Especiales

Leyendas urbanas de amor en Arequipa

14 de febrero de 2019

Hay historias de amor que trascendieron y se convirtieron en leyendas en Arequipa. Los mitos son populares y hoy todavía están vigentes.

LA CASONA DE YANAHUARA

El escritor, Sarko Medina, recuerda la historia de la casona de Yanahuara. Hace muchos años un comerciante, mayor en años, conoció a una joven mujer a quien desposó. Lo que en teoría suponía el inicio de un buen romance se convirtió en una tragedia. Este comerciante, regresando de uno de sus tantos viajes de negocio, encontró a su esposa con su amante, un joven don Juan, bastante conocido en el vecindario.

Los celos se apoderaron de la razón del comerciante y los mató. El homicidio coincidió con la construcción de su nueva casa. La edificación supuso una oportunidad para el asesino, quien aprovechó una de sus paredes para enterrar los cuerpos. Los vecinos jamás lo imaginaron. Solo creyeron la versión del comerciante: “mi esposa fugó con su amante”. Pero la muerte no es ajena a la justicia y en esa casona empezaron a escucharse susurros y gritos que espantaron a más de uno. Hasta que al destruir esta casona, encontraron los cuerpos de los jóvenes amantes.

EL INDIO DORMIDO

El Pichu, es uno de los nevados tutelares de Arequipa. Si se le ve bien, tiene la forma de lo que llama “un indio dormido”. Pero su forma no es un capricho de la naturaleza, sino que tiene su leyenda.
Se cuenta que el mito del “Indio dormido” se inició en un pasado remoto, donde el apu Pichu se enamoró de su vecina (el volcán Chachani) y que los dioses no vieron con buenos ojos esta relación, decidiendo levantar un guardián en medio de los amantes y así nació el Misti.

Fue así que el Pichu renegó y blasfemó contra los dioses que alumbran el cielo de día y de noche, por lo que la Pachamama se vengó y el cielo se abrió en turbias cataratas, de manera que el Apu varón, poseído por el miedo, cayó de espalda sobre la cumbre más alta y quedó convertido en piedra y dormido hasta el final de los tiempos.
En lo más alto del volcán Pichu Pichu aún se puede encontrar una plataforma inca, donde se realizaban ceremonias de ofrendas a los dioses.
En este volcán tutelar de la Ciudad Blanca se hallaron tres momias en buen estado de conservación, una de ellas se encuentra en el museo arqueológico José María Morante de la Universidad Nacional de San Agustín, llamada la momia del Pichu Pichu.

LA SIRENA DEL PUENTE

Cuentan que en épocas de lluvias se aparece una bella mujer por el puente Bolognesi. Tiene una voz hermosa y forma de sirena. A cierta hora esperaba sobre una piedra a su amado, quien apareció desnudo, arrastrando unas cadenas, por el callejón Ibañez. Ambos se encontraban y se sumergían en las aguas del río Chili.
Según los vecinos en esa zona aparecen muchachas bonitas que esperan a un hombre para llevarlo a su dominio.

LA LEYENDA DE MÓNICA

La leyenda de Mónica es la más conocida en Arequipa. Incluso se hizo una película hace muchos años. Según esta historia un joven motociclista llamado Bernardo conoció a una joven muchacha por la noche. Él accedió a llevarla a su casa y además le prestó su casaca de cuero para protegerla del frío. La dejó en su casa y la muchacha le pidió que regresara al día siguiente en la mañana para recoger su prenda. Así lo hizo Bernardo, pero tremenda sorpresa se llevó cuando al tocar en la casa, le abrió el padre de la muchacha y le dijo que había muerto, pero hace tres años. Bernardo no lo podía creer. Qué estaba pasando. Para cerciorarse acudió al cementerio y al ubicar la lápida de Mónica, vio su casaca colgada. El motociclista se puso mal. Fue internado en el hospital, donde se suicidó.

LOS GENTILES

Otra leyenda señala que cuando hay noche de luna llena en fiestas patronales en los pueblos aparecen los llamados gentiles, jóvenes extranjeros, blancos y simpáticos, que buscan a su víctima para llevársela. Cuando esas personas desaparecen, la gente suelen decir: Se han ido con los gentiles.

Compartir

Leer comentarios