Especiales

Volcanes: Un gran potencial geoturístico en el Perú

29 de septiembre de 2018
Cenizas afectan a pobladores de Lluta.

Los volcanes son patrimonio geológico que configuran paisajes espectaculares que deben ser aprovechados de manera responsable para mejorar la calidad de vida de los pobladores que habitan en sus inmediaciones.

En el sur del Perú se ubican 13 volcanes activos y potencialmente activos que si bien representan un riesgo para los 3 millones de personas asentadas en esta zona del país, también constituyen una gran oportunidad para generar desarrollo socioeconómico sostenible en las comunidades, aprovechando su presencia para la creación de circuitos geoturísticos, cuyo principal atractivo sean los volcanes.

Estos circuitos ya se han implementado en otras partes del mundo como en el parque Yellowstone (Estados Unidos), volcanes de Auvernia (Francia), Toya-Usu (Japón), El Arenal (Costa Rica) y en otros lugares donde estas maravillas naturales son visitadas por miles de personas cada año.

PAISAJE DE ORIGEN VOLCÁNICO
Una de las zonas donde se puede introducir el geoturismo –para conocer del complejo proceso evolutivo de nuestro planeta– es el Valle de los Volcanes de Andagua, ubicado en la provincia de Castilla, a unos 130 km. de la ciudad de Arequipa.

Este impresionante paisaje compuesto por un buen número de cráteres surgió producto de una evolución geológica ocurrida en los últimos 100 mil años. En un principio este territorio estuvo constituido de rocas sedimentarias marinas datadas en varios millones de años. Luego ocurrió una intensa actividad volcánica, configurando el actual aspecto geográfico y relieve del valle de los volcanes.

El Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico (Ingemmet) a través de su Dirección de Geología Ambiental y Riesgo Geológico, estudió al detalle la zona y el resultado de la investigación fue una “Guía Geoturística del Valle de los Volcanes de Andagua” donde se resalta la existencia de 24 volcanes monogenéticos.

Los volcanes monogenéticos se forman en un solo ciclo eruptivo que puede durar meses o unos años. Su forma está en función del tipo de erupción, edad o antigüedad y de las condiciones climáticas a las que están expuestos. Los pequeños volcanes están emplazados entre las localidades de Orcopampa, Andahua y Ayo.

Algunos de ellos mantienen una forma cónica simétrica, especialmente los más “jóvenes”, y otros están parcialmente destruidos por el emplazamiento de flujos de lava y la erosión. Los conos más pequeños poseen menos de 400 m. de diámetro y 150 m. de alto, mientras que los conos más grandes tienen entre 1000 m y 1300 m. de diámetro, con una altura de 250 m.

La lava de las erupciones volcánicas cubrieron el suelo, la roca y el drenaje preexistentes en el valle, modificando el curso fluvial y originando lagunas (Mamacocha, Pumajallo y Chachas), y llanuras aluviales, reduciendo considerablemente el ancho del valle.

Asimismo, el emplazamiento de los productos volcánicos sumado a la acción de la lluvia y los afluentes, en su intento de recuperar el nivel base original del valle, han generado espectaculares formaciones en el valle de los volcanes, como cañones, rápidos y cataratas. Uno de los parajes más destacados es el valle escondido de Panahua, donde se ha formado una sorprendente caída de agua; también destacan las cataratas de Sanquillay, Pumajallo y Callahuire.

La biodiversidad es otra riqueza del Valle de los Volcanes. Gracias a la variedad de pisos ecológicos altitudinales se puede hallar diversas especies de flora y fauna. Las más representativas especies vegetales son el lloque, el huarango, el cactus, la yareta, el ichu y la tola; mientras que entre los animales tenemos al guanaco, la alpaca, la vicuña, el camarón, la trucha, el venado, la vizcacha, el zorro, la nutria y el cóndor.

MIRADORES PARA EL SABANCAYA
Otro atractivo geoturístico, es el volcán Sabancaya, situado en la provincia de Caylloma (Arequipa). El coloso inició un nuevo proceso eruptivo en noviembre del 2016 que continúa hasta la actualidad. Las columnas eruptivas de sus explosiones pueden alcanzar los 3 mil metros sobre el cráter.

Precisamente por ello, la Gerencia Regional de Comercio Exterior y Turismo del Gobierno Regional de Arequipa y la Autoridad Autónoma del Colca (Autocolca) solicitaron al Observatorio Vulcanológico del INGEMMET (Ovi) identificar las posibles zonas donde se puedan instalar miradores para que los turistas logren apreciar la actividad eruptiva del macizo.

Los especialistas del Ovi determinaron que los lugares más idóneos para colocar miradores son: Patapampa, Sallalli, Hornillo, Mucurca y Coporaque. Las zonas se sitúan entre los 12 y 30 km. del cráter, ofreciendo seguridad y una vista espectacular para los turistas.
Para la ubicación de los miradores se tuvo como criterio principal, que estén fuera del alcance de los productos letales del volcán, como los flujos piroclásticos, lahares (huaicos), entre otros.

POBLADOS ENTERRADOS
Los especialistas del OVI y vulcanólogos extranjeros, en el marco del “Proyecto Huayruro”, investigan el desastre ocasionado por la erupción del volcán Huaynaputina del año 1600 d.C., considerada la más grande ocurrida en Latinoamérica y provocó el descenso de la temperatura en más de 1°C en el mundo. El macizo se ubica en el distrito de Quinistaquillas, provincia de General Sánchez Cerro, en Moquegua.

La erupción ocurrió el 19 de febrero y la columna eruptiva alcanzó los 30 km. de altura. Los flujos y oleadas piroclásticas con temperaturas superiores a los 400 grados centígrados, calcinaron todo a su paso. Asimismo, lahares (huaicos) se desplazaron por las quebradas del macizo y por el valle del río Tambo hasta llegar al Océano Pacífico.
La ceniza suspendida en el aire fue intensa y llegó hasta Arequipa, localizada a 77 km. de distancia del volcán. Tal es así que la Ciudad Blanca permaneció a oscuras por varios días.

La consecuencia de la terrible explosión fue la desaparición de aproximadamente 30 poblados que quedaron sepultados por los productos volcánicos, y causó la muerte de al menos 1500 personas, además de acabar con la fauna y flora del lugar.

Las investigaciones realizadas por el Ingemmet y científicos extranjeros, permitieron identificar viviendas sepultadas en el sector conocido como Calicanto, en Quinistaquillas. Las estructuras están debajo de la superficie hasta una profundidad de más de tres metros.

El estudio busca identificar las características de la terrible erupción para comprender el escenario eruptivo, sin embargo, también tiene un componente turístico a trabajar con el Gobierno Regional de Moquegua para instalar en la zona un museo y los turistas puedan entender los impactos de la erupción del Huaynaputina.

DATOS
GEOTURISMO. Es un tipo de turismo que resalta la geología y geografía del lugar que se visita, considera el origen, la evolución, el ambiente, la cultura, así como los valores estéticos y la herencia cultural de la zona.

GEOPARQUE. El Ingemmet contribuyó en la elaboración del expediente técnico que sustenta la postulación del “Valle del Colca y el Valle de los Volcanes de Andagua”, ante la Unesco para que se convierta en el primer geoparque del Perú.

Compartir

Noticias Relacionadas

Leer comentarios