Arequipa

Hasta cuándo Majes Siguas II

2 de enero de 2020
Megaproyecto lleva varios años estancado para perjuicio de la región.

Con cierta periodicidad, es decir, de vez en cuando, salen algunos expertos y politólogos informando que la adenda 13 ya sale para determinada fecha. Solo en el año pasado hemos tenido casi 10 menciones a que esto sale.

Por: Huber Valdivia P.

Creo que Arequipa no merece que se siga tratando a nuestro querido proyecto como una plataforma de intereses, y sin realmente tratar el proyecto Majes, como un anhelo y quimera de todos los arequipeños, para tener una visión o luz de desarrollo que se merece esta región.

El tema de Majes empezó hace más de 80 años con la visión de Carlos Sutton y de Rosendo Chávez, quienes sientan las bases para desarrollar la zona desértica de nuestro país. En la década del 70/80 se inicia la construcción de la primera etapa de Majes, con algunos graves problemas en su consolidación como un proyecto integral.

Después de varias tentativas y engaños, el 2005 se reempieza el esfuerzo de construir la segunda etapa, en Siguas, ese año, se constituyó la Comisión Multisectorial para evaluar la participación del sector privado en la ejecución de las obras del proyecto Majes-Siguas II Etapa. El monto considerado alcanzaba a 259.87 millones US$.

En los estudios de viabilidad del proyecto, setiembre del 2007, la cifra se eleva a 266.51 millones de dólares, para luego se solicita verificación de viabilidad y se llega a 391.85 millones en febrero del 2010. Mediante la adenda 9, en diciembre del 2014, el nuevo monto alcanza los 550.44 millones de dólares.

Para finalmente en recibir por parte del concesionario la propuesta de cambio tecnológico cuya inclusión elevaría el costo del proyecto 655.01 millones.

En ese año, después de la convocatoria, se presentan 12 empresas y luego de la apertura del primer sobre, solo califican 4 de ellas. La apertura del sobre 2, programada para el primer trimestre del 2007, luego, se entra en una “tromba burocrática” y este sobre se abre después de 4 años. Ripley.

El 1 de diciembre de 2014, el Consejo Regional de Arequipa acordó autorizar la suscripción de la adenda 9 al contrato de concesión. El monto se eleva a 550.4 millones de dólares. Con esta referencia en su momento el Consejo Regional asume responsabilidades por la adenda 13.

El 28 de junio del 2018, el concesionario presenta propuesta de la adenda 13, elevando al monto de Majes Siguas II a 655.01 millones de dólares, es decir, 2.5 veces más del monto inicial.

DISMINUCIÓN DE LA OFERTA DE AGUA DE ANGOSTURA
Después de la sentencia del Tribunal Constitucional, el caudal ecológico se eleva de 1.14 m3/seg a 2.4 m3/seg., y según estimaciones recientes, el desbalance es de 39.73 MMC/año, y no de 59.92 MMC/año como lo ha manifestado el concesionario. Es decir, el principal argumento es la

DISMINUCION DE LA OFERTA.
Este “bache” hídrico representa el 7.49% del compromiso de 530 MMC para la pampa de Siguas, y modifica lo considerado en el contrato.
Bajo esta misma línea de problemas en la oferta de agua, debió buscarse otras alternativas como incrementar la reserva de agua con nuevos represamientos en Sañu, Cayomani, o Sibayo o alguna represa en el Alto Siguas. Estas alternativas son de menor costo, y que era necesario evaluarlas antes de proponer una adenda con costos elevados.

MODIFICAR LA PERSISTENCIA DE CAUDALES
Seguimos con el argumento de la mejora de la oferta, una garantía del despacho de caudal se determina con la persistencia de caudales, en casi todos los proyectos de riego en el país (Olmos, Chavimochic, Alto Piura, entre otros), se considera una persistencia del 75%. Pero en la Etapa de Viabilidad del Proyecto, el MEF y ProInversión, consideraron una persistencia de 85%. Si se reduce esta persistencia no habría necesidad de modificar el esquema económico de la concesión, y sin necesidad de mayores inversiones. El Minagri, con el soporte del ANA, podría hacer nuevas corridas de balance hídrico.

En conclusión, con esta nueva persistencia, tranquilizamos al concesionario y les estaríamos asegurando los 530 MMC considerados en el contrato. Sin ninguna inversión adicional.

EL CAMBIO TECNOLÓGICO
El concesionario esgrime nuevas circunstancias que lo lleva a proponer un cambio tecnológico, con propuestas del ahorro de agua.

a) Por los canales abiertos, argumentan que las pérdidas por evaporación son de 0.14 MMC/año, esto representa 0.000264 % del volumen hídrico. Poco significante.

b) Reportan que en los últimos años la temperatura se ha incrementado a 0.078°C/año. Concluyen que esto muestra el cambio climático en la zona.

c) Pérdidas de 26.5 MMC consideradas en la viabilidad del proyecto, en el 2010. ¿Acaso eso no lo sabía el concesionario cuando ganó la concesión?

d) Proponen la conducción del agua en un sistema de tuberías bajo presión. Nos preguntamos, ¿si esto justifica una inversión de 105 millones de dólares?

