Cultura

Javier Arias Stella, un legado de servicio

5 de julio de 2020

«La leyenda Arias Stella permanece palpitante y se acrecentará aún más con el transcurrir del tiempo».

En plena juventud, Javier Arias Stella, sube por los peldaños de la fama científica, política, educativa y junto a su generosa pero firme personalidad al imperecedero  respeto colectivo. Su muerte el 25 febrero de 2020 acrecienta el aprecio que se tenía de él en vastos círculos académicos, cívicos, diplomáticos y políticos.

Por: Javier Díaz Orihuela

Su figura a lo largo de 95 años de existencia deja profunda huella. No está materialmente con nosotros, pero quienes tuvimos el honor de conocer de cerca sus inquietudes, sueños, éxitos y frustraciones, así como, todos aquellos que por referencias sabían de los méritos científicos y cívicos por él logrados, no dejamos de extrañar la calidez de sus intervenciones públicas como, en la privacidad, su munificente trato personal.

Javier Arias Stella, es toda una leyenda en el ámbito de la medicina  contemporánea peruana. Científico de vocación y  de eficacia comprobada con logros en el ámbito patológico, reconocidos en el país e internacionalmente por academias de medicina, círculos de investigación, prestigiosas universidades, médicos patólogos. Además de maestro universitario, permanente escritor sobre temas de salud. Gran parte de su existencia la dedica  a ejercer con lealtad la política desde  1956 en donde integró el grupo fundador, liderado por Fernando Belaúnde, del movimiento que se llamó y se llamará siempre: Acción Popular.

Percibía la gratitud de miles de madres y de orgullosos padres desde el instante en que él descubre que un tipo especial de patología uterina, considerada cancerígena, no lo era. La comunidad científica internacional la calificó con el nombre de “Reacción Arias Stella”, salvando muchas vidas dando oportunidad a un sin número de gestantes alcanzar la satisfacción de ser madres. 

Junto a destacados científicos aparece el nombre del médico peruano. Así en el reconocido y afamado “Diccionario Enciclopédico Ilustrado de Medicina Darlan”, en donde se consignan las más significativas investigaciones sobre la salud, un espacio importante está destinado a la “Reacción Arias Stella”. Sin la menor duda, importante reconocimiento a su invalorable descubrimiento patológico.

Su civismo iba de la mano con la investigación patológica. En varias ocasiones desempeñó el cargo de ministro de Estado en los despachos de Salud y de Relaciones Exteriores. También como embajador ante las Naciones Unidas ONU. Esos cargos políticos son desempeñados con la más estricta pulcritud y eficiencia. Hasta hoy se encuentran en pleno servicio la red de hospitales que planificó, edificó y puso en marcha en el primer gobierno de Fernando Belaúnde. Asimismo en su despacho de Canciller, se trazó la estrategia para que un eminente diplomático peruano Javier Pérez de Cuéllar, alcanzara la Secretaría General de la ONU. Figura ya en la historia, sus denodados esfuerzos, secundado al presidente  Fernando Belaúnde, para alcanzar la paz entre Inglaterra y Argentina, planteamiento que culmina con la aprobación del Secretario de Estado norteamericano Alexander Haig, no obstante interrumpida  por la orden de la “dama de hierro” Margaret Thatcher, de hundir el buque insignia argentino Belgrano. Sin ser diplomático de carrera como fueron también los prestigiosos Toribio Pacheco y Víctor Andrés Belaúnde. Javier Arias Stella brilló con luz propia en la búsqueda internacional de la paz, lamentablemente abortada.

Su nombramiento de presidente del Consejo de Ministros estaba por firmarse en noviembre del año 2000, al inicio del gobierno del presidente Valentín Paniagua, pero enterado de la franca simpatía de Javier Pérez de Cuellar por el nuevo Gobierno Transitorio, previa consulta con el presidente, llamó al ex Secretario General de la ONU en París y coordinaron su retorno a Lima, para juramentar como presidente del gabinete ministerial. Muestra de desprendimiento en aras de encontrar beneficiosos resultados para el país, como así lo fue.

En el campo de su profesión, es honrado con diversos títulos académicos: profesor visitante, profesor honorario, profesor consultante, investigador en las facultades de patología de la universidad de Harvard, del Royal College Pathology de Londres, de las universidades: Cleveland, Pittsburg, Galvestong, Howard de Washington,  Baltimore, Venezuela, Tucumán,  de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, Kelligs Foundation, Memorial Sloan, Kattering Cancer of New York. Además, presidió la Academia Peruana de Medicina y fue miembro honorario de la Academia Nacional de Medicina de Chile.

DATO

Resulta extraño que un laureado investigador, comparta esa vocación científica con otra con tanta o más fuerza: La política. ¿Será que el servicio a sus congéneres no solamente lo apasionaba sino lo envolvía en una ola de laboriosidad y creatividad, reconocida y respetada por leales correligionarios y hasta de transitorios adversarios políticos? La leyenda Arias Stella permanece palpitante y se acrecentará aún más con el transcurrir del tiempo.

Compartir

Leer comentarios