Columna

Lluvia de PDF’s

3 de mayo de 2020

Por: Carlos J. Ylla Quenaya

Es innegable que la pandemia ha transformado nuestra vida. Muchas de las actividades que forman parte de nuestra rutina han dado un cambio drástico, una de ellas es la educación. Nuestro gobierno, para no perder el año escolar, puso en marcha la educación virtual. Es así, que muchos institutos y universidades se sumaron a esta modalidad. En nuestra ciudad, algunas universidades iniciaron sus actividades y otras aún no. Como se esperaba, las dificultades fueron presentándose. El propósito de este artículo es conocer la opinión de cinco estudiantes de diferentes universidades de nuestra ciudad para después comentarlas.

  • El primer estudiante pertenece a la Universidad Alas Peruanas Filial Arequipa, institución que no recibió el licenciamiento de la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria.

¿En dónde estudias y qué estudias?

En la UAP y estudio Ingeniería Civil.

¿Tu universidad ha iniciado el año académico?

Este lunes recién empieza.

¿Qué inconvenientes has tenido o crees que tendrás para adecuarte a las clases virtuales?

A pesar de que no ha iniciado, siento que los tendré. Mi carrera es prácticamente presencial y sé que por un PDF o un video no aprenderé lo mismo que puedo aprender en campo o en una clase presencial.

¿Cómo calificarías las decisiones que ha tomado tu universidad para este año académico?

Pues buenas, porque es la única forma de ayudarnos a los estudiantes a que terminemos nuestra carrera, por esta pandemia es la única opción que nos queda.

¿Deseas agregar algo más?

Ojalá todos pongan de su parte para que todo salga bien y salgamos beneficiados.

La segunda estudiante es de la Universidad Continental Arequipa.

¿En dónde estudias y qué estudias?

Estudio Arquitectura en la Universidad Continental.

¿Tu universidad ha iniciado el año académico?

Si. Ha iniciado el año académico aproximadamente hace cuatro semanas.

¿Qué inconvenientes has tenido o crees que tendrás para adecuarte a las clases virtuales?

En realidad, no he tenido inconvenientes, debido a que se ha brindado ayuda por la web acerca de la plataforma virtual y ésta es bastante didáctica para el aprendizaje.

¿Cómo calificarías las decisiones que ha tomado tu universidad para este año académico?

Creo que la universidad ha tomado decisiones rápidas y eficaces para no perjudicar el avance académico; sin embargo, económicamente no ha reducido los pagos respectivos a las pensiones, obligando a muchos compañeros a reservar su matrícula para el siguiente año.

¿Deseas agregar algo más?

No nada más.

  • El tercer estudiante pertenece a la Universidad Católica Santa María.

¿En dónde estudias y qué estudias?

En la UCSM, Administración.

¿Tu universidad ha iniciado el año académico?

Si, ya inició.

¿Qué inconvenientes has tenido o crees que tendrás para adecuarte a las clases virtuales?

El constante lag por parte de la página de la universidad. Se satura.

¿Cómo calificarías las decisiones que ha tomado tu universidad para este año académico?

Regulares la verdad, pero bueno, es cosa de esperar para ver cómo se adaptan a esta nueva forma de educación.

¿Deseas agregar algo más?

No nada más, solo la reducción de la pensión.

La cuarta entrevistada es estudiante de la Universidad Católica San Pablo.

¿En dónde estudias y qué estudias?

Estudio Psicología en la Universidad Católica San Pablo.

¿Tu universidad ha iniciado el año académico?

Si, empezamos la última semana de marzo.

¿Qué inconvenientes has tenido o crees que tendrás para adecuarte a las clases virtuales?

Tuve problemas con la accesibilidad a internet y problemas de adaptación con la nueva plataforma de la universidad, generando en mí algunos desajustes.

¿Cómo calificarías las decisiones que ha tomado tu universidad para este año académico?

Creo que tomaron buenas decisiones y se adecuaron a la situación, emplearon diferentes herramientas para que podamos comenzar a estudiar. Si bien al principio fue complicado, creo que ha ido mejorando. Por ejemplo, hasta hace poco nos enviaron una encuesta para saber cómo nos sentíamos con la plataforma, consultando nuestra opinión sobre el servicio que nos están brindando, acerca de los cursos, sobre los profesores y profesoras, etc. Se podría rescatar el hecho de que pensaron en cada estudiante, nos brindaron diferentes plataformas de ayuda, ya sea por si teníamos algún problema económico, emocional o académico. Me pareció un poco tardía pero correcta la forma en cómo abordaron las quejas que presentamos ante la universidad a través de nuestros representantes estudiantiles, pues las respuestas llegaron pronto y a cada correo como todo lo demás, información de cuánto, en qué y por qué se gastó lo que se gastó.

