Arequipa

La Iglesia en Arequipa celebró solemnidad del Corpus Christi

14 de junio de 2020

Por primer año la hostia consagrada colocada en la custodia no salió en procesión por el perímetro de la Plaza Mayor de Arequipa.

Sin alfombras coloridas y la multitudinaria procesión se celebró el domingo en Arequipa la solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo, conocida también como Corpus Christi. La Misa virtual fue presidida por, Javier Del Río Alba, Arzobispo de Arequipa.

La celebración religiosa que exalta el sacramento de la Eucaristía, don que Jesucristo dejó como memorial perpetuo de su muerte y resurrección, se vivió de forma sencilla en los hogares arequipeños debido al estado de emergencia sanitaria.

Por primer año la hostia consagrada colocada en la custodia conocida como ‘La Moratilla’, no salió en procesión por el perímetro de la Plaza Mayor de Arequipa, que como recordamos era bellamente adornada con alfombras florales y otros signos festivos para expresar la fe y exteriorizar la alegría de los fieles por la presencia real y permanente de Dios entre nosotros.

Javier Del Río Alba, presidió la ceremonia religiosa que se transmitió de forma virtual a través de la fanpage del Arzobispado de Arequipa.

El prelado destacó que cada vez que comulgamos en la misa, “recibimos a Cristo vivo, real y totalmente presente en la hostia consagrada: su cuerpo y su sangre, su alma y su divinidad. Recibirlo nos hace semejantes a él”.

Además, nos recuerda lo que Dios ha hecho por nosotros nos da alegría y sostiene en los momentos de dificultad con la certeza de que no estamos solos y que Dios no nos olvida. Especialmente en momentos como el que atravesamos ahora a causa de la pandemia del coronavirus.

En esta celebración la custodia conteniendo la hostia consagrada fue presentada ante los fieles para que desde sus hogares sean bendecidos. Por unos minutos ‘La Moratilla’ dorada permaneció en el altar, mientras el monseñor elevaba en silencio sus oraciones.

De esta forma, aunque de manera virtual, la Iglesia busca continuar con la celebración del calendario litúrgico para afirmar la fe de los católicos.

Compartir

Leer comentarios