Arequipa

La vida contemplativa de las  monjas dominicas de clausura  

16 de agosto de 2020
Las monjas del monasterio de Santa Catalina en permanente retiro espiritual.

Con el paso de los años las religiosas se han dado a conocer más al mundo a través de la internet.  

En el Monasterio de Santa Catalina donde el aislamiento forma parte del día a día, las monjas dominicas combaten también al coronavirus orando. Los gruesos muros de este recinto de más de 400 años de existencia protegen a esta comunidad de mujeres devotas, pero no impiden que también compartan con el mundo sus vivencias.  

Ellas ya hacen una vida característica de la cuarentena, pero nunca ajenas a la realidad del mundo, y más ahora que millones encuentran en la oración la esperanza para que su enfermo recupere la salud y el consuelo por la pérdida del ser querido.  

Desde el siglo XVI el monasterio de clausura se eleva en el centro de la ciudad de Arequipa y ahora se abre discretamente de forma virtual para explicar la vida contemplativa y el encierro que por voluntad las monjas eligieron.  

Cuando el Virrey Francisco Toledo, durante su visita a Arequipa fue informado por el cabildo sobre su deseo de instaurar un monasterio de monjas. Ello lo motivó a otorgar las licencias necesarias para la fundación del Monasterio de Monjas Privado de la Orden de Santa Catalina de Siena. Años más tarde, Doña María de Guzmán, viuda de Diego Hernández de Mendoza, mujer acaudalada que no tuvo hijos, decidió recluirse en el convento en construcción y ceder todos sus bienes.  

Las familias aristócratas enviaban al claustro a sus hijas con una dote. Posteriormente se admitió también a monjas de clases sociales más bajas, teniendo que permanecer aisladas por años sin ver a sus familias.  

Antes los detalles de la vida en el monasterio de clausura eran poco conocidos. Con el paso de los años las religiosas se han dado a conocer más al mundo a través de la internet. El uso de las redes sociales es también un elemento que aprovechan para transmitir su mensajes e ideal de una vida de oración dedicada a Dios.  

Actualmente la comunidad del Monasterio de Santa Catalina está integrada por 16 hermanas, que bajo el carisma de Santo Domingo de Guzmán (Orden de Predicadores), se consagraron a Dios para la salvación de las almas, especialmente por medio de la oración, el trabajo, el estudio y la vida fraterna.  

La comunidad está integrada por 16 hermanas.

Ellas transmiten pinceladas de esta vida en clausura a través de su cuenta de Facebook, que durante la cuarentena obligatoria a causa de la pandemia del coronavirus tuvo mayor dinamismo.  

“Nuestra vocación se realiza dentro del Monasterio, bajo la mirada de Dios, no obstante, a través de esta página virtual, ustedes también serán parte de nuestra vida. Podrán vivir la experiencia de la Vida Contemplativa Dominicana y bendecir a Dios por las obras que hace con personas tan comunes como nosotras. ¿Quieres ser parte de esta aventura?”, expresaron. 

Las hermanas dominicas, cuya vida transcurre dentro de gruesos muros de sillar de una ciudadela dentro de la ciudad de Arequipa, al inicio de la pandemia exhortaron a las personas a realizar un esfuerzo y permanecer en casa. Mediante un mensaje por el Facebook recomendaron aprovechar al máximo esos momentos de aislamiento y el acercamiento a Dios, pues en estos tiempos de aflicción “el oxígeno del alma es la oración”.  

Así tal vez en esos momentos de meditación encontrar la vocación: “A pesar de los momentos difíciles que vive la humanidad, es importante no dejar de valorar cada día que Dios nos regala, cada instante cuenta en nuestra vida, y quién sabe, tal vez es precisamente ese momento, cuando encuentras las respuestas que tanto buscas”.  

LA CONSAGRACIÓN  

Gracias a la red social, los casi dos mil seguidores fueron testigos de una ceremonia en la cual la religiosa se entrega totalmente a Dios de manera irrevocable y efectúa la incorporación definitiva en el monasterio.  

Celebración del cumpleaños de Sor Inmaculada.

Llamada Profesión Solemne, es la consagración que hacen las religiosas de su vida dedicada a Dios, hasta la muerte, “es decir es la última etapa de nuestro discernimiento vocacional, de modo que damos el paso definitivo de nuestra entrega a Dios y a su servicio en la misión a la que él nos ha llamado”.  

Señalan que los signos más significativos de esta ceremonia son: el anillo que las desposa con Cristo, el libro de las Constituciones que entrega el celebrante, la Fórmula de la Profesión que hacen ante la Madre Priora, y la Postración en el suelo donde las cubren de flores, simbolizando así el nacimiento a la Vida Consagrada, y una vida llena de las bendiciones de Dios.  

En un video dejaron conocer la última profesión que tuvo el monasterio, que se realizó de manera privada, debido a las restricciones de la cuarentena, realizada en junio del presente. La protagonista fue Sor Asunción Anahua O.P. quien se consagró a Dios y la vida de convento definitiva en una hermosa ceremonia.  

RETIRO VIRTUAL  

La comunidad de monjas dominicas, como todos, tuvieron que adaptarse a la coyuntura actual, y hacer uso de los medios digitales para recibir nuevas enseñanzas de manera virtual, entendiendo las limitaciones de la cuarentena. Ellas hicieron un alto a sus actividades cotidianas para examinar el ritmo y la dirección que están dando a sus vidas, sobre todo en los tiempos difíciles que nos ha tocado vivir.  

Recurren a la tecnología para continuar con sus actividades.

“Todos los años en nuestra comunidad hacemos un retiro de 8 días, pero debido a la cuarentena, lo hemos hecho de manera virtual. Agradecemos al Padre José Almy de Brasil, por sus hermosas reflexiones sobre los Milagros de Jesús (Las señales del Reino), ha sido de gran ayuda para nuestras almas, nos unimos en oración también por su país”, escribieron en una de sus publicaciones de finales de julio.  

DATO

La iglesia no es ajena al uso de los medios digitales. El Vaticano e incluso el mismo papa Francisco, tienen permanente interacción en las redes sociales. El sumo pontífice cuenta con 18,4 millones de seguidores en su cuenta Twitter, que registra gran interacción, lo mismo la cuenta oficial Vatican News, servicio para la Comunicación de la Santa Sede.  

Compartir

Leer comentarios