Especiales

Población va a elegir a alguien conocido como gobernante, entre el menos malo

16 de agosto de 2018

 

Lo más probable es que el siguiente alcalde o gobernador sea alguien conocido, electo entre los menos malos, es prácticamente imposible que en dos meses se tenga un outsider, eso solo paso una única vez y con Fujimori, indica Federico Rosado Zavala, periodista y docente universitario.

Hay muchas dudas respecto al ex alcalde, quien lleva una trayectoria política de muchos años, al que le puede jugar una mala pasada, las denuncias que se han hecho en su contra y el propio desgaste del candidato. Hemos visto casos como el de Simón Balbuena, Fernando Ramírez; de larga trayectoria, sin embargo no han terminado bien. La población muchas veces se cansa de lo mismo, añadió Rosado Zavala.

Los candidatos en su desesperación por llegar a ser autoridad en el 2019, en muchos casos los está llevando a ser protagonistas de actos extremos, incluso de ridiculizarse a sí mismos, como el salir a bailar en plazas públicas llevando la careta del candidato y retar a otros a hacer lo mismo, o el querer ser graciosos como aquel que sale en las redes diciendo: “¿Quién eres tú?, Soy Tugor. ¿Tugor? Si, tugordito que será el alcalde de Caylloma”.

“Los arequipeños casi nunca han elegido al más chistoso, por el que mejor baila o por el que mejor cante; por lo menos hasta el momento no ha ocurrido eso. Lo que pasa es que como hay tanta competencia en el mercado, están buscando desesperadamente la forma de llamar la atención y hacerse conocidos”, añadió.

UN GRAN PRESUPUESTO
Para ser candidato y buscar ser autoridad, se necesitan de un buen presupuesto para invertir en la campaña política. Rosado Zavala ha hecho un cálculo que por lo menos para ser candidato regional se necesitaría de por lo menos un millón de soles.

Eso implica colocar pancartas, viajes, armar mítines y hasta las caravanas, porque es difícil creer que son los amigos los que te acompañan, sino que se alquilan vehículos por horas para dar vueltas por la ciudad.

“Pongámonos en el lado de los candidatos o de quienes algún día les gustaría ser autoridad, pero de convicción, a los que les gustaría servir al pueblo. Hay muchos de ellos que deben estar frustrados, impotentes, porque no tienen el dinero para afrontar una campaña.

Todo cuesta, incluso volantear casa por casa se necesita de una gran inversión, aunque sea una cajita de fósforos, porque la gente que va a los mítines siempre va a esperar que les regalen algo, sino se retiran”, dijo.

PLANES DE GOBIERNO
Otro hecho que destaca, es respecto a las propuestas que los candidatos tienen para la ciudad, de los cuales lamentablemente la población ni siquiera busca informarse. Considera que ni el 5% de la población busca ingresar a las páginas del Jurado Nacional de Elecciones para conocer de su Plan de Gobierno, ni la Hoja de Vida del candidato. Y eso pasa en casi todas las partes del mundo, dice.

El hecho de organizar debates públicos está bien, pero ¿Cuánta gente se va a interesar en los resultados, a cuántos le van a interesar lo que allí se discuta?, seguramente serán muy pocos aquellos ciudadanos responsables que realmente quieran informarse, pero no va a ser decisivo lo que allí se discuta.

LA GUERRA SUCIA
Como ya está ocurriendo en la actualidad, lo que está teniendo más peso en esta campaña, es la llamada “guerra sucia”, de la cual muy pocos candidatos se están librando. Si se revisa sus hojas de vida es para saber qué cantidad de bienes tienen, sus propiedades, lo que ganan y si hay hechos resaltantes, como aquel candidato que tiene autos lujosos y otras propiedades sin aparente justificación, entonces se convierten en el blanco de los opositores.

Las redes sociales se han convertido en la caja de resonancia perfecta para dar a conocer, especialmente las fallas de los candidatos, a través de los famosos memes y mucha otra información que seguramente no será tan real, pero que calan en la gente que tiene acceso a ellos.

TU PASADO TE CONDENA
Para una persona común, las cosas que hayan hecho en el pasado, muchas veces queda en el pasado; pero para un político eso nunca va a ocurrir, así hayan ocurrido varios años atrás. Para el político se trata de errores fatales, dice Rosado.

Es así como candidatos como Cáceres Llica se enfrenta a su desenfrenada juventud, cuando fue filmado en la calle San Francisco en estado de ebriedad, generando escándalo; pero que ahora busca ser redimido haciendo una campaña como un exitoso padre de familia; o el caso de Álvaro Moscoso, quien en anterior campaña estaba con una buena aceptación de la población, sin embargo la aparición de un audio en la que supuestamente busca extorsionar a una autoridad para obtener beneficios personales, le “desinfló la llanta”; el que nuevamente está circulando en redes para “refrescar la memoria de la población”.

“Nos preocupa que hasta el momento la ciudad esté llena de pancartas y paneles, pero no hay una sola propuesta”, dijo el analista Germán Chávez Contreras, agregando que la población va a tener serias dificultades para elegir a un candidato que merezca dirigir la ciudad o la región por los próximos cuatro años de manera informada.

“Incluso los grandes carteles no están trabajados profesionalmente, no son nada atractivos. Incluso para haber creado el símbolo del partido, se me ocurre que fue por un antojo, a ello se suman los colores que no tienen ningún impacto. Existen empresas de publicidad muy buenas en Arequipa a las que pudieron haber recurrido, pero me imagino que no sabían de su existencia”, comenta Enrique Izarra, jefe de Publicidad y Medios de la Universidad San Pablo.

¿Acaso piensan que abrazando a una abuelita hasta el extremo de casi dejarla sin aire como parece ene l cartel o cargando a un niño, posando con las vicuñas, con los perros, ya es un buen candidato?, cuestiona el publicista.

Lo cierto es que algunos candidatos están llegando a acciones extremas para captar adeptos y hasta lindan con la ilegalidad, como el caso del candidato a la provincia de Castilla, Aurelio Vilca, quien pintarrajeó una piedra donde había antiguos petroglifos; o el candidato Benigno Cornejo, que regala pollitos recién nacidos, muchos de ellos muriendo por la manipulación; o quizá el candidato por Caylloma, Raúl Mamani, que comprará un helicóptero para la seguridad y salud de su pueblo.

DATO
Es probable que a estas alturas, la población no sabe si votar por el candidato a Socabaya que “tiene los rocotos bien puestos”, o por el del “picante como el rocoto relleno o alegre como la chicha de guiñapo” que postula a la Región.

Compartir

Leer comentarios