Arequipa

La problemática de ser mujer y estar presa en el Perú

23 de febrero de 2020

En el Perú 4 mil 887 mujeres están privadas de su libertad por diversos delitos, distribuidas en 12 penales mixtos y exclusivos para ellas.

Por Mariela Zuni

“Yo aquí perdí a mi bebé. En tópico me dieron paracetamol para la fiebre, me empezaron a automedicar, luego de un mes perdí a mi bebé, no me dieron de alta (…) me sentí peor porque la psicóloga lo tomó como que se pierde a un animal”, contó una interna del penal de Mujeres de Socabaya en Arequipa que sufrió un aborto en diciembre de 2018.
Este relato forma parte de un informe de la Defensoría del Pueblo que aborda la problemática de las mujeres privadas de libertad en establecimientos penitenciarios exclusivos para ellas.
Aspectos referidos a las condiciones de los ambientes e infraestructura, alojamiento, accesibilidad, alimentación y a agua para beber, los temas referidos a la violencia y mecanismos de queja y de sanción, la atención de salud, entre otros, fueron identificados y representan las condiciones en las que se encuentran las mujeres privadas de libertad.

VULNERABILIDAD

El Mecanismo de Prevención de la Tortura (MNPT) fue creado mediante la Ley 30394, incorporándolo a la Defensoría del Pueblo y desde abril del 2017 se constituye en un órgano de línea cumpliendo las funciones de prevención establecidas en el Protocolo contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes (OPCAT) de las Naciones Unidas, ente con cuyo aporte fue posible la elaboración del informe.
Con los recursos de la organización internacional se realizó el estudio en Lima, Junín, Piura y Arequipa, para supervisar seis de los doce establecimientos penitenciarios exclusivos para mujeres que existen en el país. Por ello la información es representativa para identificar problemáticas y formular recomendaciones.
El informe permitió señalar que el sistema penitenciario evidencia una serie de deficiencias en relación al respeto de los derechos de las mujeres que se encuentran privadas de libertad. Las internas además de la privación de la libertad tienen otras vulnerabilidades que tienen que ver con su condición de mujeres.

MUJERES Y MADRES

En la supervisión a los establecimientos penitenciarios se registró una población de 4 mil 887 mujeres, distribuidas en 12 penales mixtos y exclusivos para ellas. Se identificó como parte de otros grupos vulnerables, una persona con discapacidad, 72 madres que conviven con sus hijos menores de tres años, 26 madres lactantes, 18 madres gestantes y 49 adultas mayores.
En el caso específico del Penal de Mujeres de Socabaya, la edad de las internas que participaron en las encuestas anónimas (en 2019) fluctúa entre los veinticuatro y sesenta y dos años, y la edad de aquellas que participaron en las entrevistas personales, entre los 49 y 51 años.
Se conoció que el establecimiento penitenciario (EP) alberga a unas 170 internas clasificadas en las etapas de mínima, mediana y máxima seguridad; 126 sentenciadas y, 44 procesadas.
Drama aparte viven aquellas mujeres que están albergadas con sus hijos. En este penal se identificó a seis niños y niñas menores de tres años de edad que conviven con sus madres. Algunas internas consultadas señalaron que tuvieron problemas para ser colocadas en ambientes especiales de convivencia con sus hijos. Las madres con hijos ocupan la parte baja de camarotes para poder pernoctar.
La Defensoría del Pueblo reconoció que existe convenio con el Ministerio de Educación para que una profesora asista a los menores que llegan a la cuna a partir de los seis meses.
La autoridad penitenciaria informó que en el EP de Mujeres Arequipa funciona el Cetpro que capacita a treinta y un internas en confecciones, cosmetología, entre otros. Asimismo, que funciona el Ceba en sus niveles intermedio y avanzado, donde participan cuarenta y cuatro internas.
Respecto a la infraestructura en el Penal de Mujeres existe hacinamiento. El establecimiento fue construido para una capacidad de 67 internas, pero alberga un promedio de 170. De 19 encuestadas anónimamente el 47% dijo no contar con una cama propia.

MALOS TRATOS

A nivel nacional el porcentaje más alto de internas disconformes con el trato que reciben se encuentra en el penal para Mujeres Concepción (75%); le sigue el EP de Mujeres Chorrillos (68%); el EP Anexo de Mujeres Chorrillos (60%); el EP de Mujeres Arequipa (58%); el EP de Mujeres Sullana (43%) y el EP de Mujeres de Jauja (31%).
En Socabaya el 58% de las internas encuestadas (total 19) afirmó haber sido agredida durante su internamiento. Los tipos de agresión que indicaron haber recibido fueron en su mayoría verbales y psicológicos, solo una contentó física. Como principales agresores mencionaron al personal del Inpe. Asimismo, indicaron que las agresiones ocurrieron principalmente en el establecimiento penitenciario.
El 64% decidió no denunciar los actos de agresión por los siguientes motivos: la creencia que iban a ser ignoradas y el temor a ser trasladadas a un lugar peor; el temor a la restricción de derechos; el temor a ser trasladadas a un penal de máxima seguridad; las amenazas recibidas, el desconocimiento de que se podían denunciar los hechos y que no les dieron acceso a medios de denuncia.
El 36% afirmó que denunció las agresiones al Ministerio Público, al Poder Judicial, al personal del Inpe; a la Defensoría del Pueblo y al abogado o al área de defensa legal; y que las acciones que estas autoridades realizaron frente a sus denuncias fueron: no atenderlas; comunicarlas a la Defensoría del Pueblo y a su abogado. Por otro lado, el 32% afirmó que otras internas fueron agredidas verbal y físicamente durante su internamiento.
En Arequipa el 53% de las encuestadas calificó como regular el trato que recibe de los miembros del Órgano Técnico de Tratamiento; el 42%, como regular el trato que recibe del personal de seguridad y el 42%, como malo el trato en el servicio médico.
Las acciones que como autoridad del EP realiza a fin de evitar la tortura y otros malos tratos son capacitaciones al personal de seguridad y tratamiento especialmente. Según el informe el Inpe en Arequipa no disponen de un mecanismo en el EP para evitar las represalias en contra de las internas que denuncian actos de agresión, tortura o malos tratos.

SALUD MENTAL

En Arequipa dentro de la cárcel de mujeres fueron evaluadas psicológicamente 6 internas de entre 20 y 62 años. Los diagnósticos que presentaron fueron: trastorno de ansiedad generalizada, trastornos ansiosos depresivos, trastorno de ansiedad especificada y reacciones de estrés agudo.
Una entrevistada señaló que recibe amenazas de otra interna y que no hay una buena administración ni disciplina de parte del personal “acá las cosas son por simpatía o por temor”.

RECOMENDACIONES

La Defensoría del Pueblo recomendó realizar las acciones correspondientes para prevenir actos de agresión en contra de las internas. Atender las quejas o peticiones presentadas por las internas oportunamente. Realizar las acciones correspondientes para mejorar el trato del personal penitenciario hacia las internas. Entregar a las internas la cartilla con las normas de vida que rigen el EP, sus derechos y deberes, así como, la información sobre los medios para formular quejas o peticiones para la protección de sus derechos y difundir esta información en los espacios de mayor permanencia de las internas como las celdas, pabellones, patios y áreas de talleres o educativas.
En el penal de Socabaya garantizar la instalación adecuada y oportuna de las mujeres con hijos/as menores de tres años en cuando lo soliciten.

Compartir

Leer comentarios