Arequipa

Los “asilados” de Venezuela en Arequipa

8 de marzo de 2015
Los “asilados” de  Venezuela en Arequipa
La familia Faijó vivía en Venezuela hace siete meses y atemorizados por la delincuencia en su país es que deciden tener una nueva vida en Arequipa vendiendo lo que más les gusta las tradicionales arepas.
————————
 
Por: Marianela Martínez M.
 
 
Las arepas son masas de harina a base de maíz amarillo, es el desayuno de los venezolanos y que hoy la familia Faijó decidió compartirlo con quienes hoy son su familia: los arequipeños.
La familia Faijó vivía en Monajas el sector minero más importante de Venezuela. En los últimos años el crecimiento económico de la zona la había convertido en una de las más prósperas, sin embargo, el descuido del Estado en la seguridad ciudadana empezó a afectar a los ciudadanos y hoy es una tierra de nadie. Comenta Edson el hijo menor de la familia quien refiere que temían salir a la calle por temor a ser asaltados, secuestrados o simplemente golpeados por las pandillas.
La gota que derramo el vaso fue que luego de tener la visita de un primo peruano a quien lo llevaron a pasear y se convirtió en una víctima de la delincuencia y empieza la amenaza de la delincuencia contra toda la familia. Allí don Mario, padre de Edson y Jair decide salir del país rumbo a Lima – Perú.
Jair el hermano mayor y el papá Mario en Lima deciden trabajar con un carrito sanguchero, pero también fue difícil. La capital limeña los asustó y temerosos volvieron a casa en Venezuela. Sin embargo, sus temores se mantenían y piensan en regresar al Perú donde tenían familia. La mamá Roxana Muñoz, una camaneja de nacimiento propone a Arequipa como un destino y así fue. En setiembre del año pasado llegan a empezar una nueva vida con muchas ilusiones. “No fue fácil”, comenta Edson el hermano menor pero hoy sonriente con su sombrero venezolano y feliz de vivir en la Ciudad Blanca han decido ganarse la vida preparando lo que más les gusta, las arepas venezolanas, » es que hablar de arepas, es hablar de Venezuela», comenta.
Su joven empresa está sosteniéndose con la venta también de hamburguesas y salchipapas, las 10 salsas de diversas variedades, en especial la guacasaca a base de culantro y otras especies es la preferida de sus comensales.
Se suma el pollo broaster y un sándwich pepito que mide 30 centímetros que contiene carne, pollo, tocino, jamón, queso y papitas al hilo. 
También ofrecen las bebidas como la chicha y el papelón de limón, bebida típica venezolana. Sin duda un rinconcito venezolano que lo han llamado Nicanor, en honor al abuelo que vive en Venezuela y a quien siempre lo recuerdan y quien les enseñó a que no hay que desanimarse ante la adversidad.
Esta familia venezolana ha encontrado en Arequipa un buen lugar para vivir y para trabajar sin dejar sus tradiciones ahora la comparten con los arequipeños que en este pequeño lugar hay mucho de este país que a pesar de sus problemas su gente es trabajadora y muy amigable. Su pequeño local en la avenida Lambramani, en la urbanización la Cantuta, tienen proyecciones de expandirse y convertir su negocio en una franquicia trayendo y recordando a su tierra: las arepas.
 
Compartir

Leer comentarios