Arequipa

«Las madres no solo somos ejemplo de amor, sino de entrega y sacrificio»

10 de mayo de 2020
Ana trabaja desde las 5 de la mañana.

La historia de una madre arequipeña, ejemplo de coraje y perseverancia.

“Doña Anita”, como comúnmente la llaman todos sus amigos, es una abnegada madre de 45 años de edad, que aporta un granito de arena para ganarle la batalla al coronavirus. Y es que, a pesar del miedo de poder contagiarse de la temible enfermedad, no duda un instante en salir diariamente a trabajar para ganarse el sustento.

Tiene dos hijos. Uno de 25 y otro de 16 años. Por ellos, es capaz de todo, inclusive de dar la vida. A diario se levanta a las 05:00 de la madrugada para dejar todo listo en casa antes de irse a trabajar y retornar pasadas las 14:00 horas.

Hoy en día, forma parte del equipo de trabajo que acondiciona la Posta Médica de Yanahuara para recibir a pacientes sospechosos de la pandemia. “Donde antes quedaba el estacionamiento venimos acondicionando un espacio para albergar pacientes con COVID-19. Ahora estamos en pleno vaciado del piso”, nos comentó.

Cualquiera pensaría que las labores que desempeña solo son aptas para un hombre, pero doña Anita no opina igual. Su padre, en sus mejores años, fue albañil y también lo son sus hermanos. Esto la llevó a preguntarse ¿Por qué yo no?

La semana pasada, participó en el parchado de vías en la Avenida Ejército, del distrito de Yanahuara, pues aprovechando el poco tráfico que ha generado la cuarentena, la municipalidad del sector inició la reparación de las vías.

UN SALUDO HASTA EL CIELO

A diferencia de otras madres, Anita si tendrá la dicha de recibir hoy el abrazo de sus hijos, aunque ella no podrá hacer lo mismo con el ser que le dio la vida, pues ya partió al lado de Dios el pasado mes de enero.

“Fue mi mamá quien me enseñó todo lo que he aprendido en la vida. Ella me inculcó que las madres no solo somos ejemplo de amor, sino de entrega y sacrificio. Confío en Dios que desde el cielo me protege cada día que salgo a trabajar y evita que me infecte del virus mortal. Este segundo domingo de mayo todos mis pensamientos son para ella”, agregó entre lágrimas con un nudo en la garganta que solo sienten aquellos que han tenido la desdicha de ver partir al ser más sublime: Una madre.

Compartir

Leer comentarios