Cultura

La vacancia presidencial a lo largo de la historia del país

10 de noviembre de 2020

Para muchos ciudadanos peruanos, la determinación asumida por el Congreso de la República, al vacar al expresidente Martín Vizcarra Cornejo, ha sido un acto novedoso, que ha dividido al país, entre quienes están a favor y entre los que consideraron que se debió esperar al 28 de julio del 2021 para hacer el cambio de Gobierno.   

El historiador Mario Rommel Arce Espinoza, director de la Biblioteca Municipal, señala que dicha figura en la historia constitucional peruana, aparece con la Constitución de 1834; pero en aquel texto constitucional solo se establece por incapacidad física. Fue con la Constitución de 1839 que se incorpora como causal de vacancia la “perpetua incapacidad física o moral”, en atención a un hecho precedente de la historia nacional como fue la derrota de la Confederación Perú – boliviana (1836 – 1839).

En ese entonces, la población estuvo dividida, entre los partidarios de la Confederación y aquellos peruanos que la combatieron desde el exilio. Al primer grupo perteneció el expresidente Luis José de Orbegoso, en cuyo Gobierno se suscribió el tratado de auxilios de 1835; por el cual, se permitió el ingreso del ejército boliviano a territorio peruano, con el fin de restablecer el orden interno. Esta situación fue juzgada por los militares de oposición, como un acto de traición.

La idoneidad del gobernante estaba en cuestión, desde el punto de vista moral, por celebrar un tratado lesivo a la dignidad nacional y a la integridad territorial del país.

El legislador de la época, sin duda, tomó en consideración el precedente histórico para impedir se repita un hecho igual en el futuro, y así quedó consagrado en la Constitución de 1839 y, en adelante, en todos los textos constitucionales, hasta la actual de 1993.

Luego en el gobierno de Ramón Castilla, el Congreso en 1859 aprobó la ley sobre la abolición de diezmos. Castilla dijo que no iba a cumplirla. Estaba consciente que la población peruana era mayoritariamente católica. Tampoco aprobó la ley que destituía a Pablo Arguedas del ejército, decisión que generó el rechazo de la oposición liberal en el Congreso.

Lo tildaron de un gran hipócrita, falso defensor de la Constitución, entre otros adjetivos y fue entonces Luciano Benjamín Cisneros, Fernando Casós y Manuel Seminario presentaron un proyecto de ley que declaraba la patria en peligro y la vacancia de la presidencia por permanente incapacidad moral, pero el Congreso no aprobó la iniciativa.

Con motivo de la revolución de Arequipa de 1865

Otro hecho relacionado a la vacancia presidencial, ocurrió cuando el pueblo arequipeño realizó un pronunciamiento armado contra el Gobierno de Pezet protagonista del tratado Vivanco – Pareja, considerado lesivo para el país. La sublevación de Arequipa, el 28 de febrero de 1865, fue el inicio de un exitoso movimiento que proclamó la vacancia de la Jefatura del Estado y culminó con la victoria el 2 de mayo de 1866.

Por la muerte del presidente Sánchez Cerro

El 30 de abril de 1933 fue asesinado el presidente constitucional Luis Miguel Sánchez Cerro, saliendo del Hipódromo de Santa Beatriz. En aquella oportunidad, se cumplió el presupuesto legal del artículo de la Constitución vigente de 1933 que disponía la vacancia presidencial por la muerte del jefe del Estado. Fue así que asumió el poder el general Óscar R. Benavides, nombrado por el Congreso, para completar el periodo presidencial para el cual había sido elegido en 1931 el titular.

El autogolpe del 5 de abril de 1992

Un ejemplo más cercano de la vacancia, fue el autogolpe del 5 de abril de 1992 protagonizado por el entonces presidente Alberto Fujimori, quien fustigó reiteradamente a la clase política, señalando que el Congreso no lo dejaba gobernar, a pesar de las facultades extraordinarias que recibió del mismo para legislar.

El exmandatario, ahora preso, buscó un pretexto para desconocer la autoridad del Congreso que finalmente disolvió un domingo por la noche, pero que, sin embargo, la población apoyó. A partir de entonces se produjo un momentáneo vacío de poder en el orden constitucional. Pero en la práctica Fujimori siguió gobernando con el mayoritario respaldo popular.

Los presidentes de la Cámara de Diputados y de Senadores, declararon la vacancia del mandatario por incapacidad moral y proclamaron presidente, a quien fue elegido como segundo vicepresidente Carlos García García, quien terminó pidiendo asilo político.

Entonces, fue el primer vicepresidente, Máximo San Román, quien fue proclamado presidente constitucional, en una ceremonia que se realizó en el Colegio de Abogados de Lima, por parte de los congresistas defenestrados.     

“Sin embargo, nada cambió el escenario político que entonces vivía el país y el mensaje era bien claro: no importaba el orden legal ante la fuerza de las circunstancias. Poco o nada importó el atropello a la Constitución entonces vigente y Fujimori siguió en el cargo”, señaló Rommel Arce.

DATO

La vacancia proclamada por el Congreso de 1992 en la práctica no llegó a concretarse, mientras que Alberto Fujimori, con respaldo popular, luego instauró el autodenominado Gobierno de Restauración Nacional; pero posteriormente se dieron a conocer actos de corrupción, a través de la difusión de videos, que lo obligaron a huir del país, con una gran cantidad de maletas en el avión presidencial, renunciando posteriormente a la presidencia mediante una carta enviada vía fax. 

Compartir

Leer comentarios