Educación

Ni la enfermedad les quita a los niños las ganas de aprender

29 de noviembre de 2020

En Arequipa y otras cinco ciudades del país se implementó oficialmente desde septiembre del presente año el Servicio Educativo Hospitalario (SEHO) que tiene como objetivo reducir la deserción o el rezago de estudiantes por razones de hospitalización, tratamiento ambulatorio o embarazo.  

Por Mariela Zuni M.

Raulito tiene apenas 6 años y a su corta edad libra día a día una batalla contra el cáncer. Su meta es ganar la guerra para que sus sueños no queden truncos. En esta dura travesía, aprender lo ayuda a enfrentar con más entusiasmo la enfermedad. 

¡QUIERO APRENDER!  

Su entusiasmo por el estudio va más allá de su condición de salud. A veces incluso pierden la noción del tiempo, por la misma rudeza de los tratamientos oncológicos, nos declaró la docente Ciria Arias, quien labora desde el año pasado en el “aula mágica”, que era el proyecto piloto de educación hospitalaria.  

“Recuerdo la vez que estaba con un pequeño y de pronto llegó la enfermera para colocarle el tratamiento. A los días recibí su llamada, diciendo que estaba bañado y cambiado, listo para sus clases ¿miss a qué hora llega? preguntó, creía que había pasado un día, pero le expliqué que ya era domingo y ese día no podía ir al hospital”, relató la profesora y coordinadora del Servicio Educativo Hospitalario del IREN Sur.  

Con tristeza recordó también a un querido niño fallecido el año pasado: “Nos encontrábamos en pleno proceso de trabajo y al pasar por la habitación 201 una voz me llamó – miss yo voy hacer mi tarea ¿me deja la tarea? – quería pintar. Ello ocurrió a las 11 de la mañana y al regresar a la 1 de tarde ya había falleció. Cuando me habló estaba completamente lúcido y no podía creerlo”.  

La enfermedad no es obstáculo. En 2019 los estudiantes del IREN Sur ganaron cinco competencias escolares en categoría de cuentos, poesía y creación literaria, pese al cáncer, ellos pusieron mucha dedicación y esfuerzo. En estos logros destacó la gestión de la dirección del nosocomio.  

Debido a la pandemia el servicio hospitalario se inició oficialmente desde el 10 de setiembre en el IREN. A diferencia del año anterior, que era presencial, ahora tiene que ser necesariamente a distancia, por el riesgo de contagio de la COVID-19.  

Los niños de inicial reciben entre 30 a 40 minutos diarios de reforzamiento de la estrategia Aprendo en Casa, dependiendo de su estado de salud. Los estudiantes de primaria entre 45 a 60 minutos al día.  

La miss Ciria está a cargo de 29 menores hospitalizados, la mayoría de entre 3 a 5 años, los que realizan actividades lúdicas y estimulación temprana. Los más grandecitos se preparan para la primaria y hay muy pocos adolescentes en el servicio.  

REDUCIR LA DESERCIÓN  

Como Raulito, en el Perú, cada año un promedio de 165 mil niñas, niños, adolescentes y jóvenes en edad de escolaridad básica son hospitalizados, interrumpiendo su escolaridad durante el tiempo que demora su estadía en el nosocomio e incluso su recuperación en casa.  

Para evitar la deserción por causa de enfermedad, el Ministerio de Educación (MINEDU) oficializó desde el presente año el Servicio Educativo Hospitalario (SEHO) para el acompañamiento en situación de hospitalización o tratamiento ambulatorio a los estudiantes de las diferentes modalidades de Educación Básica Regular.  

Según fuente del MINEDU, 7143 estudiantes, entre 3 y 20 años, abandonaron las aulas por enfermedad de un total de 177 000 hospitalizados a nivel nacional. Con el SEHO buscan revertir estas cifras alcanzadas los últimos años.  

“Lo que no queremos es que pierdan la escolaridad, el contacto con la escuela, antes muchos repartían o abandonaban el colegio por su enfermedad, con el servicio queremos que se sientan como en una escuelita, con la debida protección”, mencionó la Especialista de Educación de la Gerencia Regional de Educación y Equipo de Tutoría, Convivencia y Promoción Escolar, Olga Chino Acuña.  

HOSPITALIZACIÓN PROLONGADA  

Acceden a este servicio los estudiantes hospitalizados o con tratamiento ambulatorio mayor a 30 días y de casos de embarazo adolescente de las regiones de Arequipa, Tacna, Ica, Lima Metropolitana, Cusco y Loreto.  

En Arequipa, cerca de un centenar de menores en edad escolar accedieron al SEHO, que da seguimiento a los aprendizajes que lograron en las instituciones o programas educativos donde están matriculados, convalidan las competencias logradas, ello acompañado de un soporte psicológico y socioafectivo a los estudiantes y sus familias en el proceso de reincorporación.  

La cantidad de menores que acceden al SEHO es oscilante, pues al ser dados de alta ya están en condiciones de retomar las labores en sus colegios de origen.  

Al aprobar el Minedu mediante la Resolución Viceministerial n.° 154-2020-MINEDU, las Disposiciones para la implementación, organización y funcionamiento del SEHO, este se implementó en los hospitales Goyeneche, Honorio Delgado y el IREN Sur.  

En cada nosocomio hay un equipo de profesionales a cargo de la atención de los estudiantes hospitalizados. Está bajo la dirección de un coordinador pedagógico, que es docente, un psicólogo y asistente social, dijo la especialista. 

CONTENCIÓN EMOCIONAL  

Carlota Almirón, asistenta social del IREN Sur, destacó que el soporte educativo que se aplicó como piloto en el nosocomio desde el año pasado con apoyo de la empresa Telefónica, generó un efecto positivo en los menores para enfrentar la enfermedad, adicionalmente un psicólogo clínico de la institución brinda a los pacientes y sus familias una contención emocional.  

Este año detectaron casos de menores que no habían sido matriculados en ninguna institución educativa, por la precariedad de las familias y la condición de enfermedad del menor, por tanto, el IREN hizo las gestiones pertinentes para la inclusión de los mismos en el servicio de educación básica.  

Como el proceso de matrícula sigue abierto los padres que tengan menores en edad escolar no contactados, pueden comunicarse con la UGEL respectiva o la Gerencia de Educación.  

TEMPLE DE ACERO  

Así como el tratamiento térmico permite aumentar la dureza del acero, la miss Ciria, construye desde hace dos años ese temple para reponerse a la pérdida de sus pequeños estudiantes. Tarea para nada fácil.  

La misma condición de vulnerabilidad de los niños, sumado a las historias adversas de sus familias, amalgaman con más fuerza esos sentimientos de cariño y apego, “como una madre”. Al principio, confiesa la docente, era un mar de lágrimas después de cada pérdida, incluso sus familiares recomendaron que dejara el trabajo en el hospital y vuelva a enseñar en un colegio normal.  

“No podía dejarlos y menos conociendo sus historias. Ha sido un proceso muy triste. Logré sobreponerme gracias a una coach de Lima con la que me comunicaba cuando me sentía muy mal”, expresó.  

DATO

La profesora Ciria Arias, cumple 28 años en la docencia, la mayor parte de su carrera magisterial la desarrolló en colegios de Educación Básica Regular, y los últimos tres en el Servicio Educativo Hospitalario.  

Hasta el año pasado estaba sola a cargo de los niños hospitalizados, ahora además de docentes, psicólogos y asistentes sociales, cuenta con 15 voluntarios que participan en el programa. Incluso su única hija dona sangre para los frágiles estudiantes.  

 

Compartir

Leer comentarios