Provincias

Hace 3 años el Sabancaya inició proceso eruptivo

8 de noviembre de 2019
Volcán Sabancaya

El volcán Sabancaya, ubicado en la región Arequipa, empezó su proceso eruptivo hace tres años, el cual representa un alto riesgo de peligro (cenizas y huaicos) para la población del valle del Colca y pueblos aledaños, informó ayer el Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico (Ingemmet).

Jersy Mariño, especialista del Ingemmet, señaló que se ha puesto a disposición dos mapas de peligros por lahares o huaicos y de dispersión de cenizas por el proceso eruptivo del Sabancaya, para que las autoridades regionales y locales puedan definir acciones de prevención.

Este es el mapa de peligros por flujos de lodo o lahares (huaico) del volcán Sabancaya, elaborado por el Ingemmet.
Explicó que los lahares son mezcla de fragmentos de productos volcánicos (ceniza, pómez) de tamaños diversos movilizados por el agua en quebradas y ríos. Se han identificados cinco quebradas más vulnerables, como Hualca Hualca y Japu.

«Poseen alto poder destructivo. La actual erupción ha depositado abundante ceniza y hay un alto potencial de que se generen lahares, algunos pueden alcanzar, incluso, el valle del Colca. La población, las carreteras, puentes y áreas de cultivo están en alto riesgo frente a este peligro», sostuvo a la Agencia Andina.


Tras precisar que el proceso eruptivo del Sabancaya empezó a las 20:40 horas del 6 de noviembre, indicó que «la actual erupción está emplazando abundante ceniza» y para monitorear su dispersión, el Ingemmet instaló 33 cenizómetros.


«Desde enero hasta agosto del 2019 se han hecho mediciones de espesores de cenizas en el sector sureste del volcán y determinó que entre dos y 10 kilómetros hay espesores de 4.7 a 0.5 milímetros; y a 13 kilómetros espesores de 0.3 mm».

Asimismo, en el sector noroeste del volcán se determinó que entre 5 y 9 kilómetros los espesores son de 2 a 0.5 milímetros, respectivamente, y entre 10 y 18 kilómetros, son menores a 0.1 milímetros.

Mariño refirió que la ceniza contamina fuentes de agua, afecta las actividades agrícola y ganadera, y también genera problemas de salud en las personas.

Dijo que cuando más fina es la ceniza, más nociva es para la salud; al estar en contacto con ella puede provocar irritación en la vista, problemas respiratorios y gastrointestinales.

El especialista advirtió que a diferencia del proceso eruptivo del volcán Ubinas (Moquegua), en el cráter del Sabancaya, desde febrero del 2017, se emplaza un domo o cuerpo de lava, en forma paralela a las explosiones.

«Este cuerpo ha ido creciendo en el cráter del volcán y en 2019 su crecimiento se ha acelerado. Ahora cubre prácticamente todo el sector norte del cráter, que tiene 200 metros de profundidad», detalló.

Compartir

Leer comentarios