Arequipa

“Los niños tienen que empezar a salir, no pueden estar aislados por mucho tiempo”

11 de mayo de 2020

La cuarentena puede provocar mucha tensión y estrés en niñas y niños que no están acostumbrados al confinamiento.

Entrevista al psicólogo Franz Rivera Mansilla

psicólogo Franz Rivera Mansilla

El aislamiento social por el que pasamos, ha generado cambios en la rutina de las personas. Estos cambios han generado algunos problemas en la salud mental de las personas, ya que se ven impedidas de realizar sus actividades que realizaban cotidianamente. Sobre estas dificultades, cómo superarlas, la situación que están pasando los niños al estar todo el día en sus casas, y las medidas que se podrían tomar desde el Estado hablamos en esta entrevista al psicólogo deportivo y especialista en salud mental, Franz Rivera Mansilla.

Por: Gustavo Callapiña D. 

El confinamiento que ya lleva más de 50 días ha generado dificultades a nivel emocional en las personas, ya que ha cambiado su ritmo de vida ¿Cuáles son estas dificultades y cómo podemos superarlas?

Hay dificultades que han germinado en la cuarentena como por ejemplo en Wuhan (China) donde inició la pandemia los índices de divorcio han crecido, y en algunos países de Europa igual. Y el Estado está generando estrategias para que la gente no se divorcie y espere un tiempo para tomar esta decisión.  Así como este fenómeno social, la cuarentena está tapando algunos problemas que se están germinando en las familias como por ejemplo en los niños, que yo los llamo los vulnerables invisibles, pues nadie se preocupa por lo que están pasando.  

La gente después de la cuarentena lo primero que va a tener en la cabeza es la desconfianza de todo y de todos y eso genera incertidumbre y por sobre todo genera miedo, y cuando estos  fenómenos psicológicos pasamos a otro escenario, que es el  insomnio, la melancolía y muchos pueden entrar a la depresión dependiendo de las condiciones que les toque presentar en post cuarentena.

¿Y que deberían hacer los padres de familia para ayudar a sus hijos que son estos vulnerables invisibles?

En el confinamiento, las familias viven días difíciles. Antes de la cuarentena los niños interactuaban en su familia, escuela y práctica deportiva; pero hoy, están recluidos al seno familiar, dejando quizá el 67% de su “vida social”.  Para sobrellevar la pandemia es importante usar un diálogo positivo en torno al deporte preferido del niño, tener rutinas de juego y esfuerzo físico, habilitar un contacto virtual con sus amigos, usar el dibujo y pintura para expresar emociones y sentimientos; tener otras actividades programas donde incluya labores de colaboración en casa; “romper” la sensación de encierro en espacios “libres” de la casa como el techo, patio u otro similar.

El presidente  en uno de sus mensajes se dirigió a los niños, pidiéndoles perdón por esta situación que están pasando

Los niños que tienen entre 7 a 12 años no tienen mucho interés por el mensaje presidencial, pero el día que el presidente empezó a hablar de los niños si le toman atención.  Yo creo que el presidente tendría que innovar y hacer un mensaje a la nación pero para los niños, para que ellos sea el protagonista.  

Terminada la cuarenta no todas las personas van a  salir.  Tiene que ser progresivo. Los niños tienen que empezar a salir, no pueden estar aislados por mucho tiempo. En España dieron la oportunidad que los niños salgan por horas a algunos lugares y se produjo un desorden único, en una sociedad organizada y con algo más de disciplina que la nuestra, entonces no debemos exponerlos a salir a jugar en el espacio de la vía pública o de los parques; se tiene que pasar del  aislamiento social hacia el contacto con la naturaleza, con el aire libre.  

Lo que se tiene que hacer es cerrar los parques las infraestructuras deportivas.  Suena duro, hasta cruel pero no tenemos que repetir la misma historia que España. Necesitamos adaptarlos a una nueva forma de vida y con que tengan contacto con el espacio libre y salgan a caminar es suficiente, porque si no los exponemos y exponemos a sus familias al contagio y más duro va a ser la realidad en los hospitales.  

¿Qué otras características van a presentar las personas en general en la post cuarentena?

