Arequipa

Mollendo paralizó actividades

6 de mayo de 2015
Mollendo paralizó actividades
Por: Jhonny Pineda A.
Fotos: Jorge Esquivel Z.

 
La situación se complica aún más en la provincia de Islay, cuya población protesta contra el proyecto minero Tía María. Las protestas ahora no se limitan al valle de Tambo. Ahora el epicentro de las protestas se concentra en Mollendo, que estaba ajena a las protestas, donde organizaciones sociales convocaron a un paro de 72 horas. Al inicio de esta manifestación ayer un obrero de construcción civil murió.

Las carreteras fueron bloqueadas y ninguna actividad comercial se realiza con normalidad.

El plan de la Policía Nacional del Perú de encapsular las protestas en el valle del Tambo fracasó, luego que ayer en la madrugada un enfrentamiento en las inmediaciones del mercado de Túpac Amaru, entre los efectivos y los pobladores de Alto Inclán, dejara como saldo la muerte del obrero de construcción civil, Henry Checya Chura de 35 años de edad.

El hombre fue alcanzado por los perdigones disparados por la Policía, en medio de la confrontación iniciada a las 20:00 horas del lunes, y acabaron pasadas las 01:00 horas de ayer con el deceso del manifestante. El herido fue trasladado hasta el centro de salud de Inclán y luego al  hospital de EsSalud de Mollendo, pero nada se pudo hacer por la víctima.

El resultado de la necropsia determinó que Henry Checya Chura pereció al ser alcanzado por proyectiles de arma de fuego compatibles con perdigones de plomo. Las balas ingresaron por la espalda del fallecido, una acabó perforando el pulmón y laceró el corazón, mientras otra se incrustó en el cuerpo de la víctima.  
Un grupo de efectivos de homicidios del Departamento de Investigación Criminal (Depincri) se encarga de las pesquisas, en tanto desde Lima se informó que un equipo de inspectoría general de la PNP inició las investigaciones administrativas y disciplinarias.

Las protestas contra el proyecto minero en esta ocasión ya va cobrando la vida de dos personas. La primera víctima de los enfrentamientos entre la PNP y los antimineros fue Victoriano Huayna Nina de 61 años. El conflicto social desde su inicio, en el 2009, hasta el momento, ya cobró la vida de cinco personas y dejando cientos de heridos, tanto del bando de la PNP como de los pobladores.

TODO PARALIZADO
La noticia de la muerte del obrero de construcción civil desencadenó la indignación de la población de Matarani y Mollendo, sobre todo las asentadas en la periferia de la ciudad de Mollendo, quienes acataron el paro de 72 horas convocado por los diferentes gremios sociales del Puerto Bravo paralizando cualquier actividad comercial, el transporte público e interprovincial. Los únicos que atendieron con cierta normalidad fueron los centros de salud.

Solo el Sindicato de Construcción Civil movilizó a unos 2 mil obreros, dejando paralizadas obras importantes como los trabajos de la infraestructura del nodo energético, la vía Costanera y la ampliación del muelle, además de otras construcciones menores administradas por el Gobierno Regional de Arequipa.

Los protestantes, en Matarani, se ubicaron a un kilómetro pasando el peaje, en el sector conocido como Matarani 2000 evitando el paso de cualquier unidad por la carretera. Un contingente policial de unos 60 efectivos se mantenía expectante a prudente distancia. Asimismo se conoció del bloqueo del túnel de Matarani.

La vía de penetración a Mollendo también fue bloqueada con piedras de gran tamaño o con cualquier objeto que evite el paso de las unidades vehiculares. En el sector de Catarindo la pista lucía impasable al ser obstaculizada en al menos unos 500 metros de distancia.

El ingreso a la ciudad de Mollendo también fue cerrado por los protestantes al quemar llantas, quienes colocaron además piedras en la pista. Un contingente policial de unos 100 agentes intentó desbloquear la carretera empleando dos tanquetas y se enfrentó a la población empleando gases lacrimógenos, pero al verse superado en número prefirió estar vigilante en la zona.

VIOLENCIA Y CAOS
Los restos de Henry Checya fueron retirados de la morgue pasadas las 15:00 horas y su féretro fue cargado en hombres por los mollendinos hasta el ingreso de la ciudad. En un primer momento, menos de 100 personas acompañaban el féretro del obrero de construcción civil, pero conforme fueron avanzando se sumaron más personas llegando a congregar a más de 1500,  particularmente sensibles por el deceso del albañil.

Los agentes policiales para evitar un nuevo enfrentamiento se colocaron a un costado de la vía, permitiendo el paso de los pobladores y el féretro; sin embargo, un grupo de estos sobre todo jóvenes descargaron su ira contra los agentes del orden lanzando piedras o cualquier objeto contundente.    

Ante el ataque y al temer por su integridad, los agentes lanzaron gases lacrimógenos para disuadir a los manifestantes consiguiendo su propósito luego de varios minutos de enfrentamiento.   

Ante la difícil situación existente en Mollendo, el alcalde de la Municipalidad Provincial de Islay, Richard Ale, manifestó: “Ahora el diálogo debe darse tal como está la situación en Islay, no hay vuelta atrás. Los mollendinos se han manifestado y no están a favor del proyecto minero Tía María como aseguró el ministro de Agricultura”.     

El féretro de Henry Checya ayer fue velado por sus familiares llegados de Arequipa y amigos en el vía pública en el sector de Alto Inclán. El occiso deja en la orfandad a un menor de 13 años, según se informó. 
Compartir

Leer comentarios