RESERVORIOS CON GEOMEMBRANA
Hasta aquí le hemos dado énfasis a la parte económica, pero hay detalles de carácter técnico que pone en duda la calidad de este proyecto, de gran envergadura.

El sistema de distribución y almacenamiento dejan muchas dudas, considerar 6 reservorios para un área agrícola de 38 500 has, y algunos con una capacidad que alcanzan los 160 000 m3, con un sistema de impermeabilización a base de geotextil y lámina HDPE de 1-5mm de espesor. De aquí salen muchas inquietudes, cómo van a operar si proponen utilizar un sistema de desarenadores o sedimentadores para la calidad de agua en la región. La experiencia desde hace 40 años con equipamientos similares en San Camilo y Majes indica lo complicado por mantener las partículas menores a 5 mm., por tal razón utilizan reservorios de concreto armado, que pueda sostener limpieza evacuando los sedimentos utilizando maquinaria unos 2 veces al año. Aquí la pregunta, ¿cómo van a limpiar los reservorios en Siguas, si estos son construidos con geomembrana?

SISTEMAS PRESURIZADOS
El concesionario plantea la presurización del riego a nivel de parcela, con financiamiento del Estado peruano, cuando en el esquema en el contrato original, se establecía que este componente estaba a cargo de los nuevos propietarios.

Argumentos de “ahorro”, o que se agiliza el proceso de incorporación de nuevas tierras son frágiles.

Conforme a la propuesta de cambio tecnológico, y al esquema presentado por el concesionario, hay puntos críticos en el sistema con una presión de 16.36 bar, equivalente a una carga de agua de más de 166 metros. Como referencia indicamos que en los sistemas convencionales y exitosos esta altura de carga no supera los 50 metros, energía suficiente para operar aspersión o goteo.

La respuesta para reducir las presiones es el empleo de reductores de presión. Nos gustaría conocer experiencias de esta característica, y con tuberías de diámetro de 2.49 de diámetro. Y además se requiere que se sustente la operación y mantenimiento con tuberías de este diámetro. Es de imaginarse la rotura de estas tuberías, y la necesidad logística para reponerlas en un lapso de 4 días, tal como es la frecuencia de riego máxima para este tipo de suelos. Es de imaginarse los perjuicios que se pueden venir y las responsabilidades respectivas.

INFORME DE LA CONTRALORÍA
Se establece con claridad para aceptar el cambio tecnológico se requiere la opinión previa del Supervisor Especializado y el acuerdo común del concesionario y el concedente. Aspectos que no se están dando, a pesar de transcurridos más de dos años de la propuesta del cambio.
En el Informe de Acción Simultanea N° 748-2018 CG/APP-AS de la Contraloría General de la República, del 21 de agosto del 2018, hace dos atingencias al proceso de Majes Siguas II:

a) …”se advierte el riesgo de que la adenda a ser suscrita entre las partes no cuente con el debido sustento técnico”
b) La Contraloría, acota que un aspecto relevante es … “No tener en cuenta las observaciones efectuadas por la supervisión respecto a las nuevas demandas de agua argumentada por el concesionario, generaría el riego de suscribir una modificación contractual sin contar con el debido sustento técnico”.

Detalles que siempre deben pasar por la opinión técnica de la supervisión especializada, y según versión de los funcionarios del Gobierno Regional, por asuntos técnicos y económicos hace varios meses no hay una relación fluida con la supervisión. Recordemos que esta asume responsabilidades ante cualquier modificación al contrato.

BALANCE HÍDRICO
Es necesaria efectuar una revisión del Balance Hídrico, que tenga como premisa estimaciones optimistas, que el periodo de incorporación de tierras de 5 años, genere una acumulación de reserva de agua en Angostura de 930 MMC. Con este volumen se podría atender más de 37 años la demanda de Siguas. Enfatizando que la concesión considera un horizonte de solo 16 años, con esto se cubre holgadamente el déficit hídrico ocasionado por el incremento del caudal ecológico del rio Apurímac (29.7 MMC/año)
Con esta alternativa no requerimos de adenda alguna.

CONCLUSIÓN
Los argumentos de una menor oferta de agua de Angostura, por modificación del caudal ecológico en el río Apurímac, el cambio climático, y la alta evaporación de los canales, no son suficientes razones para considerar un monto adicional de 105 millones de dólares.

Hay alternativas para asegurar el despacho de 530 MMC de Angostura, sin invertir nada. Hay que estudiarlas en el más breve plazo.

Con una participación efectiva de la ANA-MINAGRI, estudiar la modificación de la persistencia de caudales de 85 a 75%, y desaparecía la preocupación de invertir 105 millones de dólares.

Efectuando un nuevo balance hídrico, podríamos obviar la adenda 13.

En caso se apruebe esta adenda, poco convincente, nos preguntamos quién va a asumir responsabilidades: a) ¿El Gobierno Regional? b) ¿El concesionario? c) ¿El supervisor especializado?, d) ¿El MEF? e) ¿Proinversión? f) ¿El Minagri? g) ¿El Consejo Regional de Arequipa?

Compartir
loading...

Leer comentarios