Arequipa

Médico la desahució y hoy es docente en la UCSM

5 de marzo de 2020
Foto: UCSM.

Los médicos le dijeron a su familia que la dejaran morir tranquila, que no había nada por hacer. Esta es una ejemplar historia de superación y perseverancia.

Nació con apenas seis meses de gestación, a los dos días le dio paro respiratorio y como consecuencia sufrió una parálisis cerebral, ante lo cual los médicos aconsejaron a sus padres que no la “martirizaran” buscando tratamientos y que la dejaran en cama para que falleciera tranquila.

Milagros Murillo Benavides tiene ahora 39 años de edad, con algunos problemas físicos como consecuencia de la parálisis que tuvo, pero es una mujer muy feliz.

Nací prematura, apenas pesaba 950 gramos, pasé tres meses en la incubadora, pero al segundo día de nacida tuve un paro cardiorrespiratorio; pero me mantuvieron con vida gracias a la perseverancia de mis padres que ya habían perdido sus dos primeros hijos”, cuenta Milagros, quien se moviliza en silla de ruedas apoyada en algunos momentos por sus alumnos.

A los 10 meses de nacida la llevaron al médico para que la evaluara y vea la posibilidad de encontrarle alguna mejora; el galeno muy conocido en Arequipa les dijo que la dejaran morir tranquilamente en cama, porque no había solución a su problema.

No he cumplido mi sueño de ir a buscar al médico que me desahució de niña, porque lamentablemente ya falleció, pero ahora estoy aquí para demostrarle a todas las mujeres que es posible salir adelante pese a todas las adversidades que se le pueda presentar en el camino, que no necesita de alguien más para alcanzar las metas”, añadió.

Por su dificultad para movilizarse, tuvo muchos problemas, especialmente en la adolescencia, y sufrió en carne propia la discriminación, puesto que cuando trataba de hacer lo mismo que sus compañeras, la miraban como bicho raro y por ello era muy tímida, reservada, introvertida, hasta que tomó conciencia de sus limitaciones, pero especialmente de sus potencialidades.

Su familia, sobre todo sus padres, jugaron un rol importante, porque la impulsaron a seguir adelante y decidió estudiar Psicología y ahora es docente en la Universidad Católica de Santa María en varias carreras profesionales.

Al principio me decían que por qué había estudiado Psicología, a quién iba a ayudar de esa manera y en mi primer trabajo, como la dueña del colegio no creía en mí, tuve que dedicarme a leer libros a los niños, hasta demostrarles que podía hacer otra cosa”, cuenta este milagro de la vida.

Ella ahora utiliza su historia para impulsar a las mujeres a seguir adelante, a no dejarse vencer por las adversidades, recomendando que no se deben dejar faltar el respeto por ninguna otra persona y si así fuera, esta no debería estar en su vida. Considera también que la única forma de combatir la violencia es la educación en el hogar y la escuela con buenos valores.

Aún le quedan sueños por cumplir, como el casarse y tener hijos, porque asegura ama a los niños; igualmente hacer su doctorado y fundar un centro especializado para la rehabilitación integral de personas con capacidades diferentes.

Resultado de imagen de ucsm

Milagros Murillo es docente de la Universidad Católica de Santa María. Sus alumnos ven en ella un ejemplo de sacrificio y perseverancia.
Compartir

Leer comentarios