Arequipa

¡Las ciclovías en una ciudad que no usa bicicletas!

16 de junio de 2019

 

La comuna provincial habilitó 5 kilómetros de ciclovías en el centro de la ciudad, un eje que apunta a conectar la zona de San Lázaro con Salaverry. El proyecto, calificado como saludable y necesario por los expertos, ha recibido el rechazo total de los transportistas y de buena parte de ciudadanos que a diario llegan al Cercado.

De forma paradójica un sondeo de opinión hecho por el Centro de Estudio para el Desarrollo Social (Cepes) en 13 distritos de Arequipa Metropolitana revela que el 92% de arequipeños aprueba la medida; sin embargo, hay aspectos que merecen reflexión. La bicicleta hoy en día es vista por el 64% de los encuestados “como un medio de diversión” antes que de transporte. Solo cinco de cada 10 arequipeños tiene una bicicleta. El 63% no sabe manejar, no la utiliza, tiene temor a usarla o simplemente no tiene interés en usarla. En ese contexto, ¿es adecuado insertar ahora este sistema a la ciudad?

Por: Elizabeth Huanca U.

El lunes 3 de junio, la Municipalidad Provincial comenzó a insertar ciclovías en el Cercado de la ciudad. La meta de la gestión del alcalde Omar Candia es tener para el 2022, al menos 14 kilómetros de vías especiales para el uso de bicicletas, una alternativa que apunta a reducir el uso de buses, la contaminación y mejorar la salud de los arequipeños.

De forma preliminar se habilitó cinco kilómetros en el tramo San Lázaro- Santa Catalina-La Merced- Salaverry. La iniciativa ha generado el rechazo casi total de los transportistas que han visto reducidos los carriles del Centro Histórico en un metro. Además de la incomodidad de parte de la población que a diario ingresa al corazón de la ciudad. Y es que, el proyecto ha coincidido con el cierre de varias vías del Cercado, lo que ha devenido en un tráfico infernal.

Como una aparente respuesta a la ola de críticas, el burgomaestre ordenó el retiro de botallantas (división en la vía para bicicletas) en menos de 24 horas de iniciado el proyecto, en la calle La Merced. Aunque, ha anunciado, que el proyecto sigue en pie y se retomará una vez que concluyan las obras en noviembre próximo.

VAMOS EN BICI
En medio de este contexto, ¿están preparadas las vías de Arequipa para insertar ciclovías? Antes de responder esa interrogante habría que preguntar: ¿Están preparados los arequipeños para usar la bicicleta como medio de transporte?

Un estudio realizado entre marzo y abril de este año, por el Centro de Estudio para el Desarrollo Social (Cepes) a adolescentes de entre 13 y 17 años de colegios privados y públicos de 13 distritos de Arequipa Metropolitana, revela datos interesantes en torno a la “Realidad y uso de la bicicleta” en la ciudad.

El docente universitario, Franz Rivera Mansilla, parte del equipo investigador de Cepes, aclara que el estudio se basó en población joven, por aspectos puntuales. “En el tránsito de niño a adulto es cuando se consolidan los hábitos y costumbres”, dice el profesional. En palabras claras, sería más sencillo que un joven empiece a usar su bicicleta como medio de transporte antes que un adulto, acostumbrado a movilizarse en taxis o buses.

CICLOVÍA SÍ ¿PERO?
La encuesta revela que el 92% de los encuestados, apoya la implementación de ciclovías en la ciudad. El 82% asegura que sí la utilizaría. Empero, en la práctica, solo basta ver lo desierto que lucen los espacios habilitados entre las calles San Lázaro o Santa Catalina.

“Lo usan más los que trabajan en Globo (delivery), pero no hay ciclistas. Todo es por gusto, más se genera congestión”, dice en tono de reclamo que se entremezcla con burla José, dueño de un negocio de venta de prendas de alpaca del Centro Histórico.

“La actitud positiva no garantiza el éxito de un comportamiento”, incide Rivera. Y es que, hay factores que las autoridades no han tomado en cuenta antes de insertar las ciclovías, que en estos días resultan más polémicas que útiles.

