Cultura

Los senderos que se bifurcan

5 de septiembre de 2020
El jardín de los secretos que se bifurcan, cuento de Borges.

El cuento de Borges fue escrito en 1941.

Un análisis de las narraciones más famosas de la literatura. A continuación, se presenta un breve análisis de la obra, que invita, claro está, a la lectura y al análisis de una de las narraciones más famosas de los escritores latinoamericanos.

Jorge Luis Borges.

Por: Roy Cobarrubia

El Jardín de los Senderos que se Bifurcan es un cuento del escritor Jorge Luis Borges, una narración que gira en torno al tiempo. El autor cuando se publicó su obra explicó que existía un “desvarío laborioso y empobrecedor el de componer vastos libros; el de explayar en quinientas páginas una idea cuya perfecta exposición oral cabe en pocos minutos” para hablar del cuento. Mario Vargas Llosa, arequipeño y Nobel de Literatura resumió la obra en una pregunta: ¿Son reducibles a una o a unas cuantas ideas el Quijote, Moby Dick, ¿La cartuja de Parma, Los demonios?

El cuento Borges es una bifurcación del tiempo. El autor utiliza la idea de un laberinto para hablar de caminos y senderos que se juntan, utiliza metáforas que nos parecen conocidas, pero que en realidad son una búsqueda de lo nuevo a través de la lectura, una responsabilidad que recae en el lector quien tiene que escudriñar en una serie de historias contadas desde elementos de indexación y referencialidad.

La narración es un conjunto de elementos y modos discursivos que ayudan a comprender la intención del autor, el tiempo. A primera lectura se puede dar cuenta que el autor utiliza la primera persona y con intención inicia un texto de forma incompleta.

“La siguiente declaración, dictada, releída y firmada por el doctor Yu Tsun, antiguo catedrático de inglés en la Hochschule de Tsingtao, arroja una insospechada luz sobre el caso. Faltan las dos páginas iniciales”.

El texto se encuentra acompañado por la utilización de adverbios de lugar, “mañana”, “siempre”. También puede ser catalogado como un texto heterogéneo en sus elementos pues se provee de una serie de recursos textuales que reafirman la idea de una historia fragmentaria y fragmentada.

Este cuento de Borges es una una narración que gira en torno al tiempo.

Están presentes los elementos de indexación y referencialización en la narrativa, como ya se mencionó, para indicar: “En la página 242 de la Historia de la guerra europea, de Liddell Hart”. Existe un conexo, un texto que se inserta de una manera deliberada para contribuir en el espacio de la significación del texto leído, un conexo que nos lleva a otro texto en el que ya está sucediendo otro acontecimiento. También existe una descripción y la inserción de datos específicos, nombres de lugares y fechas: “veinticuatro de julio de 1916”. En la forma de dar inicio a los pensamientos y enunciaciones discursivas hay una gran responsabilidad de parte del decodificador pues este debe encontrar respuestas y algunas interrogantes.

La nominación de lugares, la descripción, el aspecto de la tipificación de los espacios. En esta historia cada uno de los espacios posee un componente y la recurrencia en el lenguaje que es en gran cantidad de aspectos adverbiales.

“…y colgué el tubo. Inmediatamente después, reconocí la voz que había contestado en alemán. Era la del capitán Richard Madden”.

 Este elemento cumple la función de dar una cierta enunciación de la deixis de tiempo, la voz enunciadora opta por ciertos pareceres y equivalencias.

“Eso parecía muy secundario, o debía parecérmelo”, se subjetiviza el término y surge el aliento de la duda de la confusión. “Antes que declinara el sol de ese día, yo correría la misma suerte”.

Lo espacial es importante porque se acerca a una serie de acciones. Se habla de un jardín: ““-Veo que el piadoso Hsi P’êng se empeña en corregir mi soledad. ¿Usted sin duda querrá ver el jardín?”, “-El jardín de senderos que se bifurcan”.

La contextualización verbal ha construido un texto bastante perceptible histórica y con arraigo de lugar y las estructuras discursivas tienen jerarquía, autonomía y unidad. Existen también textos continuos y discontinuos. La inserción del enunciado: “veinticuatro de julio de 1916 y debió postergarse hasta la mañana del día veintinueve.”

El autor utiliza la idea de un laberinto para hablar de caminos y senderos que se juntan.

Se habla también de la función discursiva que termina en posibilidades, la posibilidad de la imposibilidad: ““Lo demás es irreal, insignificante. Madden irrumpió, me arrestó. He sido condenado a la horca. Abominablemente he vencido: he comunicado a Berlín el secreto nombre de la ciudad que deben atacar.”

Encontramos elementos como Madden quien ejerce persecución sobre Yu Tsun. “Madden, en el departamento de Viktor Runeberg, quería decir el fin de nuestros afanes”. Y se observa la intrusión a la invasión del espacio.

En el texto también se realizan una serie de preguntas que se van repitiendo en cuanto a su vocalización: “¿cómo no iba a abrazar y agradecer este milagroso favor: el descubrimiento, la captura, quizá la muerte, de dos agentes del Imperio alemán?”. Esa iteración interrogativa se va removiendo a lo largo de la pregunta. El personaje logra estar aborto y pregunta y repregunta. Las enunciaciones están ligadas a ello, de las probabilidades ante un tipo de situación.

 Existe también un discurso etnocultural que alude a la primera guerra mundial, al primer conflicto mundial. También se habla de tópicos como la muerte, el espionaje, la delación. Un espionaje del que se asume la traición. El tiempo, muy notorio, muy importante. Las posibilidades o probabilidades de un elemento subyacente. La presencia de geometría, la concepción de los espacios, un jardín. La dinámica, y la concepción de la vida. Las dimensiones en torno a la vida.

DATO

El texto, finalmente, contiene un fuerte significado filosófico bajo la alternancia de las decisiones, y el tiempo, basado en un devenir histórico difuso, a veces claro, a veces confuso.

Compartir

Noticias Relacionadas

Leer comentarios