Arequipa

“Hay que ver al virus no como un enemigo, sino como un maestro”

31 de octubre de 2020
Naomi Klein, periodista, invitada al Hay Festival Arequipa.

La reconocida periodista Naomi Klein analiza cómo el mundo enfrente la pandemia y cómo hacer para aprender lecciones de la situación que vivimos. Además considera un peligro que Donald Trump gane las elecciones de este martes en Estados Unidos.

Por: José Carlos Mestas

Fue en Puerto Rico donde le enseñaron a mirar la naturaleza con otros ojos. Había pasado un huracán con su mancha de destrucción y caos. Pero los damnificados no estaban derrotados, “pues me dijeron que les había grandes enseñanzas”. Tomaron a este fenómeno de la naturaleza como un maestro.

“Las crisis sirven para descubrir la realidad”, asegura la periodista Naomi Klein quien se ha convertido en una de las más duras críticas del capitalismo neoliberal y del actual proceso de globalización.

Para graficar cómo la pandemia ha afectado de manera diferente a ricos y pobres, comenta lo ocurrido en Estados Unidos; “si tienes dinero vas a una clínica particular y lo más probable es que salgas recuperado, pero a los más pobres solo les queda los hospitales, ahí está la mayor cantidad de muertos”.

Otro sector donde vemos cómo este actual modelo de desarrollo solo beneficia a los más adinerados, es la educación. “En un aula quieren meter a más de cuarenta niños sin el distanciamiento necesario, la consecuencia es que los contagios van a aumentar”.

Sobre el retorno a las actividades productivas, señala que el capitalismo quiere volver al ritmo anterior de producción “pero con mucha muerte, por volver a lo normal que ya era una crisis de por sí”. 

Tal vez refiriéndose a varios países europeos y también Estados Unidos que están experimentando la famosa “segunda ola” con miles de contagiados diariamente y se calcula que solo empeorará en noviembre. “Vemos a los seres humanos como simples máquinas”.

Por eso considera necesario aprovechar las enseñanzas de la actual pandemia, “el fin de la economía debería ser no acumular riqueza sino cuidarnos”. Parte de esta visión errónea de la sociedad de consumo es cómo la gente compró ingentes cantidades de papel higiénico, “lo hacían porque pensaban que así se protegían”.

“Lo más importante no es lo material, es la salud de los nuestros, de nuestros amigos y de nuestros familiares. Debemos aprender las lecciones y una de ellas es no salir de compras. Además que no somos islas autosuficientes”.

Esto último en relación a como el virus rápidamente se expandió en todo el mundo y comenzó a contagiar a millones de personas. El capitalismo nos hizo vivir una fantasía pues cuando la gente tuvo que recurrir a los hospitales, no había lo suficiente para salvar vidas.

De ahí que debemos ver a la pandemia como un “catalizador” para girar hacia un nuevo modelo de sociedad, un nuevo modelo de economía, más humana y más solidaria. Para esta periodista, un ejemplo de que esto es posible es Nueva Zelanda, “donde solo hubo veinticinco muertos hasta el momento, en cualquier lugar de Estados Unidos era la cifra de fallecidos en un día. Claro que su economía ha caído en un doce por ciento pero pusieron por delante a las personas antes que la economía”. Hubiera sido interesante conocer su opinión sobre la situación que vivimos en nuestro país.

DERROTAR A TRUMP

La primera parte del conversatorio con Naomi Klein en el marco del HAY Festival estuvo destinada a analizar la figura de Donald Trump y las elecciones que se vienen desarrollando en este país.

Ante la pregunta de si considera que puede ganar la reelección, la respuesta es clara y directa: Sí. Aunque espera que no ocurra, por eso es que se ha sumado a una campaña de concientización para que la mayor cantidad de gente vote por Joe Biden, “aunque sea tapándose la nariz”.

Recordó que ella hizo campaña por Bernie Sanders, considerado como el ala izquierdista de los demócratas y que fue derrotado en las primarias, como se conoce en este país. Lamenta que haya ganado un candidato cuyo único eslogan de campaña es haber sido vicepresidente con Barak Obama.

¿Por qué evitar que Trump siga en el poder?

Porque representa a los sectores más reaccionarios de la sociedad norteamericana, a los que califica como “supremacistas blancos cristianos”. 

Recuerda el programa de televisión “El aprendiz” de Trump donde todos eran rubios y ejercían poder. “Es una imagen de cómo es su manera de pensar y que no es solo él sino de un grupo de personas”.

Comenta que hay un club de líderes de extrema derecha donde están Bolsonaro o Duterte unidos no solo por lazos de amistad, sino porque comparten estrategias para ganar y quedarse en el poder usando noticias falsas. “Incluso tienen un manual, un manual fascista sobre el poder”.

Es difícil derrotarlos porque tienen una narrativa, tienen una historia de “creerse superiores, de que son mejores, que están construyendo el reino de Dios, es decir, tienen una narrativa muy destructiva y también más poderosa”.

¿Qué hacer frente a esta avanzada?

“Necesitamos una visión de futuro, no lo hacemos en serio” ante la pregunta si quienes luchan contra el racismo o las feministas están desunidos y considera que si, “solo presentamos listas de prioridades pero esa no es una visión”.

Una narrativa solo se puede combatir con otra narrativa, ese parece ser el consejo de Naomi Klein. 

“Necesitamos historias para criticar esa fantasía y que nos dé una misión de cuidado y reparación de la naturaleza. Tenemos que arreglar el desastre del capitalismo, vemos cómo están los hospitales y los colegios”.

Además considera que con Trump en el poder se viven momentos de profunda inseguridad, por eso considera fundamental derrotarlo este martes, “para vivir humanamente”. Un triunfo no por pocos votos, sino mayoritariamente porque “de no hacerlo así se desatará el caos”. 

El libro “No logo”, con el cual se hizo reconocida esta periodista, es un análisis de las marcas de empresas multinacionales. El periodista le señala que todo lo publicado en ese libro hace años solo ha emporado y si considera a Trump un ejemplo.

“Claro que sí, Donald Trump es una marca, se construyó como una estrella de televisión. Es una forma del capitalismo donde se vende una idea. Es un negociante terrible, le ha ido mal en todos los negocios que ha emprendido pero es buena vendiendo una fantasía, su marca”.

Respecto a las denuncias como evasión de impuestos, asegura que los demócratas se equivocan porque así no van a poder derrotarlo, “es muy listo, muy astuto, vende bien su marca supremacista y por eso tiene apoyo”.

LOS JÓVENES

El futuro no es desalentador. “Hay un cambio, se están concientizando”, señala respecto de los jóvenes.

Un ejemplo de esta concientización podría ser lo ocurrido en Chile. Fueron adolescentes, escolares, quienes iniciaron las protestas que terminarían con la votación del domingo y donde han decidido cambiar la constitución herencia de Pinochet.

“Hay mucha ira de no tener un futuro, pero luchan, protestan por el futuro. Se enfurecen contra los que destruyen su proyecto de futuro. Además que no soportan el capitalismo”. Un ejemplo para ella es Greta Thunberg, quien decidió no ir al colegio un día a la semana porque los gobiernos no combaten el cambio climático.

Compartir

Leer comentarios