Arequipa

La mujer más longeva de Arequipa falleció a los 123 años

7 de febrero de 2020

Falleció por una caída. Fue internada en el hospital Goyeneche, donde los médicos intentaron salvarle la vida.

Andrea Gutiérrez Cahuana, considerada a sus 117 años, como la mujer más longeva del mundo, falleció ayer a sus 123 años, luego que fuera internada en el hospital Goyeneche, debido a lesiones que sufrió por una caída.

Nació el 25 de mayo de 1896 y superó ampliamente a la japonesa Kane Tanaka, declarada la mujer viva más longeva con 117 años, declarada por la Organización Guinness World Records y por ello la anciana, la cual constaba en su DNI que llevaba 123 años de edad, era considerada no solo la persona más longeva del Perú, sino del mundo.

Fue internada de emergencia en el hospital Goyeneche el pasado 4 de febrero luego que sufriera una aparente caída, puesto que tenía una contusión y escoriaciones en la región frontal derecha.

Además cuando era atendida en el hospital, los médicos detectaron una quemadura de segundo grado en el antebrazo derecho, la cual no supieron explicar cómo se habría causado, herida que también fue curada.

Las lesiones sufridas en dicha caída, sumado a su avanzada edad, hicieron que por esta vez, no pudiera superar esta batalla contra el tiempo. El Gobierno Regional de Arequipa viene realizando también las gestiones para el entierro de Andrea Gutiérrez.

Luego de la caída que sufriera en su vivienda ubicada en Tiabaya, fue llevada al centro del distrito, pero como se consideró que necesitaba atención especializada fue trasladada al Goyeneche. Debido a la contusión y las escoriaciones en la región frontal derecha que tenía, se determinó tomarle una placa radiográfica del cráneo y tórax.

Posteriormente se le trasladó al Iren Sur para realizarle una tomografía y así descartar un TEC o hematoma. Además, se le encontró escaras de primer grado en el cuerpo, como consecuencia de la movilidad limitada que tenía por su avanzada edad.

A todo eso la acompañaba una deshidratación de primer grado, que estaba siendo evaluada por Medicina Interna para su tratamiento. Se le tomó su glucosa y se verificó que sus funciones vitales eran estables y a pesar que se le consiguió un lugar aislado para su recuperación y evitar se contagie de algún virus, no se logró el objetivo de su recuperación.
La señora Andrea vivía con su nuera, Paulina Acapana, también de avanzada edad, puesto que tiene 81 años de edad, que por su condición tampoco le podía brindar los cuidados que una persona mayor requiere, a ello se sumaba vivían con poco dinero.
Una vez conocido su caso, diversas instituciones le brindaron apoyo a ambas ancianas, como el Gobierno Regional de Arequipa, que le mejoraron su calidad de vida y ahora se encargará de darle cristiana sepultura.

Compartir

Leer comentarios