Arequipa

Los artesanos están muriendo y con ellos su arte

1 de marzo de 2020

En marzo se rinde homenaje a los artesanos del país, quienes con su arte presentan al mundo, no solamente bellas creaciones, sino también la historia y las tradiciones del Perú.

Por Mariela Zuni

Herederos de antiguas tradiciones, transforman con sus manos una variedad de materias primas en obras de arte popular, colores y formas que encierran mensajes diversos desde la perspectiva única de cada autor.
El 25 de Julio del año 2007 se publicó en el Peruano la Ley Nº 29073 “Ley del Artesano y del desarrollo de la actividad artesanal” que reconoció al artesano como constructor de identidad y tradiciones culturales, y reguló el desarrollo sostenible, la protección y la promoción de la actividad artesanal en todas sus modalidades en nuestro país.
Esa protección es principalmente la reclaman los artesanos arequipeños, deseosos de entregar sus conocimientos al mundo entero, aunque ya sus años están pasándoles factura.
Muchos ya pintan canas, particularidad de las décadas de experiencia en la confección de obras de arte manuales, merecedores del más justo reconocimiento, por su contribución a difusión de nuestra cultura y la preservación de las costumbres que son trasmitidas de generación en generación.
Algunos de los que se van, también se llevan consigo ese arte particular, dejando en agogía sus técnicas artesanales, sin pupilos que las preserven en estos tiempos modernos de moldes, reproducciones en serie y las copias de motivos extranjeros.
Por esto, enfático fue el reclamo de la otrora presidenta de la Asociación de Artesanos del Fundo El Fierro, Tula Espinoza, quien durante el aniversario de esta asociación pidió a las autoridades del Gobierno Regional de Arequipa la creación de la Escuela del Artesano, para que los maestros puedan enseñar sus técnicas a jóvenes valores.
“Porqué tiene que perderse lo que es oriundo de Arequipa, porqué tiene que desaparecer si nosotros con nuestras las autoridades debemos trabajar y sacar adelante esta escuela, para que la nueva juventud continúe estas obras y el fundo el fierro estará para ello”, dijo.
Hizo remembranza a sus compañeros artesanos que fallecieron en los últimos años, muchos de ellos sin hijos que continúen su arte. “Grandes artesanos, maestros artesanos han fallecido sin pena ni gloria. Arequipa no debe perder su artesanía. Estamos exigiendo la escuela porque los artesanos se van y no está quedando nada de lo que estamos enterrando”, expresó Espinoza.
El Fundo El Fierro, es uno de los principales centros de la artesanía arequipeña. La casona ubicada a un costado de la plaza San Francisco acoge a los artesanos desde 1972, aproximadamente, cuando fue restaurada tras los terremotos de años anteriores. La asociación como tal tiene 9 años de creación y en ese tiempo se han realizado mejoras en la infraestructura y se ha brindado apoyo a los hombres y mujeres que viven del arte de sus manos.
En estos años, Tula Espinoza, han visto partir a varios compañeros como el entrañable artesano Andrés León Apaza, famoso por sus alfombras anudadas de alpaca al estilo de Cotahuasi.
León falleció a la edad de 92 años en febrero de 2018. Era un gran productor de alfombras anudadas confeccionadas a mano. Tenía su propio taller en el distrito de Miraflores. Convirtiéndose en 2016 en proveedor de más de 100 metros lineales del producto textil, durante una rueda de negocios del Ministerio de la Producción.
José Luis Mejía y Velarde fue un gran artesano del fierro forjado. Sus trabajos aún subsisten y adornan la urbe colonial de Arequipa. Su hijo Víctor heredó la habilidad con el yunque y el martillo.
El arte en plata también perdió a dos de sus mejores exponentes. Pedro Pacha Cconcapa, experto platería en filigrana, e Igidio Daza Quispe, joyero en platería, ganador en el 6to Concurso Nacional de Plata del Perú (Trujillo 2002) con su obra Danzarín antropomorfo de Toro Muerto.
Félix Salinas Tito fue otro artesano del Fundo el Fierro que nos dejó. Realizaba trabajos en peletería de alpaca bebé, así como alfombras con esta técnica. Edilberto Linares, elaboraba finos trabajos en coreoplastía, carteras, cuadros y una diversidad de productos, su hija heredó la técnica.
La hojalatería es una técnica en peligro de extinción. Lastimosamente sus principales cultores no han dejado herederos y muy pocos jóvenes se ven interesados en transformar el humilde material en obras de arte como los artesanos de antaño.
Aunque no sean parte del Fundo El Fierro, nos piden se haga un reconocimiento en vida al gran y único maestro retablista en pan de oro de Arequipa, José Luis Salinas Sosa y al artesano en cuero Tito Arias Guillén.
La intensión de los artesanos del Fundo El Fierro es que se cree la escuela. Si el Estado les da la espalda que sea la empresa privada quien aporte la infraestructura necesaria donde los maestros y maestras de las manos puedan impartir sus conocimientos. Actualmente lo hacen a través de cursos temporales debido a que en la casona no cuenta con más ambientes.
Este 19 de marzo los artesanos del mundo celebran su día, y la mejor forma de apoyarlos en su trabajo incansable y a veces no muy restable, es adquirir sus productos.

Compartir

Noticias Relacionadas

Leer comentarios