconocer sólo 10 banderas?, cuantos podrían entonar todas las estrofas del himno de Arequipa? o el himno completo de su distrito?, las respuestas están a simple vista y son desalentadoras, al tener en cuenta estos resultados sería necesario crear una bandera e himno más?, de ser factible con toda seguridad no estaríamos generando un sentimiento de identidad regional.

Alejandro Málaga Núñez-Zeballos
Historiador – Investigador Universidad Nacional de San Agustín

Resalta a la vista la identidad local de los costeños como atiqueños, camanejos, mollendinos, etc., así como los cayllominos, chuquibambinos, cabanas, collaguas, etc., los primeros aman su mar, los segundos los andes y sus apus sagrados, ambos reconocen la bandera de la ciudad de Arequipa a primera vista, pero la mayoría no podría cantar muy bien el himno porque para ellos es más importante aprenderse el de su localidad.

Los himnos describen las bondades de la jurisdicción y las acciones históricas de sus habitantes, las banderas muestran los íconos que caracterizan a ese territorio; por ello, las 117 banderas e himnos que he mencionado cumplen ese objetivo. Crear una nueva bandera repetiría los elementos que ya se lucen y un himno regional repetiría o copiaría a los himnos que actualmente entonamos. En el caso del himno de la región, estaría incompleto, ya que la mayoría de distritos y provincias arequipeñas no cuenta con su propia historia escrita y difundida, base fundamental para perfilar las estrofas.

También hay que tener muy en cuenta, la presencia de migrantes y sus descendientes que ya son habitantes de la región arequipeña, correspondería en la bandera e himno incluir algunos íconos folklóricos altiplánicos como máscaras de diablo, matracas, la Virgen Candelaria, y gastronómicos como riquísimo cancacho.

Cuántos arequipeños y arequipeñas que se consideran de pura cepa hispana mestiza, aceptarían dicho himno y bandera? Se iniciaría una discusión de gustos con diversos colores, íconos, estrofas y temas musicales, que con toda seguridad finalizaría el próximo gobierno regional y no contentaría a la mayoría de arequipeños, además de ser un tema insignificante para aportar a la identidad arequipeña tanto citadina como provincial y distrital.

Urge que en cada distrito, provincia e incluso en la Ciudad Blanca, se desarrollen nuevos estudios históricos, para que se difundan entre la población, ahora más que nunca que ya no existen en los colegios los cursos de Historia Universal, del Perú, ni siquiera de la región o la ciudad que es Patrimonio de la Humanidad; para dicha tarea, es necesario convocar a historiadores-investigadores de trayectoria académica, no a seudo-historiadores que no saben analizar e interpretar las fuentes históricas, se debe contar con un proyecto metodológico a desarrollar, no copiar datos de los manuscritos y periódicos viejos y darlos por santa palabra, con ello se distorsiona nuestra historia.

Cabe la posibilidad de componer y crear un himno y bandera de la Región Arequipa, como institución que existe desde el año 2003 a la fecha, con una trayectoria histórica de un poco más de una docena de años, en los cuales la institución fue gobernada desacertadamente, ya que todos los años acabó con sus cuentas en rojo, la mayoría de obras sobrevaloradas e inconclusas hasta el siguiente gobierno y las obras prometidas en campaña nunca las iniciaron, el crecimiento desmedido de la burocracia y su gran incapacidad en los diferentes cargos, la corrupción en todos los niveles y sectores de la institución heredada de gobierno en gobierno, los planes y proyectos turísticos para incrementar económicamente el sector son un fracaso, como las rutas del Loncco, Churajón, y del Pisco.

Y si de escudo se trata, tendrían que estar las principales obras regionales inconclusas como un fragmento del desierto por el Proyecto Majes-Siguas, la Variante, la carretera a La Joya, etc. No es que todo esté mal, solo que hay una carencia en la visión de gobierno, nepotismo, desorganización institucional, y sobre todo una carencia de valores que se refleja en los cientos o miles de irregularidades que nunca serán investigadas y sancionadas.

Ante lo expuesto, considero inviable y de poco interés cultural, la creación de una bandera y un himno para la región, primero hay que capacitarse, aprender nuestra historia y después plantear proyectos, que realmente aporten a nuestra identidad local, regional y nacional.

Compartir

Leer comentarios