Coronavirus Arequipa

Incumplimiento de cuarentena por necesidad e irresponsabilidad

18 de junio de 2020

La crisis económica apremia obligando a las personas a buscar cualquier forma de sustento.

El aislamiento social en Arequipa se ha roto. La necesidad de trabajar para vivir ha hecho que las personas salgan a las calles para trabajar de forma ambulante, vendiendo todo aquello que se necesita ahora: desde mascarillas artesanales, desinfectantes, guantes, entre otros, hasta productos de primera necesidad.

Son las nueve de la mañana y en el Puente Bolognesi de la ciudad, se encuentra un joven vendiendo limones en una carreta móvil. Tiene cerca de 30 años y la necesidad lo ha obligado a salir a vender. Metros más allá las personas parecen haber olvidado que nos encontramos en medio de una pandemia.

Con más de 7 mil personas contagiadas con la COVID-19, muchas de ellas salen de sus casas sin tener una necesidad clara para ello. En la calle Consuelo, un señor de 75 años camina apoyado de un bastón. Tiene una mascarilla puesta y no lleva nada en las manos. Al parecer no presenta ningún malestar y se dedica a mirar los puestos de venta que se han abierto en la zona. En el mercado San Camilo, vendedores ambulantes, y personas caminando sin guardar la distancia de un metro, son la muestra de que la cuarentena ya no existe.

En los distritos se vive una historia similar. Comunas como las de Cayma, Hunter, Paucarpata, se ve a personas que son consideradas como vulnerables, es decir que tienen problemas de sobrepeso y superan los 60 años de edad, desplazándose para realizar sus compras.

En los buses de transporte público que comenzaron a circular desde este lunes, también se ve una realidad similar. Adultos mayores, y madres de familia, acompañados de sus hijos, salen de sus viviendas olvidándose del estado de emergencia, la muestra clara de que la irresponsabilidad, si bien no es todo el problema, también forma parte del mismo que ha puesto en una situación crítica a la región.

Compartir

Leer comentarios