Arequipa

Más adicciones en jóvenes por cuarentena

16 de enero de 2021
Foto: El impacto a la salud mental de los jóvenes es preocupante.

Ante la inmovilización social tomada por el Estado, los casos de adicciones tecnológicas se incrementaron en la ciudad blanca.

Según la psicóloga del Hospital III Goyeneche, Ida Carmen Palomino Apaza, la reclusión que vivieron los adolescentes en el año 2020, los obligó a estar dentro de sus moradas a causa de la emergencia sanitaria que afronta el país, obedeciendo la recordada inmovilización social.

Sin embargo, pese que esta medida tenía como objetivo salvaguardar a la población peruana, a su vez ocasionó un declive en los adolescentes, provocando que muchos se obsesionaran con los medios tecnológicos y los videojuegos.

Asimismo, refirió que la mayoría de los implicados en esta manía serían menores de edad.

Por otro lado, estos jóvenes entre 13 y 17 años, se apoyaron de las plataformas virtuales para poder realizar sus labores como estudiantes, asistiendo a clases virtuales o ahora en el 2021, clases de verano.

Otros también se mantuvieron al tanto de otros aprendizajes que los beneficiarán en casa, manteniéndolos aislados por temor al contagio de COVID-19 que se vive aún en las calles.

LA TECNOLOGÍA Y LOS JÓVENES

La experta agregó que la mayoría de los muchachos reconoce su adicción en estas herramientas, sin embargo, aconseja la intervención y, sobre todo, ayuda de los padres para que puedan redireccionarlos a un uso adecuado y óptimo de las tecnologías.

«Qué lindo es escuchar a los adolescentes que necesitan ayuda, porque en el 2020 muchos de ellos han bajado en sus calificaciones y es lindo saber que un adolescente reconoce eso. Los padres también reconocen que estaban ocupados tratando de trabajar y que habían abandonado a sus hijos de alguna manera”, puntualizó.

RÉPLICAS

Las consecuencias que trae consigo estas adicciones afectan a la persona física y psicológicamente.

El uso cada vez más continuado de ordenadores y pantallas electrónicas de dispositivos móviles como celulares, tabletas y computadores, está ocasionando un incremento de las molestias en los ojos asociados al mal uso y abuso de los mismos.

Es más frecuente ver infecciones oculares como la queratitis, ojo seco, conjuntivitis o úlceras corneales, asociadas con diversos factores como el cansancio, dolor ocular, sequedad, irritación, picor, lagrimeo, visión borrosa o dolores de cabeza.

Además, el uso de pantallas electrónicas a últimas horas de la noche puede ocasionar insomnio por la supresión de la secreción de melatonina que produce la luz azul de estos dispositivos y la activación que provocan.

SIN SALIDA

Sin embargo, los problemas físicos no son ajenos a los trastornos mentales.

A medida que la crisis del COVID-19 continúa, la depresión también se ha vuelto en un trastorno no ajeno a nadie, afectando a todos por igual.

Sentirse deprimido en momentos de inactividad forzada y de constante incertidumbre es inevitable. La depresión es más que sentirse triste o tener días malos, por ello buscar ayuda nunca está de más.

De esta manera, se previenen desenlaces lamentables, como el suicidio.

El impacto de la COVID-19 en la salud mental de los niños y adolescentes no es uniforme; factores diversos como fallecimientos de seres queridos a causa del virus, trastornos mentales de base o vulnerabilidad personal, entre otros, podrían manifestar transitoriamente síntomas de ansiedad o depresión que podrían acabar con el suicidio.

Según la OMS, más de 80 000 personas mueren cada año por suicidio, y esta es la segunda causa principal de muerte entre personas de 15 a 29 años de edad.

Siendo el 79 % de todos los suicidios producidos en países de ingresos bajos y medianos.

Según el Sistema Nacional de Defunciones (SINADEF), en el año 2020 durante la pandemia, 432 personas decidieron acabar con sus vidas.

De este número, 70 son menores de 18 años, siendo la región Cusco la que presentó la mayor cantidad de casos.

NO HAY MALES MENORES

Por otro lado, los malos hábitos alimenticios fueron detonantes ya que no hubo un control por parte de los adultos responsables, ante esto es necesario prevenir estos males antes de que ocurran.

Muchos adolescentes en nuestro país llevan un desorden en su alimentación, por lo que no se dan cuenta del problema hasta cuando es muy tarde.

Se genera gastritis y pueden existir complicaciones relacionadas como heridas o erosiones gástricas, úlcera gástrica, hemorragia digestiva y en casos peores, perforación gástrica.

BRINDAR SOLUCIONES

La experta recomendó controlar el uso de las tecnologías en este nuevo año, dado que las clases virtuales continuarán aún de forma indefinida. Asimismo, anima a los padres a motivar a sus hijos mediante una buena comunicación y asertividad.

Además, tener una vida activa fuera del sedentarismo en estos tiempos difíciles, ayuda a incrementar las defensas en nuestro cuerpo para prevenir no solamente enfermedades como el temido coronavirus, sino también otras que amenazan con nuestro bienestar.

Cosas básicas como levantarse temprano, comer lo necesario, tomar agua y moderar el uso de tiempo en actividades y recreaciones, ayuda al organismo y fortalece la mente ante cualquier situación que se presente.

Asimismo, incluye la salud mental, aprender a querernos y aceptar la ayuda de otros.

Recordemos que, si no contamos con apoyo de nuestro entorno, además de una orientación psicológica por parte de especialistas, los jóvenes no podrán superar estas adicciones que traen consecuencias, que nadie quiere pasar.

DATO

Cuando existe la comunicación en una familia, hay un ambiente de unión y afecto en casa.

Adoptarán medidas para evitar que playas sean focos de contagio

Compartir

Leer comentarios