Arequipa

Los “Sorprendentes” imanes del doctor Simon Komori

5 de julio de 2019

Diversas enfermedades que atacan al cuerpo humano causan no solo un gran dolor, sino el deterioro de la salud, pueden ser eliminadas con el “Sorprendente” biomagnetismo, una terapia alternativa con excelentes resultados comprobados.

Hace ocho años, un hombre cuya identidad preservaremos, y a quien acababan de diagnosticarle cáncer gástrico, visitó la clínica del doctor Guillermo Simon Komori para pedirle tratamiento para su enfermedad, la cual se encontraba en estado avanzado.

Y ante la negativa que el paciente demostró por someterse a una cirugía, es que el oncólogo Simon Komori decide proponerle el tratamiento de su dolencia aplicando el biomagnetismo, una terapia novedosa, válida y con resultados probados, aunque sin una validez científica.

Es así que este paciente de 65 años de edad, aceptó someterse a las diez sesiones que el médico consideró necesarias para el tratamiento del cáncer gástrico, y “sorprendentemente” al concluir las terapias, quedó curado, conforme lo constató en la endoscopia que se practicara.

El caso expuesto es solo uno de los múltiples que durante diez largos años ha tenido el médico Guillermo Simon Komori, graduado hace 46 años como cirujano oncólogo del Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas de Lima. Su labor la ejerce de forma ininterrumpida.

HACE DIEZ AÑOS
El oncólogo Guillermo Simon Komori se animó a realizar esta práctica, cuando vio como personas desahuciadas con cáncer y otras enfermedades se recuperaron luego de tratamientos complementarios realizados con imanes.

Recuerda que todo empezó hace casi diez años, cuando este médico egresado de la Universidad Peruana Cayetano Heredia de Lima, con entrenamiento post grado en cirugía oncológica, fue testigo presencial de la sanación de una familiar, quien a pesar del tratamiento convencional especializado había sido desahuciada por un cáncer al cerebro. “Gracias al biomagnetismo recuperó su salud y hasta la fecha no le ha vuelto el cáncer”, afirma convencido.

Es así que decidió inscribirse en 2009 en el Curso de Biomagnetismo Médico con Isaac Goiz Durán, un médico mexicano, que descubrió una forma de aplicar los imanes usando los dos polos magnéticos, para llevar a la sanación de las personas enfermas.

“Desde entonces vengo complementando mis conocimientos médicos con esta interesante terapia energética, con la cual he obtenido satisfactorios y sorprendentes resultados, algunos de los cuales fueron presentados en el Congreso Mundial de Medicina Tradicional, Natural y Alternativa, realizado en el Centro de Convenciones del Colegio Médico del Perú en octubre de 2010 y en el Curso de Medicina Bioenergética organizado por el Colegio Médico Región V en Arequipa, en octubre del año 2015”.

BIOMAGNETISMO
El biomagnetismo ve al ser humano no solo como un cuerpo físico y químico, también toma en cuenta la parte energética, que está íntimamente unida al cuerpo físico y no se le puede ver, pero si se puede medir por métodos científicos modernos.

El biomagnetismo enfoca la curación de los seres vivientes mediante la puesta en estado de equilibrio energético con la colocación de imanes utilizando los polos negativo y positivo, en diversos puntos, logrando equilibrar energéticamente el cuerpo y corrigiendo el ph (potencial de hidrógeno), desactivando microorganismos patógenos, que llevan a las enfermedades de diversa índole.

La aplicación de los imanes viene desde la antigüedad, pero desde el año 1988 el doctor Isaac Goiz Durán descubre una forma moderna de aplicar los imanes. El primer par biomagnético que descubre es el relacionado a pacientes con VIH Sida y posteriormente le siguen varios cientos de pares biomagnéticos en relación a la gran mayoría de las enfermedades humanas.
Simon Komori explica que con el biomagnetismo además de enfermedades neoplásicas se pueden sanar males como la artritis reumatoide, lupus eritematoso, fibromialgia que no tiene solución definitiva con medicamentos, además afecciones estomacales como gastritis, algunos casos de cáncer gástrico, afecciones ginecológicas como los dolores pélvicos crónicos, e incluso cuadros de depresión, ansiedad, adicciones y otros.

Pero además, procesos infecciosos en general causados por diversos microorganismos como virus, hongos, bacterias y parásitos son tratados e inactivados con la energía de los imanes. Son ejemplos el virus del VIH, hepatitis y virus del papiloma humano que pude llevar a las pacientes al cáncer del cuello uterino. “Sus resultados son muy satisfactorios hasta en un 60%, según mi experiencia”, puntualizó.

ACTUALIZACIÓN
Simon ha recibido un interesante curso de Bioenergética Avanzada con un investigador de Chile, con el objetivo de reforzar y hacer más efectivo el tratamiento con los imanes.

También un curso con una Licenciada española, Montserrat Gascón de España y una doctora mexicana, Italia Oloarte, en relación a la Osteopatía Bioenergética Celular, que sirve para devolver la armonía de todos los tejidos del cuerpo, para que pueda recuperar su salud.

Todos estos enfoques están orientados en el manejo de la energía que está en lo más íntimo de células y ADN de los seres humanos.

DATO
Las personas interesadas en contactarse con el médico Simon Komori para conocer más sobre este innovador y “sorprendente” método pueden llamar al 943 613 100 o también escribir a la web: biomagnetismoSimonkomori.com, o correo:Simonkomori@hotmail.com
Su consultorio se ubica en Los Rosales 104 – 201urb. Primavera Umacollo Yanahuara

Compartir

Noticias Relacionadas

Leer comentarios