Arequipa

LA APACHETA Y EL PUENTE GRAU

11 de abril de 2015
LA APACHETA Y EL PUENTE GRAU
 
Por: Victor Escobedo Tupia
 
Todo el mundo conoce la ubicación del Puente Grau y del cementerio de la Apacheta pero ¿conocemos su historia? de seguro que la mayoría no tiene ni idea. Esto no es de extrañarse, aún no han implantado un curso sobre historia de Arequipa, ni en colegios, ni en institutos, ni en universidades. Tratemos de remediar esto (aunque sea un poco) hasta que alguna autoridad se “digne” en prestar atención al pedido de respetados personajes contemporáneos, que reclaman la creación de una materia dedicada a Arequipa y su identidad.    
 
1. El Cementerio de la Apacheta: Según Guillermo Zegarra Meneses en su libro “Arequipa, en el paso de la colonia a la República”, la construcción del Cementerio General fue una idea que se formuló desde la época del Obispo Luis Gonzaga de la Encina y Perla (ZEGARRA, 1983; 24). Ya en 1825 Simón Bolívar ordena la construcción de un panteón extramuros. Artemio Peraltilla Díaz en su obra“Periodismo Arequipeño en la Emancipación del Perú”nos dice que la obra se encomendó al Deán Manuel Fernández de Córdova y contó con la colaboración de los señores: Dr. Evaristo Gómez Sánchez, Coronel Manuel Amat y León, Sr. Prefecto B. General D. Antonio Gutiérrez de la Fuente y el Comandante General D. Juan José Salas (PERALTILLA; 1971; 266). Don Mariano Felipe Paz Soldán en su famosa obra “Geografía del Perú” indica que la obra se inició en 1826 (PAZ, 1862; 445). El 17 de setiembre de 1833 se inaugura oficialmente el cementerio. Para esta ceremonia se traen los “supuestos” restos del poeta Mariano Melgar que se encontraban sepultados en la capilla de Santiago en Umachiri (Puno). 
 
2. El Puente Grau:En el año de 1881 el Municipio de Arequipa había acordado hacer un nuevo puente sobre el río Chili. SegúnJorge Bedregal La Vera en su estudio “El Puente Grau. Algunos aspectos históricos” la obra fue entregada al arquitecto italiano Juan Albertazzo (BEDREGAL, HISTORIA 7, 2007; 153). Desafortunadamente la guerra contra Chile impidió que el proyecto se desarrollara con normalidad y fue pospuesto hasta 1884. El 3 de junio ese año se entregó la obra a los arquitectos; Juan Agustín Rodríguez Prado y Manuel H. Prado yel 14 de julio se iniciaron las obras desviando el cauce del río. En agosto se establecieron los primeros machones. En 1885 se iniciaron campañas para rellenar las pendientes existentes en la calle Ayacucho (actual calle Puente Grau) y la subida hacia Yanahuara. Se trajeron escombros que se tenía desde el terremoto de 1868, la mayor parte de estos provenían del desaparecido Convento de san Camilo y del convento de San Juan de Dios, además algunas casonas destruidas. Para “1886 ya se habían terminado los cuatro machones hasta sus cornisas y dos de ellos con cinco filas de sillar para el arranque de los arcos, quedando cerrado el primero de ellos, correspondiente a la ribera de Yanahuara el 2 de agosto del mismo año”(BEDREGAL, HISTORIA 7, 2007; 153). El 12 de marzo de 1887 se terminó de cerrar al arco central, para esto se celebró una ceremonia que apadrinó el alcalde Luis Llosa. Según Juan Guillermo Carpio Muñoz en su libro “Texao, Arequipa y Mostajo” para el 2 de mayo del mismo año se cerró el último arco del puente donde también se celebró una ceremonia (CARPIO, VOL. 3, 1983; 24). Sin embargo el puente no tenía las vías adecuadas para su ingreso. Estas vías fueron construidas en faenas gratuitas y voluntarias de pobladores y de soldados del batallón Tarapacá. El 15 de diciembre de 1888 es declarado el transito libre por el Puente Grau (CARPIO, VOL. 3, 1983; 24), irónicamente sin mayor ceremonia.
 
¿Es tan difícil ensañar esto? No. Entonces ¿por qué no lo hacemos? Simplemente por nuestra indiferencia. Como dice la frase: “La cultura, el arte y la música es lo básico, para que un país se fortalezca, pero no en riqueza material, si no en salud mental de la ciudadanía”.Recuerden que una ciudad sin identidad, es una ciudad sin alma.Actualmente nuestros jóvenes ya no se sienten identificados con Arequipa, y ese es un gran problema que a la larga traerá muchas consecuencias negativas. Pongámonos “de una vez” manos a la obra ¿Qué esperamos? ¿Qué esperan nuestras autoridades? 
 
 
Compartir

Leer comentarios