Agricultura

Frutos caseros con poderosos antioxidantes, podrían ser alternativa rentable para agricultores

13 de febrero de 2020
El tumbo uno de nuestros frutos más apreciados también es muy beneficioso.

Todos los años los agricultores juegan al azar con los cultivos de la papa o la cebolla. Sin una planificación de los cultivos por parte de la Gerencia de Agricultura, no saben si obtendrán un precio respetable o terminarán por arrojar sus productos a la calle; y es que muy pocos apuestan por la innovación, con productos alternativos que podría tener cosechas rentables, como el tumbo o los cerezos, además de ser altamente beneficiosos para la salud de la población, por su poder antioxidante.

No hay manera de detener el envejecimiento, pero sí de retrasar ese proceso, especialmente por las enfermedades que trae consigo y para ello hay algunas alternativas, como el tener una dieta rica en antioxidantes, que precisamente han sido hallados en el tumbo y en los cerezos, ambos frutos tan comunes en Arequipa, pero a la vez tan menospreciados.

Un grupo de investigadores de la Universidad Nacional de San Agustín (Unsa) decidió no solo investigar sus propiedades, sino también la posibilidad de inculcar entre los agricultores la siembra de ambos frutos, que son muy fáciles de cultivar y especialmente rentables.

Hipertensión arterial, diabetes, arterosclerosis, Parkinson, Alzheimer, cataratas, artritis, entre otras enfermedades, están relacionadas con el paso de los años, con el envejecimiento del cuerpo, al que todos los seremos humanos llegarán algún día, tarde o temprano, la idea es llegar en mejores condiciones.

Los antioxidantes son compuestos químicos que el cuerpo utiliza para eliminar radicales libres, que son sustancias químicas muy reactivas que introducen oxígeno en las células pero que además producen la oxidación de sus diferentes partes, alteraciones en el ADN y otros cambios que aceleran el envejecimiento del cuerpo.

Hay muchos frutos que tienen poder antioxidante como el camu camu de la selva peruana; pero también lo tiene el tumbo, ese fruto carnoso de color naranja, agridulce y de aroma muy agradable, aunque en una menor proporción, pero igual de significativa.

El tumbo es una enredadera que crece a cualquier altura, desde los mil metros; pero especialmente entre los 2 mil 500 metros hasta los 3 mil 400 metros sobre el nivel del mar. A mayor altura le atacan menos las plagas y crece de manera silvestre, explica el investigador principal Juan Lopa Bolívar.

Tiene un alto contenido en vitamina C y se recomienda consumir para problemas renales en la eliminación de los cálculos de riñón y malestares urinarios y se debe a la absorción de hierro que produce, algo que también evita los dolores estomacales.

Estudios también señalan que ayuda a reforzar el sistema inmunológico y por este hecho ayuda a prevenir y combatir enfermedades como el resfrío y la gripe. Además mejora la resistencia a infecciones, formación de colágenos en los huesos y anemia.

Se cree que es una planta nativa de los Andes del Perú, donde crece tanto en la costa como en la montaña y la selva, se diferencia por el tamaño, sabor y color del fruto. También crece en Bolivia, Ecuador, Colombia, Brasil, Chile, donde le han hecho algunas modificaciones genéticas para agrandar en tamaño.

El tumbo es una de las frutas más abundantes tanto en la selva central de la región Junín, como en Arequipa, Moquegua, Huancavelica y San Martín. También crece en abundancia en Huancayo.

Una de las ventajas de esta planta es que produce casi todo el año, por lo que los agricultores no tendrían que esperar un año para la cosecha, señala la tesista de doctorado, Luz Lazo Jiménez.

El paracetamol es un analgésico muy común, casi todo el mundo lo consume, por su efectividad y especialmente por su bajo costo; pero se han hecho los estudios suficientes que comprueban que cuando se excede en su consumo, los daños son mayores en el estómago, donde produce sangrados intestinales, multiplica el riesgo de sufrir ataques cardíacos, además de irreversibles problemas hepáticos.

En los estudios realizados por el equipo de investigadores agustinos, se ha logrado determinar que el consumo regular de tumbo, puede proteger del daño hepático que causa este medicamento genérico y hasta ayudar a revertirlo.

Luz Lazo explica que se hicieron pruebas en laboratorio con ratas a las que se les suministró determinada dosis de paracetamol solo y a otras paracetamol con tumbo. Las primeras terminaron con el hígado necrosado, pero aquellas que también consumieron tumbo, si bien tenían algún daño, no era en la misma proporción que en aquellas que no lo consumieron.

EL CEREZO, CAPULÍ O GUINDA
El cerezo también es un fruto muy común en Arequipa, aunque se extiende por diversos países del mundo. También se le conoce como capulí y en Cotahuasi es la guinda, con el que se prepara un conocido licor.

Las bondades son similares a las del tumbo; pero se trata de un árbol de fácil siembra y que se puede observar en diversos jardines de la ciudad. Se trata de un pequeño fruto de color rojo intenso, que también es considerado un buen antioxidante que crece entre los 2 mil 300 a 3 mil 400 metros sobre el nivel del mar.

Encuentra la nota completa en nuestra edición.

Compartir
loading...

Leer comentarios