Especiales

Lenguas nativas revitalizadas por el cine

21 de mayo de 2019

Llegó la cinta ayacuchana Retablo a Arequipa hablada en quechua y en subtítulos. La película obtuvo más de 20 premios de festivales internacionales y hoy recibe buenos comentarios como en su momento los acogió Wiñaypacha dialogada en aymara.

Por: Christiaan Lecarnaqué L.

Retablo se habla en quechua. Y se ve en la pantalla grande con subtítulos. La película ayacuchana estrenada el último jueves en Arequipa solo le concede unos minutos al castellano, en un poco más de hora y media en que dura el filme, se escuchan los diálogos en el idioma oficial de los incas.
Hace un año, Wiñaypacha hizo lo mismo, pero con el aymara. La exitosa película de Óscar Catacora recorrió el país con una conmovedora historia de dos ancianos abandonados en las alturas de cinco mil metros en Puno, hablada en este idioma.

El cine ha revitalizado estas lenguas nativas olvidadas y menospreciadas por poblaciones urbanas defensoras de un español que destruyen a diario. Hubo un momento en que se discutía sobre la poca importancia de aprender, por ejemplo, el quechua. “¿Para qué obligar a los escolares a aprender este idioma?”, se decía. “¿Cuál es su importancia?”, se apoyaba. Muchos se dejaron convencer y dejaron que la discriminación aleje esta posibilidad de estudios de las familias. Pero hoy que el séptimo arte lo muestra como un aliado de buenas historias, ganadoras de festivales de cine en el extranjero, se ve con otros ojos la importancia de aprender estos idiomas.

NO ERA EL PLAN INICIAL
Pero Retablo no iba a rodarse en quechua en un inicio. El director de la película, Álvaro Delgado Aparicio, tomó la decisión, aunque generó alguna resistencia. “De alguna manera se generó un problema porque ni él, ni los miembros de la producción lo conocían. Era difícil, porque, claro, nosotros no hablamos ni entendíamos el quechua. Pero lo interesante es que para los tres actores principales era su lengua materna. Entonces comenzamos a ensayar con un intérprete al costado, poco a poco, con mucha paciencia íbamos creando este mundo que nos habíamos imaginado”, dijo a La República.

No todos estuvieron de acuerdo con esta decisión, aunque reconoce que fue lo mejor para la película. “Tuve que convencer al equipo que grabaríamos en quechua y todos me decían que no, que era muy riesgoso, que era mi ópera prima y que ya estamos filmando en sitios con gran altura, me preguntaban, ‘¿por qué te vas a meter en un espacio tan complicado?’, pero ya nos estábamos arriesgando tanto que seguimos. Fue la mejor decisión que tomamos”, señaló.

Antes de su estreno comercial, Retablo recorrió varios festivales de cine. Ganó más de 20 premios y recibió buenas críticas. El filme aborda la relación padre-hijo y la crisis generada por un secreto del jefe de familia. Justamente el uso del quechua también se destacó de la cinta.

EL CASO WIÑAYPACHA
En el caso de Wiñaypacha, Óscar Catacora, consideró necesario que la película se hable en aymara porque se sentía orgulloso de este idioma. “Yo creo que el hecho de que he querido filmarlo desde el inicio en aymara es porque deseaba que partiera de mi identidad personal. Siempre me he sentido orgulloso de dónde soy y de dónde provengo. Mis primeros cortos han estado en relación con la identidad de la que soy además. ‘Wiñaypacha’ es una película relacionada con la identidad del hombre de los andes y está en ese idioma: el aymara”, señaló a Perú 21.

“La película también habla sobre la pérdida de identidad del poblador andino. La cultura y la lengua andinas han sido poco valoradas por parte de la sociedad. Recién ahora se les está dando un poco más de importancia”, destacó a la BBC.

A Wiñaypacha se le consideró la mejor película del 2018. El Ministerio de Cultura la eligió como la representante peruana ante los Óscar, aunque no tuvo mucha suerte en las evaluaciones de la Academia.

LO QUE SE VIENE Y LO QUE HAY
Parece que se vienen más películas filmadas en idiomas nativos. Óscar Catacora ganó un premio de 450 mil soles para rodar su película Yana-Wara en aymara. El director ganó un concurso organizado por el Ministerio de Cultura para apoyar cintas en lenguas originarias. Según el acta final del jurado, la película “visibiliza la cultura de una comunidad de los Andes peruanos y los problemas sociales que afronta en la actualidad, así como las maneras de lidiar con ellos ante la ausencia del Estado”.

También figura el documental, La búsqueda, presentado en el festival de Lima del 2018, y hablada en quechua. La película aborda la historia de tres personajes víctimas del terrorismo quienes vuelven a recordar estos tristes episodios de sus vidas.

Magallanes de Salvador del Solar, hoy presidente del Consejo de Ministros del gobierno de Martín Vizcarra, presentó una potente escena protagonizada por Magaly Solier, donde su personaje expresa su dolor y rabia en quechua.

La teta asustada y Madeinusa de Claudia Llosa también exploran este idioma con varios diálogos incluidos en sus películas.

APOYO
Las lenguas nativas están en vitrina. El cine está ayudando a rescatarlas. Por ejemplo el Gobierno Regional de Cusco ha auspiciado el doblaje de películas y algunas escenas de películas populares. La clásica escena de Star Wars, El imperio contraataca, donde Darth Vader confiesa a Luke Skywalker que es su padre, se escucha en vez del “no” de Luke, “manan”.
Fuera del cine, TV Perú ofrece noticieros en quechua, aymara y ashaninka.

Mientras que algunas empresas, principalmente mineras, solicitan trabajadores que dominen, principalmente, el quechua para comunicarse con las comunidades ubicadas en zonas de influencia de los proyectos mineros.

Según el censo del 2017, la lengua nativa más hablada es el quechua. El 13,9 por ciento de peruanos habla el idioma oficial de los incas, porcentaje que equivale a más de tres millones 700 mil de pobladores. En Arequipa llega al 17,88 por ciento o 227 mil arequipeños hablando este idioma. En la región se habla más quechua en La Unión (62,36 por ciento), Caylloma (35,75 por ciento) y Condesuyos (30,24 por ciento). En la ciudad de Arequipa llegan a 16,07 por ciento.

El aymara no se habla mucho. Según el censo llega al 1,7 por ciento. Los pobladores que dominan este idioma se concentran más en Puno (27 por ciento), Tacna (19,4 por ciento), Moquegua (13,2 por ciento). En la región Arequipa equivale al 2,10 por ciento. Se habla más en las provincias de Islay (3,59 por ciento) y Camaná (3,10 por ciento). Y en la ciudad de Arequipa alcanza el 2 por ciento.

Peruanos que no renuncian a sus idiomas maternos con una oportunidad de contagiar a otros su uso en sus comunicaciones del día a día.

APUNTES SOBRE RETABLO
La película se estrenó en Cineplanet en dos horarios: 17:00 y 21:50 horas. Hay una afluencia regular, pero es importante verla esta semana, ya que es probable que no continúe una semana más, si no tiene acogida. Wiñaypacha solo duró dos semanas en cartelera.

Compartir

Leer comentarios