Arequipa

Museo de sitio de Selva Alegre mostrará tumbas y objetos hallados

19 de enero de 2020

Hace diez años encontraron un cementerio con restos incas que será base de un museo de sitio.

Por: Roxana Ortiz A.

En la parte norte del Parque Selva Alegre existe una zona que para muchos pobladores se encuentra abandonada y hasta parece un descuido por parte de la autoridad. Lo cierto es que en este lugar, hace aproximadamente 10 años, se encontraron 37 tumbas de la época preinca e inca, conteniendo decenas de piezas de cerámica y algunos metales. La idea es hacer en el lugar una especie de museo de sitio, para mostrar todo lo encontrado y capacitar a propios y extraños, sobre las culturas que se asentaron en esta zona de Arequipa.
El proyecto para la construcción del museo del Parque Selva Alegre ha sido elaborado y presentado por la Oficina del Centro Histórico, presidida por el arquitecto William Palomino Bellido, quien indica que sería un gran aporte para mostrar a la población y que conozca parte de la historia en un museo al aire libre.
Hace 10 años aproximadamente, un grupo de trabajadores de construcción civil estaban haciendo trabajos para construir una laguna artificial en el parque cuando se toparon con extrañas construcciones de piedra que estaban bajo varios centímetros de tierra. La idea del alcalde de ese entonces, fue obviar las tumbas y continuar con las obras, pero fue el director del diario El Pueblo, Carlos Meneses Cornejo, quien logró que la autoridad reflexionara sobre el tema y en lugar de destruirlo, lo pusiera en valor y construyera el museo de sitio.
Lamentablemente en ese momento no se puso mucho empeño al proyecto, y quedó paralizado hasta ahora en que el arquitecto William Palomino, conocedor del valor patrimonial que tiene el lugar, lo rescató y decidió impulsarlo. Solo faltan algunos ajustes en el tema económico para ponerse a trabajar, dijo.
En ese tiempo, el exdirector del Instituto Nacional de Cultura, Franz Grupp Castelo, quien alertó del daño que se podría ocasionar, también presentó un proyecto para hacer el museo de sitio, incluso se había conseguido el financiamiento de la compañía minera Cerro Verde, como sugirió Meneses Cornejo, que consistía en el techado de la zona para proteger el área; pero todo quedó en proyecto.
El proyecto estaba diseñado para que el público pueda observar las 35 tumbas encontradas, donde se iba a construir una pasarela aérea que bordearía el área de las tumbas, así como dos salas de exhibición y una de proyecciones, las mismas que tendrían la capacidad de albergar a unas 20 personas por turno.
La idea ahora es que el museo de sitio de Selva Alegre, que forma parte del complejo recreacional, se integre al Centro Histórico de Arequipa, otorgando a esta zona de esparcimiento un ambiente de cultura que la población debe conocer, además de tener un circuito adicional para el turismo nacional y extranjero.
El arquitecto Palomino explica que las piezas encontradas en esta zona datan de la época preincaica y pertenecerían a las culturas Churajón, Collas y Sillustani, estas dos últimas provenientes del altiplano, lo que demuestra que en esa temporada los pobladores del sur del país se interrelacionaban con frecuencia.
Las tumbas datan de 1200 y 1400 años antes de Cristo. También se encontraron restos de la cultura Inca, cuyos pobladores llegaron a los valles de Arequipa 1300 años antes de Cristo, según comentó el especialista.
En las tumbas se hallaron por lo menos 180 piezas de cerámica, entre platos, ollas, jarras y cántaros, muchas de ellas completas; así como fragmentos, y una gran parte de lo encontrado podría exhibirse en este museo de sitio.
Esta manifestación correspondería parte de historia Prehispánica de Arequipa, lo que permite constatar que hasta poco antes del surgimiento del imperio incaico existían en lo que hoy es la ciudad de Arequipa, algunos nómadas que vivían dedicados a actividades tales como la caza, la pesca y la recolección, los que desarrollaron la domesticación de animales como auquénidos y que posteriormente iniciaron prácticas de sedentarismo y agricultura por lo que se ubicaron cerca a zonas agrícolas y cerca al río para proveerse de alimento y agua para su subsistencia.
Este descubrimiento solo es una muestra de los indicios de una manifestación de los antiguos pobladores, que expresan el respeto hacia sus muertos a quienes sepultaban junto a objetos y también a algunos productos agrícolas y hasta bebidas, en la creencia que en su largo trajinar a la otra vida, podrían necesitar de ellos.

TUMBAS SIN CUERPO
Las tumbas que fueron encontradas en Selva Alegre están asociadas al imponente marco geográfico del río Chili, las terrazas cultivadas y las andenerías de Carmen Alto y Tocrahuasi, las cuales habrían sido hechas seguramente por los pobladores a quienes pertenecerían las tumbas encontradas.
Estas tumbas no tienen en el interior cuerpo alguno y según comenta el arquitecto Palomino Bellido, eso podría tener una explicación.
Los antiguos pobladores consideraban que la muerte solo era un paso más que seguían las personas hacia el más allá. Por ello es que en las tumbas, que eran una vivienda temporal, colocaban una serie de objetos y muchas veces alimentos y bebidas, para que le ayudaran en el proceso.
Pero también existía otra tradición, que en el mes de noviembre, las personas sacaban a los muertos de las tumbas para compartir con ellos, las vestían, adornaban con barro de colores, se alimentaban en su compañía y luego las volvían a colocar en su zona de descanso.
En 1580 se dieron leyes para las Indias, y entre ellas la Ordenanza de Felipe II para salvaguardar la religión que habían impuesto y luchar contra la herejía. El virrey Toledo conociendo de estas costumbres, ordenó saquear las tumbas y quemar todos los cuerpos.
Al parecer, los pobladores, por las noches extrajeron los cuerpos y los llevaron a sepultar a otros lugares, por lo que solo se encontró las vasijas y otros objetos, y eso da la seguridad que no fueron huaqueados. También se indica que los cuerpos eran depositados en posición fetal, porque las tumbas eran circulares.

MUSEO DE SITIO
La construcción que se hará en este lugar será muy sencillo, ya que consistirá en la colocación de una cobertura metálica sobre el área, para protegerlo de la lluvia y los rayos solares, y llevará vidrio templado que rodearán las tumbas y en ellos se colocará la información sobre los hallazgos y la historia que rodea al valle de Chilina.
El arquitecto Palomino dijo que este proyecto será un aporte más para dar a conocer visualmente, parte de la cultura preinca e inca que se desarrolló en esta parte de la ciudad, donde la mayoría de sus pobladores se dedicaban a la agricultura y por ello, la construcción de las andenerías.

Compartir

Leer comentarios