¿Deseas agregar algo más?

Creo que también es importante el evaluar si cada estudiante realmente está aprendiendo. Como sabemos, estamos pasando por tiempo difíciles, pero el exigir por exigir no me parece correcto. Me refiero a las clases, si bien hay docentes que se dedican y esfuerzan mucho para que entendamos, hay algunos o algunas que no se interesan mucho, por el contrario, piensan que enviando 100 PDF’s por semana ya está, aunque creo que eso tiene más que ver con la vocación, pero me refiero a la educación en general, en universidades, colegios, instituciones, etc. No quiero creer que hay varias que solo admitieron el inicio de las clases virtuales para no perder dinero, pero más allá del dinero, está el recibir una educación de calidad, accesible a todos y todas.

  • Por último, tenemos a un estudiante de la Universidad Nacional de San Agustín.

¿En dónde estudias y qué estudias?

En la UNSA, Sociología.

¿Tu universidad ha iniciado el año académico?

Si.

¿Qué inconvenientes has tenido o crees que tendrás para adecuarte a las clases virtuales?

Desde el ambiente adecuado para estudiar hasta las mismas sesiones de aprendizaje, en las que el docente se ha limitado a trasladar todo lo que hacía de manera presencial a lo virtual, a través de videollamadas. Mis hermanos necesitan ayuda con sus tareas y muchas veces no pueden acudir al profesor y tengo que demorarme en explicarles su tarea. Estrés de estar siempre conectado.

¿Cómo calificarías las decisiones que ha tomado tu universidad para este año académico?

Poco empáticas, en el sentido de ignorar la variedad de tipos de familia que hay, en la que por más que se tenga computadora e internet, no es suficiente.

¿Deseas agregar algo más?

La cuarentena no es tiempo libre que disponemos para “realizar proyectos que nunca hicimos”, es una responsabilidad y muchas veces pesada; añadirle, encima de todo, a este estrés provocado por la cuarentena, la carga de la universidad, es no pensar en los estudiantes.

Estas opiniones no pretenden ser reflejo, sino más bien, una parte del sentir de los/as universitarios/as. Por ello, es importante percibir el encuentro de algunos puntos de vista.

Al parecer, la accesibilidad a internet junto al manejo y calidad del mismo, constituye uno de los principales problemas de la educación virtual. No contar con una infraestructura tecnológica adecuada nos trae consecuencias y estas se vuelven más perjudiciales de acuerdo al nivel socioeconómico y el lugar en donde viven las personas.

Por otro lado, una constante es el tema económico. No buscar un consenso entre estudiantes, maestros y autoridades perjudica gravemente a quienes, debido a esta crisis, no están en la posibilidad de pagar una pensión. Por lo tanto, muchos tendrán que endeudarse para no dejar de estudiar y otros tan solo posponer sus estudios, evidenciando así la desigualdad presente en este sector.

A lo anterior se suma la preocupación por obtener un aprendizaje significativo. Sacar adelante el año académico es fundamental, pero tan solo lo es, porque la educación permite nuestro desarrollo individual y colectivo, es decir, ¿de qué serviría terminar este año académico si los y las estudiantes no han aprendido nada? Pues sería, de igual manera, un año perdido.

El tema emocional es, sin duda, el más importante. Las realidades que viven los y las estudiantes son distintas. Estrés, ansiedad, depresión y todos aquellos problemas que muchos pueden estar padeciendo como producto del confinamiento, se agudizan por el incremento de responsabilidades. Sin empatía, a medida que pase el tiempo, la salud mental de la población que ya se encuentra frágil y poco atendida, puede empeorar.

Las universidades no pueden desprenderse del sentir de quienes la componen y les corresponde acompañar saludablemente el proceso educativo de cada estudiante, no pueden ser el enemigo de este.

Nuestra sociedad concuerda que la educación es imprescindible para el ser humano, pero aún no comprendemos claramente el por qué y qué implica esta. En consecuencia, una pandemia que cambia la forma tradicional de la educación nos pone contra las cuerdas y vamos entendiendo que educar es un proceso complejo donde más importa aprender que aprobar. Mientras no lo concibamos así, seguiremos lanzándonos PDF’s, PPT´s y Word´s como muestras de nuestro desprecio.

____________________________

El 100% de estudiantes de escuelas públicas deben recibir tablets para garantizar educación

Compartir

Noticias Relacionadas

Leer comentarios