El resultado de la investigación, en ese sentido, refiere que cinco de cada diez arequipeños tiene una bicicleta. ¿Cómo darle utilidad a una ciclovía en una ciudad donde la mitad de sus jóvenes no cuenta con una bicicleta?
A ello se suma otro dato revelador, el 29% del grupo que sí tiene una “bici”, no la utiliza. Las razones, temor a accidentes (38%), cansancio (24%), el tipo de topografías de las calles (altos relieves) 20%. El resto sí la utiliza, pero para pasear por la cuadra o en el parque o como forma de hacer ejercicio.
Dentro de los que sí la utilizan el 35% -el valor más alto de los resultados- solo lo hace una vez por semana. En la práctica, “la bicicleta no es útil en la vida diaria de los arequipeños”, dice Rivera.

Otro aspecto relevante es que la “bici” no es vista como medio de transporte para los jóvenes mistianos, acostumbrados a sortear el caótico tráfico y convivir con humo vehicular. El 64% de los entrevistados la ve como medio de deporte, diversión, acrobacia; el 27% la califica como “inservible” y solo el 9% lo utilizaría para movilizarse. “La bicicleta es vista como un juguete, para pasear. No es concebida para darle un uso práctico”, refiere Rivera.
Otro dato por resaltar revela que dentro de los que no tienen bicicleta al menos el 26% no desea tenerla. La razón, no le interesa. No obstante, a más del 70% sí le gustaría tener una, un anhelo que la comuna provincial, debería considerar como una “oportunidad” para analizar el proyecto de la ciclovía, que en su proyecto ha considerado un sistema de préstamo o alquiler de estas unidades no contaminantes.

¿TIEMPO DE CICLOVÍAS?
Los encuestados por Cepes, además entregan una información a considerar por la comuna, el 75% opina que las ciclovías deberían construirse primero en “el distrito o barrio”, solo el 22% cree que en el Cercado y el 3% rechaza la medida.

Para Rivera, basándose en que la bicicleta es concebida como “juguete” o medio de diversión y de usos cercanos como “el parque o patio de la casa”, es necesario que se replantee la “imposición” de los circuitos actuales y se inicie de menos a más. “Primero que se creen circuitos cerrados en el barrio y distrito, que la gente la use en su entorno, luego los distritos pueden interconectarse teniendo origen y destino, finalmente llegar al Cercado”, reflexiona.

Rivera es cauto en torno a analizar si la comuna debió o no, implementar las ciclovías en este momento. En otra línea aclara que “una ciclovía puede insertarse en cualquier vía”, en respuesta a quienes aseguran que las pistas del Centro Histórico son muy angostas. “Pero hay que saber en qué momento las inserto”, incide.

PRIMERO ORDENAR TRANSPORTE
Para el catedrático, lo primero que se debe hacer es ordenar el transporte y luego insertar ciclovías para evitar el rechazo de la población. En ese contexto, apunta proyectos inconclusos como la peatonalización del Centro Histórico, el ingreso de unidades por número de placas, como alternativas previas para ir “allanando el camino para las ciclovías”, que a su criterio, requiere de “una licencia social”.

TRABAJO DE 2 AÑOS
En ese lapso, Cepes plantea un trabajo de por lo menos dos años que considera acuerdos entre diversos sectores, como educación, salud, transporte, Deporte (IPD), así como el sector privado y estatal para la promoción de programas y actividades para enseñar el uso de la bicicleta y es que, el 14% de quienes tienen bicibleta, según la encuesta, no saben manejar. Un periodo de preparación para preparar, informar a la población, dialogar y tomar acuerdos entre las partes. Este paso, debe durar según Rivera, al menos un año.

El siguiente paso, considera la instalación de ciclovías recreativas transitorias, estableciendo, días, horas y lugares destinados a la bicibleta. El tercer paso, considera establecer circuitos recreativos pero permanentes, hacer pruebas en vacío en circuitos cerrados cicloviales. La propuesta, considerar, además pero de forma posterior, la instalación de redes cicloviales a nivel del distrito y posteriormente la articulación entre distritos con miras hacia el Cercado de la ciudad. En todo el proceso se debe trabajar sobre la concientización del uso de la bicicleta. “Sino las estructuras terminarán siendo un elefante blanco”, comenta.

DATO
La encuesta fue aplicada en los distritos de Selva Alegre, Cayma, Cerro Colorado, Cercado, Characato, Hunter, Bustamante y Rivero, Mariano Melgar, Miraflores, Paucarpata, Sabandía, Socabaya y Yanahuara. Se evaluaron a 1300 estudiantes. El informe fue elaborado por los docentes de la Universidad San Martín de Porras Filian Arequipa, Franz Rivera Mansilla, Lorena Nova Revilla y Juan Postigo Zumarán.

 

Compartir

Noticias Relacionadas

Leer comentarios