Nacionales

Incremento de denuncias de violencia contra la mujer sobrepasa capacidad de los CEM

26 de octubre de 2019
Once mil denuncias se presentaron en los centros de emergencia mujer.

Falta personal para lograr una adecuada atención en estos centros de emergencia.

En la presentación del informe de Centros Emergencia Mujer, de la segunda supervisión a nivel nacional y regional, datan más de 11 mil denuncias de casos de violencia registrados en 11 centros de emergencia supervisados en los primeros ocho meses del 2019. Arequipa es tercera de las nueve regiones con más altos índices de violencia a nivel nacional.

Los tipos de modalidades de violencia que inciden en la región ya no es solo violencia familiar, física y sexual, se han recibido denuncias de acoso callejero, acoso sexual en el trabajo, violencia con personas con discapacidad, en lo que va del año.

Ángel Manrique Linares, jefe de la Oficina Defensoría de Arequipa, advierte que estas agresiones se están superando en la actualidad. Añade que se debería dar énfasis a la problemática como un tema de falta de cultura en la población.

La violencia en Arequipa se ha ido incrementando raudamente desde el 2018 hasta la actualidad, presentando sobrecargas de denuncias y falta de supervisión permanente de los casos. En las periferias de la región no hay una atención óptima, según datos proporcionados por la Defensoría del Pueblo, según informe de los CEM 2018.

Somos conscientes se pueden dar normas y políticas el tema de violencia, pero se debería dar énfasis tal problemática como un tema de falta de cultura en la población.

En lo que va del 2019 se encuentra un déficit del profesional que se debe a que en más de la tercera parte de los Centros Emergencia Mujer (CEM), no tiene un espacio de reunión y capacitación para abordar el agotamiento profesional. El 55% de los trabajadores de los centros requieren de capacitaciones anualmente.

Alineados a problemas de infraestructura, atención de la problemática y supervisión discontinua de denuncias. La creciente problemática se debe al mal manejo de la gestión, administración y presupuesto, por tanto los centros presentan falta de personal comprometido.

El funcionario recalcó que las personas que laboran en un CEM requieren un acompañamiento permanente tanto legal y psicológico, ya que también son denunciados por defender derechos.

Dilia Urquiza Valdivia, coordinadora regional del Programa Nacional Contra la Violencia Familiar, dijo: “Se necesita llevar una gestión en trabajo articulado con las diferentes instituciones públicas, involucrando al Poder Judicial, miembros de la defensa pública para tener un trabajo articulado».

DATO
El MIMP implementará cuatro nuevos Centros de Emergencia Mujer este año, en los distritos de Socabaya (1), Miguel Grau (1) y en la provincia de Islay (2).

Compartir

Leer comentarios