Columna

Grupos de Poder PÉ

19 de mayo de 2020
Foto: De Autor

Por Lucas Z. Granda

Hay prácticas que hemos normalizado dentro de la sociedad, en el vecindario, la municipalidad, las ciudades, todo en relación a jerarquías de subordinación, antagónicas y tradicionales, considerando una pasividad en el sentido común de la población, sin agregar una carga positiva o negativa a las acciones cotidianas, mientras respete los cánones del conservadurismo y el ocultamiento, pero no para la opinión pública, verdugo de la ética social. Siendo abstracto en la última idea expuesta sobre la normalidad social, es necesario dar a conocer desde el inicio el pensamiento que gira esta opinión. ¿Hay grupos de poder en el Perú? ¿Qué es la variedad estándar? ¿Debemos vivir como nos digan o como queramos? ¿La educación adoctrina o libera?, son muchas interrogantes en nuestra sociedad, convivimos con ellas durante toda la vida y a veces morimos sin resolverlas.

 La polémica comenzó en un programa de “Aprendo en Casa”, haciendo referencia que “los grupos de poder imponen su cultura, su lenguaje y los estratos sociales”, video mostrado para las y los chicos de 5to de secundaria, siendo muy tibio en esa afirmación la plataforma virtual estatal, pero fue el primer paso para la polémica en la esfera pública, generando diversas opiniones a favor y en contra. Antes de entrar a desarrollar la pregunta ¿si existen o no grupos de poder?, siendo la pregunta ofensiva para las personas que sienten la desigualdad, la pobreza y la indiferencia de sus instituciones públicas día a día, debemos hacer el ejercicio de no descalificar a las personas que han elaborado el video, que lleva mucho tiempo por cierto, sin importar el cargo que ocupan, la ideología que tienen o el enfoque pedagógico que practican, la idea es no juzgar sino debatir argumentos científicos y lingüísticos sobre la variabilidad de los castellanos. Esa tarea es por supuesto para la ciudadanía en general, académicos y personas de a pie, porque no esperamos este cruce de ideas en medios radiales y mucho menos en medios televisivos. Marco Aurelio Denegrí, dejo un vacío en la televisión peruana irreemplazable.

Durante treinta años han sido: el Grupo Romero, Breca, Credicorp, Intercorp (Rodríguez Pastor), Graña y Montero, Gloria (Rodríguez Banda), Telefónica, Cencosud, Falabella y BBVA, son los grupos de poder económico mejor posicionados en el Perú, agrupados por la CONFIEP (Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas). ¿Y han impuesto su cultura y estratificación social? No solo la han impuesto, sino la han transformado de acuerdo a las coyunturas que ha sufrido el país. Solo para citar algunos, en la hiperinflación de 1983 en el primer gobierno del suicida Alan García; la venta de las empresas estatales en 1990 por Alberto Fujimori; el financiamiento de la marcha de los cuatro suyos de Alejandro Toledo; el piloto automático como política de gobierno en el 2012, favoreciendo a las empresas privadas, en el mandato de Ollanta Humala; el financiamiento del plan de gobierno y la campaña presidencial de Pedro Pablo Kuczynski; y el financiamiento de las campañas del 2011 y 2016 de Keiko Fujimori, en plena investigación del Ministerio Público por presunta organización criminal el partido de Fuerza Popular. Nadie aquí duda las intenciones filantrópicas y humanistas que tienen los grupos de poder, transmitidos por su plan anual de responsabilidad social y comunitaria, nadie lo duda, es ironía por cierto. ¿Por qué establecer control y dominación en lo institucional, económico, político, social y cultural? ¿Por qué velan por el bien común? Apoyándonos en Slavoj Zizek, los grupos de poder desean la universalidad hegemónica, y ponen la palabra desean, porque es un anhelo interminable que no tiene límite en las generaciones, en la abundancia de dinero o los bienes que puedas acumular, sino buscan un contenido popular autentico y la distorsión creada por las relaciones de dominación y explotación, que nosotros como ciudadanía hemos normalizado y hasta naturalizado. Para poder cerrar los grupos de poder, Francisco Duran nos hace el alcance de incluir al poder político, agregaríamos la religión, para tener todos los frentes de los grupos de poder.

Definida la existencia de los grupos de poder ¿Qué problema con los diferentes tipos de castellanos? Escuchaba a la arqueóloga y antropóloga Sofía Chacaltana, en el marco del programa de la historia del Perú, promovido por la Biblioteca Nacional, manifestando que “desde el incanato hubo territorios distintos, por consecuencia identidades diferentes”, son 300 millones de personas que hablan castellano en el mundo y ninguna lo habla de la misma manera, teniendo características propias, solo tienes que miran a los diferentes departamentos de nuestro país. Diferencias en: el vocabulario, la pronunciación, la entonación y la gramática, es más, hay diferencias entre grupos etarios: niños, adultos y ancianos. El castellano como lengua viva que es, dejara de usar algunas palabras prestigiosas e incorporará palabras nuevas.

El problema es que hemos aceptado desde nuestro nacimiento la normalidad de las cosas que suceden en la sociedad, siendo impuestas por grupos de poder a través de la educación, adoctrinando a la población. La lingüista Liliana Sánchez menciona que “no hay idioma superior lingüísticamente hablando, pero las personas se lo creen y es la educación la que asume este poder homogeneizador, para ello se recomienda una educación intercultural, conociendo la variedad estándar para que sepan los procesos sociales reflejados en las lenguas”.

Comenzamos esta opinión en el primer párrafo, diciendo que hay un verdugo de la sociedad, y es la opinión pública. Este debate ya se conoce, pero el conservadurismo de algunos periodistas que manipulan, porque eso es lo hacen, dicen que el MINEDU (Ministerio de Educación) envenena a los niños volviéndolos resentidos sociales, creando conflictos, y esa afirmación es una falacia, la educación no debe pintarte pajaritos en el aire sino mostrarte el mundo que te espera y que hay que prepararse para afrontarlo con educación intercultural y con valores ciudadanos.

_______________________________

La confianza que saldremos del COVID

Compartir

Noticias Relacionadas

Leer comentarios