Arequipa

Intentan realizar entierros clandestinos en cementerio de Mariano Melgar

4 de julio de 2020
Personas intentan enterrar a parientes en horas de la noche.

Autoridades y vecinos buscan evitar que inescrupulosos realicen entierros de fallecidos por COVID-19 sin cumplir el protocolo de salud. Durante cuarentena los sepelios se incrementaron en cementerio de Jerusalén.

Debido a la pandemia falta concluir la construcción del cerco perimétrico del cementerio de Jerusalén en el distrito de Mariano Melgar, lo que ha propiciado la vulnerabilidad del campo santo respecto a la presencia de malos vecinos y funerarias que habrían intentado realizar entierros no autorizados por la comuna distrital durante el estado de emergencia a causa del nuevo coronavirus.

La gerente de Desarrollo y Proyección Social, María Pluvia Motta, informó que en ocasiones se ha tenido que hacer uso de la presencia policial y los serenos para disuadir a las personas que incluso trataron de enterrar a sus difuntos en hora de la noche.

Esta situación se ha hecho más recurrente debido al incremento de las defunciones. Según la funcionaria en los meses anteriores al estado de emergencia, el campo santo El Ángel que se ubica en el pueblo joven Jerusalén, recibía entre tres a 4 difuntos por semana. Ahora son 2 a 4 diarios en algunas ocasiones, y que corresponden a fallecidos de otros distritos y no solo de Mariano Melgar.

Explicó que tras hacer una evaluación de los servicios funerarios que se realizaron durante la cuarentena, se evidenció que el 90 % de los entierros eran de personas foráneas al distrito, y el 10 % restante eran vecinos.

La preocupación de la comuna distrital es que esos entierros no autorizados, que se pretenden hacer por la fuerza incluso con escándalos, representan un peligro sanitario para la comunidad que rodea el campo santo.

La inhumación de los cadáveres de personas que hayan dado positivo a la COVID-19 requieren de un protocolo riguroso para evitar posibles contagios, y más si el lugar está en un área urbana, rodeada de población, como es el caso del cementerio El Ángel. Por ello no se hacen sepelios en tierra. Se ha dado opción a las familias para el uso de nichos en los que pueden depositar las cenizas de pacientes que murieron por COVID-19, sin embargo, por el costo los casos son escasos.

Para evitar los sepelios clandestinos los vecinos de la zona se han organizado para estar vigilantes, e incluso usan silbatos y advertir una situación de riesgo. Asimismo, el cementerio cuenta con vigilantes para custodiar el campo santo principalmente en las noches que es más vulnerable.

La construcción del cerco perimétrico del cementerio quedó paralizada ante el inicio del estado de emergencia por el coronavirus. Luego que las restricciones se levanten se podrá culminar el cerco y evitar los ingresos clandestinos.

María Pluvia, manifiesta que al comprender la necesidad de las familias que pierden a sus seres queridos a causa del coronavirus, en ocasiones los han derivado a otros cementerios, como el Cebollar en Paucarpata, que aún cuenta con capacidad para las inhumaciones en tierra.

Por ahora la autoridad municipal ha resuelto dar prioridad a los sepelios de vecinos de la jurisdicción, esto para no agotar la capacidad del cementerio El Ángel, tanto en nichos como las inhumaciones en tierra.

Compartir

Leer comentarios