Judiciales

Magos del Misti era una red criminal que operaba a nivel internacional

23 de mayo de 2019

Los “Magos del Misti” no era solo una banda “común” dedicada al hurto simple de autopartes, era la organización criminal más peligrosa de la región con colaboradores dentro la Policía Nacional y que además operaba a nivel internacional.

Ambas aseveraciones fueron expuestas ayer, durante el segundo día de la audiencia de prisión preventiva contra 15 de sus 16 integrantes del grupo delictivo, que incluye a dos policías que laboraban en la Unidad Especializada de Investigación de delitos contra el Crimen Organizado y la comisaría de Alto Selva Alegre. Todos fueron detenidos a principios de mayo.

CONTACTOS EN BOLIVIA
La fiscal de Crimen Organizado, Alejandra Cárdenas, durante la audiencia reveló que el cabecilla de la organización, Miguel Ángel Salcedo Viza, alias “Peyu” –con un largo historial delictivo, nueve investigaciones por ilícitos penales e incluso con condena por hurto agravado en la ciudad de Tacna en 2009–, había establecido contacto con dos criminales, dedicados al hurto de vehículos de la ciudad de Santa Cruz (Bolivia).

Extracciones de conversaciones vía Whatsapp de agosto del 2018, entre Peyu que se presenta con Víctor de Perú con sujetos de nacionalidad Boliviana, expone un claro propósito del líder de esta organización. “Quiero robar”, es el mensaje clave de Peyu para sus “pares”. La tesis fiscal, establece que en Bolivia, Peyu “se injerta a grupos criminales de ese país” para proseguir con el hurto y venta de autopartes.

“No se trata de pobres delincuentes comunes que roban autos, llantas, se trata de una red criminal flexible que tiene alcance hasta miembros de la Policía y el extranjero”, dijo enfática Cárdenas.

Sin embargo, la relación del cabecilla de la organización criminal con el país altiplánico no es casual. Según su registro de migración «Peyu» viajó a Bolivia entre el 8 de febrero de este año y permaneció allí hasta el 11 del mismo mes. Una alerta brindada por el agente policial Richard Torres Díaz, también imputado como miembro de la organización y quien sería el “datero” de los criminales para evitar que sean sorprendidos durante operativos, advirtió a “Peyu”, sobre la investigación que la Fiscalía de Crimen Organizado había iniciado. Se presumía de un operativo en enero, pero al recibir la alerta de Torres este fugó.

TRES PNP MÁS
La fiscal durante su intervención en la audiencia de ayer, también reveló que tres miembros más de la PNP, cuya identificación no ha sido establecida claramente, formarían parte de esta red criminal.
Ello se deduce de la interceptación de llamadas y mensajes de Whatsapp, donde estos solo aparecen con apelativos.

Una de las conversaciones interceptadas data del 19 de febrero de 2019, entre “Peyu” y un supuesto policía, aún no identificado pero al que llama “Wichu”. La conversación apunta a una negociación para ayudar a un detenido (miembro de los Magos del Misti) intervenido por tráfico ilícito de drogas con 200 gramos de PBC. “Peyu”, pide que le pongan contacto con un agente de apellido “Mejía” para que este le reduzca la cantidad de droga y su “compañero” solo sea procesado por posesión, debido que la pena por la microcomercialización es más alta.

Esta conversación de acuerdo a la tesis fiscal, evidencia que Peyu, como cabecilla de la banda, tenía más contactos en la policía (en diversas áreas) para proteger a los miembros de su banda.

Compartir

Leer comentarios