Columna

La economía está atada de manos

16 de abril de 2020

Por: Cesar Gutierrez

Al día 30 de confinamiento obligatorio por la pandemia del coronavirus, la economía está sumamente deteriorada. No se puede pronosticar con certeza lo que nos depara el futuro inmediato o mediato. De los resultados del sector salud pende la economía, y resulta necesario analizar las decisiones que toma el Gobierno diariamente.

Dos mensajes propalan desde el Ejecutivo: que los responsables de no obtener mejores resultados son los ciudadanos que no acatan la cuarentena y que la tasa de crecimiento de contagios diarios está decayendo, estando próximos a tener controlada la situación.

Hay desacato a la cuarentena por parte de grupos de personas, y las causas son diversas: las medidas del propio Gobierno, como bono de 380 soles a cobrarse en bancos; restricción de salidas por género; y necesidad de subsistencia, pues hay cerca de 12 millones de peruanos que laboralmente viven en la informalidad, con ingresos que se generan diariamente sin ninguna capacidad de ahorro y por supuesto, una minoría con vocación de incumplimiento. A nombre de estos últimos el Gobierno quiere adoctrinarnos de que son la causa del creciente número de contagios. Una falacia, porque se trata de un pequeño porcentaje de los 32 millones de peruanos.

En cuanto a la caída de la tasa de crecimiento de contagios diarios, lo importante sería que estuviésemos hablando de una tasa de decrecimiento. Se han exhibido curvas por doquier; pero la realidad es que hay muy poco análisis. Por ello, considero pertinente resaltar el trabajo detallado del Ing. Luis Espinoza Quiñones (laeq1964@gmail.com).

El estudio del ingeniero Espinoza, da para varias entregas, empecemos con un breve resumen. Parte de una expresión matemática denominada “función logística” que fundamentalmente evalúa: 1) los contagios acumulados (Q) con los días transcurridos, 2) el número de contagios diarios (P) y 3) el relacionamiento entre el cociente P/Q con Q.

La teoría indica: que los Q crecen hasta un momento en que se detiene el incremento, que los P crecen hasta llegar a un máximo y luego empiecen a decrecer sostenidamente y que el relacionamiento P/Q respecto a Q, decrece linealmente hasta llegar a cero.

Para validar su hipótesis, Espinoza, la ha aplicado a las experiencias de España, Italia y Estados Unidos. Si bien es cierto también lo hace para China, considero no citarlo, dado que se ha puesto en duda la veracidad de los guarismos de este país. Queda demostrado que en los casos español, italiano y norteamericano las cifras cumplen las tendencias de las curvas de las tres evaluaciones citadas.

Cuando se aplica para las cifras peruanas, los resultados son materia de preocupación: el crecimiento acumulado (Q) es creciente, lejano aún a una estabilización; los contagios diarios (P) muestran atipicidad, aún no han alcanzado el máximo. Y hay que tener en cuenta que el pasado día 1, se tuvo más de 2,000. Ocurre lo mismo con la relación P/Q respecto a Q, que no muestra una tendencia lineal decreciente, que es lo típico.

Con las cifras al día 14 de los corrientes, si no se registra que hayamos entrado a una etapa declinante, previo máximo, se prevé que el próximo día 24 podría llegarse a 30,000 personas contagiadas. Algo gravísimo, dado que el Gobierno ya anda anunciando un retorno parcial de actividades.

La mezcla de pruebas moleculares y serológicas está generando distorsiones y hace que las estimaciones de tendencias no sean fiables. Si las cifras no muestran un enrutamiento conforme a la función logística, se está enviando a ciudadanos al sacrificio. Y las decisiones económicas serán erradas, por estar disociadas del comportamiento del manejo de la pandemia.

Compartir

Noticias Relacionadas

Leer comentarios