Otra característica es la ansiedad, y el estrés que es otro fenómeno psicológico. Hay un trastorno que es el estrés postraumático. Muchas personas no van a  desarrollar este trastorno pero pueden desarrollar algunos síntomas como el que están en la calle y recuerdan que se pueden infectar, piensan que en su casa están más seguros. Es importante diferenciar la enfermedad de algunos síntomas de esta, pero la enfermedad social que si se va producir es el miedo, la desconfianza y la incertidumbre. Eso va a empezar a ajustar otros fenómenos como la ansiedad, el estrés,  algunas características del estrés postraumático y la depresión. Esta última se gesta en un tiempo de 3 a 6 meses y se tiene que diferenciar del cliché social que se suele usar: “Estoy depre”, No, no estas deprimido, estas melancólico, estas pesimista, distraído peor no estas deprimido.

¿Y cómo podemos superar esta situación en la etapa de post cuarentena?

Se necesita articular el sector de salud mental de nuestra comunidad. La gente todavía tiene prejuicios con el psicólogo y el psiquiatra,  y fácilmente no va ir; aparte de las condiciones económicas que no te dan espacio para atenderte con un profesional de la salud mental. Eso te lleva a que generes alguna posibilidad de darle salud mental a tu comunidad  y que no se atiende de una forma eficiente.

El psicólogo tiene que ser protagonista en el cambio y asumir responsabilidad, entonces la articulación tiene que darse con  el colegio de psicólogos,  con el área de psicología emergencista que atienden a la población en la situación de crisis. Tenemos universidades en Arequipa que enseñan psicología imagínate la cantidad de profesionales que se están formando. Otro sector son los centros comunitarios de salud mental que lo maneja el MINSA que con sus equipos multidisciplinarios tendrían que dar las pautas para abordar las dificultades que se generen en las primeras actividades productivas.

Se tiene que articular las estrategias y romper el mito de que el psicólogo es para locos y estamos en el momento adecuado para cambiar hábitos, actitudes y costumbres. Tenemos los profesionales, en el Ministerio de la Mujer, el Ministerio Público, el Poder Judicial, las clínicas de Salud Mental lo que pasa es que no está articulada la red de acción frente a la pandemia. Son tantas esferas de la sociedad que pueden aportar  entonces tenemos que convocarlos para que se sumen al esfuerzo de la salud mental comunitaria.

 El presidente Vizcarra ha planteado que la bicicleta sea usada como un medio de transporte. ¿Cuán viable es esta propuesta?

La bicicleta en la sociedad está como un concepto de juguete y para que sea un medio de transporte debe de ajustarse algunas medidas. La conceptualización es un tema mental y las municipalidades o entidades que estén encargadas de implementar este sistema tienen que ver este factor psicológico-social para implementarlo.

Junto a unos colegas nosotros hemos realizado un estudio en el que se determinó que las ciclovías tienen que iniciar en los distritos para conectar necesidades sociales. No se trata de que salgan como monos a montarse y transitar por cualquier lado. Se está esperando los protocolos de bioseguridad para implementarlo. En cada región la realidad es única y las autoridades tienen que  adaptar esa normatividad a nuestra realidad.  

Manejar bicicleta implica tener ciclovías y los municipios distritales deben implementar estos espacios.  Ahora que se cambian las costumbres es momento de generar espacios de contacto entre necesidades. Hay que hacer todo un estudio para ver como lo unimos y como se van alimentar las ciclovías con las personas.  Si no hacemos eso todo va a ser un desorden

 ¿Cómo será la reactivación del sector productivo?

En este sector el protocolo de bioseguridad del delivery habla del bienestar mental y que se debe implementar ciertos protocolos de salud mental.  No se trata de solo de tener la herramienta de bioseguridad, sino también un protocolo de salud mental que se complemente con la ley de salud ocupacional y el protocolo de bioseguridad.  Si no se hace ello  el dueño va estar más preocupado por vender y no va a pensar que sus trabajadores vienen con muchos temores, miedos y problemas. De repente esa persona  tienen muchos problemas y en algún momento se quiebra el esquema productivo,  y si no quiere tener ese problema tiene que darle un espacio a la salud mental del trabajador.

Compartir

Leer comentarios