Arequipa

«Las personas no desconocen las normas, es falta de educación»

7 de mayo de 2019

Paredes pintarrajeadas, bancas rotas, jardineras destruidas, basureros estropeados, estacionamiento en zonas prohibidas y otras tendencias son las características de aquellas personas que conociendo las normas las incumplen. Es decir, no es que no haya normas de educación, sino es falta de educación, enfatizó el gerente de la Oficina del Centro Histórico, William Palomino Bellido.

Por: Roxana Ortiz A.

Todas esas cosas negativas que vemos en el Centro Histórico, no son más que un reflejo de lo que ocurre en el resto de la ciudad y básicamente es falta de educación.

“Según mi hipótesis. Se supone que para estar al volante de un vehículo se tiene que pasar dos exámenes. Uno sobre el conocimiento de las reglas de tránsito y el otro sobre el manejo del vehículo, luego se nos califica como aptos y nos entregan una licencia de conducir. No es posible que un conductor no sepa qué es una línea amarilla”, indica señalando una serie de vehículos estacionados en zona rígida en la calle Peral.

Todos saben las reglas, por lo tanto, no es un problema de conocimiento, sino de educación. “Si fuera un problema de desconocimiento, ninguno de ellos tendría licencia de conducir y estaría manejando un carro; en todo caso, habría que anularla. También podemos pensar que la licencia la obtuvo fraudulentamente”, añade el arquitecto Palomino.
Comenta que hace algunos días acudieron hasta su despacho los padres de familia de un colegio ubicado en la calle La Merced, en cuya vía se ha planificado instalar la ciclovía. Estaban acompañados de un abogado. Los padres argumentaban que la ciclovía los iba a perjudicar, porque el transporte escolar no tendría dónde estacionarse.

“Se les explicó que el transporte escolar, según la norma, debería estacionarse en el lado derecho de la calzada, no en el izquierdo, para hacer el embarque y desembarque de los escolares; por consiguiente, los escolares no tendrían por qué cruzar la vía y menos existiría ningún problema con la ciclovía porque está ubicada en el lado izquierdo”, les argumentó.

Los padres indicaban que aprovechan ese espacio para que bajen sus hijos, mientras el vehículo de adelante está estacionado. Les indicó que esa acción, además de ser incorrecta, hacía que pusieran en peligro las vidas de sus hijos y que la Policía debería multar a los infractores. “Los padres y el abogado se dieron cuenta de los hechos y no siguieron haciendo más cuestionamientos”, cuenta.

BASUREROS Y REPARACIÓN DE VEREDAS

Sufren las consecuencias de la mala educación de las personas los basureros que se instalan en las calles, se los roban o en poco tiempo los dañan por el mal uso que se les da.

En la Oficina del Centro Histórico están estudiando cuál sería el mejor material para los tachos, ya que los que quedan actualmente, la mayoría en mal estado, son de lata, por lo que no resistieron el maltrato. Según el arquitecto Palomino existe la posibilidad de adquirirlos de acero inoxidable, más duros y resistentes.

Informó que estas papeleras se ubican en los lugares donde hay más alto tránsito de personas y en función al tipo de negocios que existan. En la calle Mercaderes se tiene dos tipos de depósitos, tanto papeleras como de otros residuos sólidos para su posterior segregación, porque por ahí transitan en horas punta hasta 4 mil personas.

Respecto a la reparación de las veredas del Centro Histórico, cuyas losetas están dañadas, especialmente donde existen tapas de buzones, estas comenzarán a ser cambiadas a partir de las siguientes semanas. Solo se está a la espera de conseguir un proveedor.

Considera que cuando estas losetas fueron instaladas no hubo una compactación, al poco tiempo se salieron de sus lugares o quedaron sueltas y con el peso de los peatones, la mayoría terminó quebrándose. Se ha calculado que es un promedio de 400 metros cuadrados los que se tiene que cambiar.

DATO

También anunció que se estará haciendo mantenimiento a las veredas donde el piso ha quedado muy liso, por el desgaste de la piedra por su uso, para darle cierta rugosidad y evitar accidentes con las personas, por resbalones ante una mala pisada.

Compartir

Leer comentarios