Cultura

La belleza de los ornamentos que usó el obispo Goyeneche

20 de agosto de 2020
En la sala exhiben dos capas pluviales del obispo Goyeneche.

Preciados objetos se encuentran en el Museo de la Catedral.

Para la realización de los diferentes oficios religiosos, principalmente la celebración de Misa, los celebrantes se revisten de una serie de objetos que tienen un profundo sentido espiritual. Tanto hace más de cien años como en las misas que se celebraban en la Basílica Catedral de Arequipa; y celebrarán una vez pasada la cuarentena, los utensilios litúrgicos y revestimientos son importantes.

Los ornamentos son diferentes según sean para los diáconos, sacerdotes, obispos, cardenales y el Papa. Son elaborados en finos tejidos y suelen estar adornados con primorosos bordados, delicadas pinturas u otras aplicaciones, como se muestra en los tesoros resguardados en la Sala de Ornamentos del Museo de la Catedral.

Los paños litúrgicos son hechos en telas de color blanco y de la misma manera que los ornamentos, muestran adornos y figuras de gran finura. Algunos de los objetos exhibidos por diferentes motivos han dejado de usarse en la liturgia, pero otros aún retoman su lugar en la mesa eucarística en celebraciones solemnes.

Historias

“En la sala contamos con dos capas pluviales que son las más importantes ya que le pertenecieron al obispo Goyeneche, cada una pesa unos 15 kilos y fueron bordadas en Francia. La primera cuenta con los zapatos y una mitra que se utilizaban en matrimonios, bautismos, misas de celebración”, informa Lucía Pastor de Chirinos, responsable de Imagen del Museo.

La segunda capa por su elegancia hecha en terciopelo de negro bordada con hilos de oro, tiene una antigüedad de 200 años se encuentra en muy buen estado de conservación y se utilizaba para los funerales. También se tiene otras vestimentas con diferentes colores, una celeste bordada con hilos de plata y que seguro fue usada el Día de la Inmaculada Concepción los 8 de diciembre.

También se encuentran dos capas magnas, utilizadas en Jueves Santo y una de negro luto que se usaba el Viernes Santo, la cola mide 5 metros de largo aproximadamente y cuando caminaba el arzobispo dos personas lo ayudaban cargándola.

También podemos ver una casulla, una matraca que se utilizaba en la Procesión del Santo Sepulcro, una capa de cardenal, sus sombreros, sus zapatos, guantes que no son de uso actual. También se encuentra un texto donde el Papa Pio XI dona a la familia Romero su solideo como símbolo de bendición.

Encontramos varios elementos de liturgia, entre campanillas y las famosas sacras impresas en latín, fuentes, incensarios, cálices, corporales, etc., “que esperan a los visitantes cuando por fin en breve tiempo seguro, se abrirán las puertas de este maravilloso complejo espiritual y cultural”, como señala Lucía Pastor.

Colores

Al igual que en la heráldica, los colores tienen un significado especial en la liturgia. El Papa Inocencio III, en el siglo XII, fue el primero en oficializar una lista de colores para ser utilizados en la Iglesia. De esta manera, cuando visitemos esta sala, nos daremos cuenta de que estos colores no son escogidos por su vistosidad, sino por el profundo significado que tienen.

El blanco: Es el símbolo de la luz, la gloria y la pureza, es por lo tanto, el color de las fiestas de gozo, y gloria de Cristo. Se usa además para las bodas, primeras comuniones y otras ocasiones festivas. El negro: Es el color reservado para el luto y las ceremonias fúnebres. Rojo: Este color simboliza al fuego del amor divino y a la sangre del sacrificio de Cristo. Se usa el domingo de Ramos, el Viernes Santo, Pentecostés, y en las fiestas de la Cruz. Verde: simboliza esperanza y se usa en el Tiempo Ordinario la mayor parte del año. Azul: Es el color del cielo, y se usa en las fiestas de la Virgen, especialmente en la festividad de la Inmaculada Concepción. Morado: Simboliza la penitencia y la humildad, es además un color que invita a la austeridad y al retiro espiritual. Se usa en el Adviento y la Cuaresma, la unción de los enfermos, las vigilias, y la bendición de las cenizas. Rosado: Este color simboliza a la alegría. Se puede usar en los terceros domingos de la Cuaresma y Adviento.

Ornamentos elaborados en finos tejidos y adornados delicados bordados.

 

Tesoros resguardados en Sala de Ornamentos del Museo de la Catedral.

 

Algunas prendas dejaron de usarse en la liturgia, pero otras permanecen en la celebración eucarística.

Compartir

Leer comentarios