Arequipa

La réplica de la capilla Sixtina que construyeron para Los dos papas

5 de enero de 2020

Netflix estrenó la película Los dos papas, que describe conversaciones entre los papas Francisco y Benedicto XVI. Uno de los diálogos ocurre en la capilla Sixtina que fue construida para esta película.

La película Los dos papas de Netflix demandó la construcción de una réplica de la capilla Sixtina, trabajo que demoró diez semanas.
El Vaticano permite la visita de este icónico destino turístico, mas no tomarle fotos. Además, que no permite la grabación para películas, salvo documentales aprobados por la congregación. Por tal motivo es que la producción decidió reproducir esta capilla.

Los dos papas es un encuentro entre los pontífices Benedicto XVI y Francisco, supuestamente días antes de la renuncia de Benedicto. En la capilla Sixtina se revelan las conversaciones más intensas donde ambos protagonistas develan sus pecados.

La capilla se edificó en un estudio italiano a cargo de experto en historia del arte. Demoró diez semanas y quedó una a dos pulgadas más alta que la original.

Qué pasó con la falsa capilla Sixtina. Pues se desmontó en días. No hay recuerdo ni para tomarse fotos.

LAS PINTURAS
Replicar las pinturas de Miguel Ángel inmortalizadas en los muros y techos de la Sixtina supuso un nuevo reto. Copiarlas a mano hubiera significado meses de esfuerzo, tiempo que no contaba la producción. Así que recurrieron a una nueva técnica.

Contrataron a artistas locales. Pintaron las imágenes a un tercio del tamaño original, luego las imprimieron y acondicionaron en las paredes de la nueva capilla Sixtina. Usaron un método similar al de los tatuajes temporales usados en la piel, adheridos con un poco de agua.

El techo fue agregado digitalmente, mientras para el piso se imprimió parte de la decoración original.

La misma técnica se usó para reproducir la sala donde los cardenales eligen al nuevo Papa.

Mientras que la escena donde los dos papas degustan una exquisita pizza no estaba originalmente en el guion. En el rodaje al director brasileño, Fernando Meirelles, se le ocurrió esa toma para describir un momento más íntimo y distendido, pero no existe un espacio para comer en la capilla Sixtina.

LAS CONVERSACIONES
Los dos papas se basa en una obra de teatro de Anthony McCarten. Las conversaciones de la película son ficciones basadas en los escritos y discursos de los pontífices en temas abordados en la película.
Lo único cierto de la película es la carta escrita por Francisco para pedir su renuncia como cardenal. No hubo un encuentro previo entre ambos, antes de la renuncia de Benedicto.

Tampoco es probable que se haya producido un encuentro entre Francisco y Benedicto XVI en la final del mundial entre Alemania y Argentina. Quizás los fieles celebran esta licencia del director, pero no ocurrió.

LA ELECCIÓN DEL PAPA FRANCISCO
Desde la elección del Bergoglio como el papa Francisco, el actor Jonathan Pryce aparecía como la primera opción para interpretar al pontífice en una película.

Su parecido lo llevó a protagonizar divertidos memes junto a Francisco. Además por esos años interpretaba al Gorrión Supremo en la popular serie, Juego de Tronos. El personaje era un líder espiritual que quería erradicar a los pecadores del gobierno y favorecer a los más pobres.

«El día en el que se convirtió en Papa, internet se llenó de imágenes de nosotros dos. Uno al lado del otro. Ya fuera el papa o yo, o el Gorrión Supremo y el Papa. Lo que llevó mucho a especulación sobre que en realidad yo era el Papa. Ese era mi último papel. Así que fue algo un poco inevitable», dijo.

También aclaró que no cree en Dios. «Mi respuesta fue que no (sobre si cree en Dios), no lo soy, pero que esperaba serlo al final del rodaje. Y ocurrió a medias, la verdad. Yo nací en una familia protestante y frecuenté una iglesia presbiteriana hasta que fui adolescente. Luego la abandoné. Pero ha sido fascinante experimentar algunas de las cosas que experimentó el papa Francisco, me ayudó a abrir mi mente. Sigo sin formar parte de ninguna religión organizada, pero sí creo que existe algo más allá de nuestro entendimiento. Y sigo buscándolo», señaló a El Comercio.

Los dos papas está protagonizada por Anthony Hopkins y Jonathan Pryce, dirigida por Fernando Meirelles, también responsable de la buena película, Ciudad de Dios. Disponible en Netflix.

La película está nominada a mejor cinta de drama a los globos de oro. Jonathan Pryce y Anthony Hopkins compiten en mejor actor drama y mejor actor de reparto, respectivamente. La ceremonia será hoy y televisada por TNT.


Diálogos ligeros
Los dos papas de Fernando Meirelles describe conversaciones entre el papa Benedicto XVI y el entonces cardenal argentino, Jorge Mario Bergoglio, hoy papa Francisco, antes de la renuncia de Benedicto.

Bergoglio pide renunciar a su cargo. Esa oportunidad permite iniciar una serie de diálogos entre los dos personajes.

Jorge Bergoglio aparece más campechano, hincha del fútbol, practica la caridad en las calles. En cambio, Benedicto XVI es más predecible, conservador, hincha de la música clásica y crítico del estilo del argentino.
Los estilos chocan al inicio, pero cuando exponen sus pecados, la relación se estrecha. Los errores en sus gestiones los une. No obstante, se percibe que las culpas de Benedicto XVI son mayores y la película los pasa por agua tibia. Solo una ligera y corta indignación de su interlocutor, y a continuación, calma.

Cuando la película debía ser más punzante, se vuelve más ligera e imita el «voltear la página» que pregona el Vaticano en los casos de abusos sexuales.

La película profundiza más en las cualidades de Bergoglio (la voz argentina asignada para describir su historia en Argentina, en la versión latina, parece falsa). Para Benedicto solo destina minutos a conocer su dilema si dejar o no el cargo apelando, además, al silencio de Dios percibido por inexistentes respuestas ante reiterados llamados del pontífice.

Los dos papas crece cuando los personajes confiesan sus pecados, principalmente, en la capilla Sixtina. En esa escena se observa las buenas actuaciones de Jonathan Pryce (Francisco) y Anthony Hopkins (Benedicto XVI).

No es una película brillante, pero puede disfrutarse por el trabajo de los actores. Disponible en Netflix.

Compartir
loading...

Leer comentarios