Política

Iglesia ofrece mediar en diálogo sobre Tía María

12 de julio de 2019

El arzobispo de Arequipa, monseñor Javier del Río Alba, invocó a tender puentes de diálogo entre las partes en disputa por el proyecto minero Tía María. Si bien este escenario debe ser propiciado por el Gobierno, la Iglesia estaría en capacidad de intervenir como mediador.

El representante de la Iglesia católica enterado de las reacciones, a favor y en contra, tras la entrega de la licencia de construcción al proyecto cuprífero de la minera Southern Perú, pidió serenidad para concretar el diálogo antes de que se genere una situación de violencia.

“Se debe tender puentes y promover el diálogo. Los seres humanos estamos llamados a no construir muros, sino puentes, y el mejor puente es el diálogo. En esta situación todavía conflictiva evitemos echar más leña al fuego y que se propicie al diálogo liderado por el Gobierno. Le corresponde al Estado velar por todos los peruanos”, dijo tras ser consultado sobre su opinión respecto a las declaraciones del gobernador regional Elmer Cáceres.

Monseñor precisó que la Iglesia podría sumarse a este esfuerzo, siempre y cuando se propicien las condiciones. En este escenario un obispo o un cardenal podrían participar en las conversaciones como mediadores.

Para ello se requiere tres aspectos: primero que todas las partes estén dispuestas al diálogo; que todas inviten en forma conjunta a través de la Conferencia Episcopal Peruana la participación de la Iglesia católica; y tercero evitar la violencia de por medio.

Recordó que en el conflicto en torno a la mina Las Bambas, monseñor Miguel Cabrejos tuvo una participación importante para resolver el problema con la comunidad de Fuerabamba, que tenía una serie de exigencias.

Del Río Alba reiteró que el camino del diálogo, aunque tome más tiempo, es el que da mejores resultados para una u otra parte.
Invocó a la comunicada del valle de Tambo, que inicia el lunes una huelga indefinida, a manifestar sus puntos de vista en forma pacífica, respetando el derecho del prójimo. También a no atentar contra la propiedad privada, ni la libre circulación de los demás.

Compartir

Leer comentarios