Arequipa

Mala educación de ciudadanos impide tener limpia la ciudad

18 de noviembre de 2019
Ayer terminaron con limpieza de mercado.

Mientras los trabajadores de la Municipalidad Provincial de Arequipa  limpiaban el interior del mercado San Camilo, malos ciudadanos dejaban bolsas malolientes con desperdicios en las esquinas fuera del centro de abastos, pese a que minutos antes la compactadora dio la última vuelta de recolección.

“Ya no podemos hacer más, los trabajadores hacen todo el esfuerzo, damos  tres vueltas con la compactadora y vienen personas mal educadas y sin ningún respeto tiran la basura  en las esquinas o en el lugar donde se les ocurre. Con ese tipo de educación es difícil tener una  ciudad limpia”, señaló José Luis Narro, subgerente  de Servicios al Ciudadano.

Lo mismo ocurre en calles céntricas, como Puente Bolognesi, Bolívar, Sucre, San Francisco, Mercaderes, Santo Domingo, y otras, a unos pasos de la Plaza Mayor.

Se observa que los autores son los administradores o trabajadores de los diversos negocios de comidas que hay en todas esas  calles, por el contenido de las  bolsas. Pero el inconveniente no es dejar la basura para que el personal lo pueda recoger, sino dejarlo a la hora que se les antoje, agregó.

“La compactadora ha pasado la última ronda por esas calles a las 7 de la mañana y a las 9 ya están las bolsas en la calle. Dígame qué podemos hacer. Cuando se les anuncia que habrá sanciones y multas por atentar contra el medio ambiente y el ornato, de  inmediato se quejan y dicen que lo único que queremos es  sacarles  plata”, indicó el funcionario.

Es precisamente por ello que hizo un llamado a la población, que al observar estos hechos tome una fotografía de la persona infractora, y si es posible de la dirección de dónde salió, para poder sancionarla.

LIMPIEZA EN SAN CAMILO          

Una ardua tarea tuvieron los trabajadores del área al limpiar los alrededores y el interior del mercado San Camilo, de donde se extrajo alrededor de diez toneladas de basura, además del baldeado y la desinfección.

No pocos roedores fueron extraídos, y según el funcionario ya se  hizo un desratización hace algunos años en el interior, el problema es que  son las  propiedades de los alrededores las que no  colocan  trampas para evitar su proliferación y no tienen las  condiciones adecuadas para sus negocios y es así que los animales siguen vivos y recorriendo los diversos locales comerciales.

El mismo comportamiento se observa en la calle Mercaderes.

 
Compartir

Leer comentarios